At Samsun

Llegamos el 30 de septiembre de madrugada, concretamente a las 4, el transfer salió perfecto y llegamos al hotel a las 5 pero la mayoría de nosotros no nos dormimos hasta mucho más tarde porque estuvimos preparando la presentación que teníamos que exponer en pocas horas.

Casi no dormimos como hemos dicho porque en pocas horas nos vinieron a recoger al hotel y ya nos encontramos todos los países participantes; inmediatamente salimos hacia el Centro de la Juventud de Samsun donde habían reservado una sala frente al mar, en el barrio de Atakum. Allí nos recibió la delegación turca que tenía todo preparado para nuestras exposiciones, tras ellas nos ofrecieron una degustación de pasteles típicos turcos acompañados de su tradicional té. Posteriormente nos llevaron a conocer el centro anfitrión “Garip-Zeycan Yildirim Fen Lisesi; nos llamó mucho la atención porque observamos como se impartía una clase con los alumnos sentados en sofás mientras el profesor explicaba matemáticas tomándose un té; nos sorprendió porque después de la clase sus alumnos nos comentaron que era, para ellos, el mejor profesor. Después almorzamos en el comedor del colegio para posteriormente tomarnos un postre, también frente al maren Mado, una pastelería  y heladería increíble. Luego nos fuimos todos los alumnos Erasmus al Pub Liverpool.

El martes día 1 salimos para la antigua ciudad de Amasya, la antigua cuna de los Reyes del Ponto, cuyas tumbas horadadas en la montaña no pueden pasar desapercibidas porque están en el catálogo de las cosas más impresionantes que puedas ver en tu vida. Estuvimos también en el museo de la localidad y todo el día pateándola de arriba abajo; subrayar sus 30 mezquitas y las edificaciones en la ribera del río. No se nos podrá olvidar el restaurante en el que comimos con las mejores vistasa las tumbas de los Reyes del Ponto, Yamaç Bistro. Ya de noche volvimos a Samsun después de otras 3 horas de bus.

El miércoles fuimos a visitar, primero, el museo de la refundación de Turquía dedicado al creador del estado turco moderno, Mustafa Kemal Paça, Atatürk. Posteriormente nos fuimos a la casa donde se quedó Atatürk las 3 veces que visitó Samsun. Al final nos fuimos a Amazon City, que intenta recrear el mítico estado de las amazonas, para acabar comiendo en un restaurante cercano al Mar Negro. Después nos fuimos todos los estudiantes a visitar el Gran Bazar de Samsun.

Al día siguiente nos desplazamos al centro de investigación de la universidad de Samsun, concretamente a la parte dedicada al estudio de los endemismos de las hierbas aromática. También visitamos el laboratorio donde se está investigando sobre la manipulación genética para la mejora de las especies vegetales. Posteriormente visitamos los invernaderos donde se están sometiendo a diferentes plantas a condiciones extremas de estrés hídrico y salinidad. Almorzamos y fuimos a visitar el Delta de Bagra, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Unas marismas en la que pudimos ver una gran variedad de aves acuáticas, una raza autóctona vacuna, anfibios, caballos salvajes,…, absolutamente recomendable la visita porque es un lugar único tal como reconoce merecidamente la UNESCO. Por la tarde nos fuimos a tomar té con todos nuestros compañeros, después paseo por la extraordinaria Playa de Samsun que tiene 42 Km. de largo y una arena muy fina.

El viernes, último día, quedamos a desayunos con nuestros compañeros turcos que nos llevaron a degustar un desayuno típico turco, según ellos, el mejor de la ciudad, inmediatamente después caminamos por el paseo marítimo donde había gente pescando y muchísimas medusas en el cristalino Mar Negro. Visitamos la mezquita más moderna de Samsun, Mezquita Hz. Hatice Camii, donde nos dejaron entrar a las zonas de las mujeres y de los hombres; nos impresionó el color azul y las grandes lámparas y ventanales. Continuamos cogiendo el teleférico para visitar los Túmulos de Amisos Tepesi donde se encontraron las joyas que se cree que pertenecieron al Rey del Ponto Mithridates Philopator; después de esto bajamos al centro de la ciudad para probar comida típica turca bajo la supervisión de nuestros compañeros turcos, tomamos café donde el dueño del establecimiento nos invitó a kebab y pizza, nos volvimos al bazar y nos despedimos de nuestro amigos, pero no con mucha pena porque en abril los volveremos a ver en Málaga.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: