Düzce

DÍA 1

Después de casi 5 horas de avión, llegamos al aeropuerto de Estambul. Allí nos esperaba un transfer que, en tres horas, nos condujo al hotel de Düzce a descansar. A la mañana siguiente nos dirigimos a la escuela y, después de darnos la  bienvenida,  entregarnos las acreditaciones y los presentes y saludar a nuestros partners, visitamos el centro. A continuación,  presentamos nuestros videos realizados para la actividad “Once Upon a time” donde pudimos ver a nuestros ancianos y a los de otros países narrándonos tradiciones perdidas. Una vez terminamos, los profesores nos reunimos para preparar el próximo encuentro en Italia y las actividades a realizar en nuestro centro para la próxima movilidad.

DÍA 2

Este día era el que esperábamos más nerviosos, teníamos que representar “Los mozos de Rus”, el ritual elegido que habíamos preparado y ensayado para poner en escena. Y nos salió estupendamente al igual que al resto de nuestros compañeros aunque, sin duda, la que más nos gustó, fue la representación de una boda turca. Después de una mañana muy entretenida, nos llevaron a comer a un restaurante donde degustamos comida típica turca que nos encantó. Por la tarde, realizamos un taller de la técnica de pintura simulando el mármol (Ebru), muy típica de Turquía y además después pudimos quedarnos con los ejemplos que habíamos realizado como recuerdo.

DÍA 3

Nos dejaron dormir un poquito más y, después de desayunar, nos dirigimos a visitar el lago Abant realizando un estupendo paseo para después dirigirnos al parque natural de Gölkuk, el punto más alto, equidistante entre Ankara y Estambul. Allí disfrutamos de una barbacoa al aire libre para comer.

A las 20.00 comenzó la farewell dinner y nos entregaron los certificados. Los alumnos tuvieron que despedirse de una manera muy emotiva de algunos de los alumnos turcos con los que tan buena relación habían establecido porque no los iban a volver a ver ya que al día siguiente partíamos hacia Estambul.

DÍA 4

Para despedirnos de Turquía, nos desplazamos a Estambul y visitamos en un tiempo récord lo más representativo de la ciudad: la Mezquita Azul, el Palacio Topkapi, la Cisterna, Hagia Sofia, el Gran Bazar, donde realizamos algunas compras para el recuerdo,  terminando en un crucero por el Bósforo.  Como imaginaréis, fue un día intenso y no nos quedaron más fuerzas que las necesarias para llegar al hotel, cenar y dormir.

DÍA 5

El día más triste, el de la vuelta. En el desayuno nos despedimos de los profesores y alumnos, y nos montamos en el transfer de camino al aeropuerto.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: