Un gran salto en mi vida

Sobre los casi 3 meses que he estado en el extranjero tengo que decir que la experiencia ha sido bastante enriquecedora, a nivel profesional y a nivel personal.

A nivel profesional porque he aprendido un montón de recetas, técnicas de cocinado, maneras de emplatar, combinaciones de sabores en un solo plato, a ser más humilde en la cocina y aceptar fallos cuando creía que no eran míos, a que incluso en la alta cocina hay fallos y que no todo es perfecto…

A nivel personal porque me ha ayudado a valorar más lo que tengo en España y lo poco que lo tengo en cuenta cuando estoy allí, a cómo manejar la situación por mi solo cuando tengo que hablar con otras personas en un idioma que no manejo al 100%, a entender otra manera y/o visión de cómo vivir la vida, a apreciar el comportamiento de la gente con aquellos que no se conocen desde hace mucho tiempo pero al final acaban tomando algo después del trabajo sin problema, a reconocer que todavía me queda un largo camino por recorrer y que las prisas no son buenas, a aceptar respuestas que no te gustaría oír o que no contabas con ellas y sin embargo no te queda otra que admitirla…

En resumidas cuentas, si tuviera que volver atrás en el tiempo sabiendo lo que me esperaría en el extranjero, creo, sinceramente, que aun así tomaría la decisión de irme para dar un gran salto en mi vida y crecer enormemente.

En imágenes.
Postre elaborado por la pastelería del restaurante para un evento en el palacio real, con más de 160 invitados, compuesto por 3 mousses diferentes.


Foie gras con un anillo de piña y pistacho caramelizado debajo de él. A la hora del servicio se flambea la piña delante del cliente y en la pastelería se elabora el plato laminando la piña y formando un círculo en el que posteriormente se introduce el pistacho y foie gras. En la sala, se acompaña de una salsa de caramelo.


Diferentes mignardices que acompañan al café después de cualquiera de los menús degustación que posee el restaurante, el grande o el corto.


Huevo con una variedad de ingredientes en el interior tales como crema de yema, mantequilla tostada, hinojo y limón, espuma de huevo, y otros, que se terminan con yema curada rallada.


Cordero, posiblemente el plato estrella del restaurante; acompañado de alcachofa cocida en un fondo de verduras de la cocina clásica francesa, espuma de shisho, aceite de dragón… Una combinación de sabores única.


Servicio de postre parecido al del evento en el palacio real, pero cambiando los sabores y el evento para el que es realizado. En este caso, el evento para el que se trabaja es para la entrega de premios más importante a nivel gastronómico de Suecia, en el que se elige al mejor chef, el mejor restaurante, mejor sumiller, y varias categorías más equivalentes por un año. Y este año, se realizó en la planta superior de nuestro restaurante.

Comparte

1 respuesta

  1. Francisco Salas dice:

    Enhorabuena por la enriquecedora experiencia.
    Soy Paco Salas, profesor de cocina, me preguntaba si te importaría compartir las recetas conmigo e intercambiar opiniones.
    No sé quien eres porque no consigo ver tu nombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: