Qué es el efecto Pigmalión y cómo se aplica en el ámbito educativo

El efecto Pigmalión es un fenómeno en el que las expectativas de una persona sobre otra influyen en el rendimiento de esta última. En el ámbito educativo, se puede aplicar mediante la creación de expectativas positivas en estudiantes, lo que puede llevar a un aumento en su rendimiento académico.

En esta entrada vamos a repasar el origen de esta denominación, analizar cómo influye la actuación docente en el alumnado y qué estrategias podemos implementar para mejorar el rendimiento de estudiantes.

 

 ¿Quién fue Pigmalión y cómo se relaciona con el efecto Pigmalión?

Pigmalión fue un personaje de la mitología griega, un escultor que se enamoró de una de sus creaciones, una estatua de marfil que representaba a una mujer. Según la leyenda, la diosa Afrodita, conmovida por su amor, le dio vida a la estatua y se convirtió en su esposa.

El efecto Pigmalión, también conocido como profecía autocumplida, se refiere a la influencia que las expectativas tienen en el rendimiento de las personas. En el ámbito educativo, se ha demostrado que las expectativas que el profesorado tienen sobre sus estudiantes pueden afectar significativamente su desempeño. Si el profesorado cree que sus estudiantes son capaces y tienen altas expectativas sobre ellos, es más probable que el alumnado alcance un mayor rendimiento académico.

El origen del concepto se remonta a un estudio realizado por los psicólogos Rosenthal y Jacobson en la década de 1960. En este estudio, se les dijo a las y los profesores que algunos de sus estudiantes habían sido identificados como «estudiantes con gran potencial», cuando en realidad no había ninguna base objetiva para esta afirmación. Los resultados mostraron que las y los estudiantes identificados como «con gran potencial» tuvieron un mejor desempeño académico que otros estudiantes, lo que sugiere que las expectativas de los profesores influyeron en el rendimiento de los estudiantes.

En el aula, el profesorado puede aplicar el efecto Pigmalión de manera positiva al establecer altas expectativas para todos sus estudiantes y brindarles retroalimentación positiva y constructiva. También es importante evitar estereotipos y prejuicios que puedan limitar el potencial del alumnado. Al fomentar un ambiente de apoyo y confianza, el profesorado puede ayudar a sus estudiantes a alcanzar su máximo potencial.

Progress development as success improvement and growth tiny person concept. Professional teamwork scene with increased and upward pointed arrow as profit, sales or career up reach vector illustration.

¿Qué estrategias podemos utilizar para aumentar las expectativas positivas sobre el alumnado?

Para aumentar las expectativas positivas sobre el alumnado, el profesorado puede utilizar diversas estrategias, tales como:

      1. Conocer a las/los estudiantes: Es importante que conozcamos a nuestros estudiantes, sus fortalezas y debilidades, y sus intereses. De esta manera, podremos establecer expectativas realistas y alentar a los estudiantes a alcanzar su máximo potencial.
      2. Proporcionar retroalimentación positiva: Debemos proporcionar retroalimentación positiva a sus estudiantes, destacando sus logros y esfuerzos. Esto puede aumentar su confianza en sus habilidades y motivarlos a seguir trabajando duro.
      3. Establecer metas desafiantes pero alcanzables: Es conveniente establecer metas desafiantes pero alcanzables para nuestros estudiantes. Esto puede ayudarles a desarrollar un sentido de logro y aumentar su autoestima.
      4. Utilizar el lenguaje positivo: Es conveniente utilizar un lenguaje positivo al interactuar con nuestros estudiantes. Esto puede incluir el uso de elogios y palabras de aliento para motivarles.
      5. Fomentar la participación activa: Podemos fomentar la participación activa de las y los estudiantes en el aula, lo que puede aumentar su confianza y motivación. Esto puede incluir actividades en grupo, debates y proyectos colaborativos.

En resumen, podemos utilizar diversas estrategias para aumentar las expectativas positivas sobre nuestros estudiantes, lo que puede mejorar su rendimiento académico y su autoestima, mejorando su autoconcepto y potenciando su talento.

 

Regulación emocional en el aula: desarrollando la inteligencia emocional

En el entorno escolar, las emociones juegan un papel fundamental en el bienestar de las personas y en su capacidad para aprender y relacionarse de manera efectiva. La regulación emocional se refiere a la habilidad de reconocer, comprender y gestionar las propias emociones de manera adecuada. Trabajar en la regulación emocional en el aula no solo promueve un ambiente de aprendizaje positivo, sino que también brinda al alumnado herramientas valiosas para su bienestar a lo largo de la vida.

En esta entrada del blog, exploraremos la importancia de la regulación emocional, por qué debemos trabajar en ella en el aula y ofreceremos ejemplos prácticos de dinámicas para desarrollarla.

La importancia de la regulación emocional:

    1. Mejora el rendimiento académico: La regulación emocional permite a las y los estudiantes manejar el estrés y la ansiedad, lo que a su vez favorece su capacidad para concentrarse, resolver problemas y retener información de manera más efectiva.
    2. Fortalece las habilidades sociales: Al desarrollar la capacidad de regular las emociones, el alumnado es más capaz de manejar los conflictos y establecer relaciones saludables con sus compañeras y compañeros. Esto contribuye a un clima escolar positivo y a un mejor trabajo en equipo.
    3. Promueve el bienestar general: La regulación emocional ayuda al alumnado a identificar y manejar emociones negativas, promoviendo así una mayor satisfacción y bienestar en su vida diaria. Les proporciona herramientas para enfrentar desafíos y adaptarse a situaciones difíciles.

Cómo trabajar la regulación emocional en el aula:

    1. Conciencia emocional: Fomenta la conciencia emocional en el aula a través de actividades que ayuden a las y los estudiantes a identificar y etiquetar sus emociones. Por ejemplo, pueden llevar un diario de emociones donde registren cómo se sienten en diferentes momentos del día.
    2. Práctica de la respiración: Enseña técnicas de respiración profunda y consciente como una estrategia efectiva para calmarse y regular sus emociones. Realiza pausas breves durante la clase para practicar juntos la respiración consciente.
    3. Espacio de relajación: Establece un rincón o área en el aula designado para la relajación y la autorregulación emocional. Proporcione recursos como almohadas, mantas y actividades de relajación guiadas para que el alumnado pueda acudir cuando necesiten un momento de tranquilidad.
    4. Técnicas de gestión del estrés: Enseña a los estudiantes diferentes técnicas de manejo del estrés, como la visualización, la escritura terapéutica o el ejercicio físico. Anímalos a practicar estas técnicas cuando se sientan abrumados o ansiosos.
    5. Empatía y apoyo emocional: Fomenta un ambiente de apoyo emocional y empatía en el aula. Realiza actividades donde el alumnado compartan sus experiencias y se brinden apoyo mutuo. Esto les ayuda a comprender que no están solas o solos y que pueden contar con el apoyo de otras personas.
    6. Resolución de conflictos: Enseña al alumnado estrategias efectivas para resolver conflictos de manera constructiva. Fomenta la comunicación abierta y la escucha activa, y proporcione herramientas para negociar y encontrar soluciones mutuamente satisfactorias.
    7. Sesiones de mindfulness: Introduce prácticas de mindfulness en el aula, como la atención plena y la meditación. Dedica unos minutos cada día para que el alumnado se conecte con el presente, prestando atención a sus pensamientos, emociones y sensaciones corporales.
    8. Autoevaluación emocional: Anima al alumnado a reflexionar sobre sus emociones y su estado emocional en diferentes momentos del día. Pídeles que se pregunten cómo se sienten, qué desencadena esas emociones y qué estrategias pueden utilizar para regularlas de manera saludable.

 

Ejemplos de dinámicas para desarrollar la regulación emocional:

    1. Círculo de emociones: Forma un círculo en el aula y pida al alumnado que compartan una emoción que están experimentando en ese momento. Fomente la empatía y la comprensión al escuchar y validar las emociones de los demás.
    2. El semáforo emocional: Utiliza una cartulina con los colores de un semáforo (rojo, amarillo y verde). Pide al alumnado que coloquen una pinza de ropa en el color que mejor representa su estado emocional en ese momento. Esto les permite ser conscientes de sus emociones y comunicarlas de forma discreta.
    3. El termómetro emocional: Utiliza un dibujo de un termómetro y pide al alumnado que coloquen un clip en la escala que representa su nivel de intensidad emocional en ese momento. Esto les ayuda a identificar y etiquetar la intensidad de sus emociones, y a comprender que pueden fluctuar a lo largo del día.
    4. El barco de la calma: Proporciona a las y los estudiantes una hoja de papel en forma de barco. Pídeles que escriban o dibujen las cosas que les causan estrés o preocupación y luego las coloquen en un frasco con agua, imaginando que el agua representa la calma. Esta actividad simbólica les ayuda a externalizar sus preocupaciones y encontrar un sentido de alivio.
    5. El semáforo de las estrategias: Crea un semáforo con tres columnas (rojo, amarillo y verde). Pide al alumnado que compartan estrategias que les ayuden a regular sus emociones en cada una de las columnas. Esto les proporciona un recurso visual para recordar diferentes herramientas de regulación emocional.

La regulación emocional es una habilidad esencial que beneficia el bienestar emocional y el éxito académico de las y los estudiantes. Al trabajar en la regulación emocional en el aula a través de dinámicas y prácticas específicas, el profesorado puede brindar al alumnado las herramientas necesarias para reconocer, comprender y gestionar sus emociones de manera saludable. Al fortalecer estas habilidades, el alumnado se vuelve más resilientes, capaces de lidiar con el estrés y las adversidades, y de relacionarse de manera positiva con los demás.

Estas dinámicas no solo fomentan la autorreflexión y el autoconocimiento, sino que también promueven un ambiente escolar emocionalmente seguro y propicio para el aprendizaje.

Al implementar estas dinámicas, es importante recordar que cada persona es única y puede tener diferentes necesidades emocionales. Ajusta las actividades según el grupo y brinda un espacio seguro para que el alumnado comparta sus experiencias y emociones. Además, recuerde que la regulación emocional es un proceso continuo que requiere práctica y apoyo constante.

Al invertir tiempo y esfuerzo en el desarrollo de la regulación emocional en el aula, el profesorado está preparando al alumnado para una vida plena y satisfactoria, equipándolos con las habilidades necesarias para manejar las emociones de manera positiva y constructiva. El resultado es un entorno educativo más saludable, donde el alumnado puede florecer tanto académica como emocionalmente, sentando las bases para un futuro exitoso.

Power Skills: Inteligencia emocional.

En la era de la información y la tecnología, el éxito académico ya no es el único factor determinante para el bienestar y el éxito en la vida. Cada vez más, se reconoce la importancia de cultivar habilidades sociales y emocionales para promover un desarrollo integral de las y los estudiantes. Una de las áreas clave en este ámbito es la inteligencia emocional.

En esta entrada, exploraremos qué es la inteligencia emocional, su origen histórico, algunas corrientes doctrinales y brindaremos ejemplos de actividades que pueden ayudar a mejorar la inteligencia emocional del alumnado.

 

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

La inteligencia emocional se refiere a la capacidad de reconocer, comprender y gestionar nuestras propias emociones, así como las de los demás. Implica habilidades como la autorregulación emocional, la empatía, la motivación, la conciencia emocional y las habilidades sociales. Desarrollar la inteligencia emocional permite a las personas establecer relaciones saludables, tomar decisiones adecuadas, manejar el estrés y desarrollar una actitud positiva frente a los desafíos de la vida.

Origen del Término «Inteligencia Emocional»:

El término «inteligencia emocional» fue acuñado por primera vez por el psicólogo Daniel Goleman en su famoso libro de 1995, «Inteligencia Emocional». Goleman argumentó que las habilidades emocionales son igualmente importantes, e incluso pueden ser más importantes, que el coeficiente intelectual (CI) tradicional para predecir el éxito y el bienestar en la vida.

 

Corrientes Doctrinales en la Inteligencia Emocional:

Existen varias corrientes doctrinales en el campo de la inteligencia emocional. Algunas de las corrientes más reconocidas son:

    1. Modelo de Goleman: Goleman identifica cinco componentes clave de la inteligencia emocional: autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía y habilidades sociales. Este enfoque destaca la importancia de cultivar estas habilidades en los estudiantes para su desarrollo personal y social.
    2. Modelo de Salovey y Mayer: Salovey y Mayer propusieron un modelo basado en cuatro habilidades fundamentales: la percepción y expresión de las emociones, la facilitación emocional del pensamiento, la comprensión emocional y la regulación emocional. Este enfoque se centra en el desarrollo de habilidades específicas para comprender y regular las emociones.
    3. Modelo de Bar-On: Bar-On propuso un modelo que se enfoca en la inteligencia emocional como un conjunto de habilidades interrelacionadas que influyen en el éxito y el bienestar. Este enfoque considera factores como la autoestima, la felicidad y la adaptabilidad emocional.

Actividades para Mejorar la Inteligencia Emocional de los Estudiantes:

    1. Diario de emociones: Se trata de proponer al alumnado que lleve un diario de emociones donde puedan expresar sus sentimientos y reflexionar sobre las situaciones que los desencadenan. Esto fomentará la autoconciencia y la autorreflexión.
    2. Juegos de roles: Organizar actividades de juego de roles en las que el alumnado pueda practicar la empatía y el reconocimiento de emociones en diferentes situaciones. Les podemos pedir que interpreten diferentes roles y discutan cómo se sentirían en esas circunstancias.
    3. Círculos de discusión: Se trata de crear un ambiente seguro y de confianza donde el alumnado pueda compartir sus experiencias y emociones. Debemos fomentar la escucha activa y la empatía en estos círculos de discusión, permitiendo que el alumnado comprenda y apoye las emociones de sus compañeras y compañeros.
    4. Técnicas de relajación: Introducir técnicas de relajación, como la respiración profunda o la meditación guiada, para ayudar al alumnado a regular sus emociones y reducir el estrés. Estas técnicas pueden enseñarse como herramientas para utilizar en momentos de tensión o ansiedad.
    5. Proyectos de servicio comunitario: Involucrar al alumnado en proyectos de servicio comunitario que les permitan desarrollar habilidades sociales y emocionales. Trabajar juntos en actividades altruistas fortalecerá la empatía, la colaboración y la conciencia de la importancia de contribuir al bienestar de los demás.
    6. Resolución de conflictos: Enseñar al alumnado estrategias efectivas para resolver conflictos y negociar soluciones pacíficas. Fomentar el diálogo abierto y el respeto mutuo, ayudándoles a comprender y manejar sus emociones durante los desacuerdos.
    7. Modelado de comportamiento: El profesorado y las familias desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de la inteligencia emocional de las y los estudiantes. Modelar un comportamiento emocionalmente inteligente, como expresar y gestionar adecuadamente las propias emociones, puede servir de ejemplo para los estudiantes y fomentar su propio crecimiento emocional.

 

Resumiendo, la inteligencia emocional desempeña un papel crucial en el bienestar y el éxito del alumnado. Al desarrollar habilidades emocionales, las y los estudiantes adquieren herramientas valiosas para navegar por los desafíos de la vida y establecer relaciones saludables. Mediante la implementación de actividades y prácticas que fomenten la inteligencia emocional en el aula, las personas encargadas de la educación pueden contribuir significativamente al desarrollo integral de sus estudiantes.

 

Recuerda, el desarrollo de la inteligencia emocional es un proceso continuo y gradual. A medida que el alumnado adquiere habilidades emocionales, estará mejor preparado para enfrentar los desafíos de la vida con resiliencia y empatía.

 

5 Métodos efectivos para resolver conflictos en el trabajo en equipo

En cualquier entorno laboral, es común que surjan conflictos entre las personas de un equipo. Estos conflictos pueden afectar la colaboración, la productividad y el ambiente de trabajo en general. Sin embargo, contar con métodos efectivos para resolver los conflictos puede ayudar a mantener la armonía y promover un ambiente de trabajo positivo.

En esta entrada, exploraremos cinco métodos que puedes aplicar para resolver los conflictos en el ámbito del trabajo en equipo.

  1. Comunicación abierta y efectiva: La comunicación es clave para resolver cualquier conflicto. Fomentar un ambiente de comunicación abierta y respetuosa permite que las personas del equipo expresen sus preocupaciones, opiniones y puntos de vista. Anima a todas y todos a escuchar activamente, sin interrumpir, y a tratar de entender las perspectivas de los demás. Establecer canales de comunicación claros y proporcionar retroalimentación constructiva también es fundamental para resolver los conflictos de manera efectiva.
  2. Enfocarse en los intereses comunes: Cuando surge un conflicto, es importante recordar que todos los miembros del equipo comparten un objetivo común. Al enfocarse en los intereses compartidos en lugar de las diferencias personales, se puede encontrar un terreno común para resolver el conflicto. Anima a las personas que forman parte del equipo a identificar los objetivos y metas que todos comparten y a trabajar juntos para encontrar soluciones que beneficien a todos.
  3. Mediación y negociación: Cuando los conflictos son más complejos o difíciles de resolver, puede ser útil recurrir a la mediación y la negociación. Una figura mediadora neutral y capacitado puede ayudar a facilitar la comunicación entre las partes en conflicto y guiarlas hacia una solución mutuamente aceptable. La negociación implica buscar compromisos y soluciones creativas que satisfagan las necesidades de todas las partes involucradas. Estas técnicas pueden ayudar a superar las diferencias y encontrar un terreno común para resolver el conflicto.
  4. Gestión del tiempo y establecimiento de prioridades: Algunos conflictos en el trabajo en equipo pueden surgir debido a la falta de gestión del tiempo y establecimiento de prioridades. Establecer plazos claros, distribuir tareas equitativamente y asegurarse de que todos los miembros del equipo tengan las herramientas y recursos necesarios para completar sus tareas puede prevenir conflictos innecesarios. Fomentar la planificación y la organización eficiente puede ayudar a reducir la tensión y el estrés en el equipo.
  5. Aprendizaje y crecimiento: Los conflictos pueden ser oportunidades para el aprendizaje y el crecimiento tanto individual como del equipo en su conjunto. Después de resolver un conflicto, es importante animar al equipo a reflexionar sobre lo sucedido y a identificar lecciones aprendidas. Esto puede incluir la identificación de patrones recurrentes, la adopción de medidas preventivas para evitar futuros conflictos y la implementación de cambios positivos en la dinámica del equipo.

Al fomentar el aprendizaje continuo, los conflictos pueden transformarse en oportunidades para fortalecer la colaboración y mejorar el desempeño del equipo en general.

Resolver los conflictos en el ámbito del trabajo en equipo es fundamental para mantener un ambiente laboral positivo y productivo. Al aplicar métodos efectivos, como la comunicación abierta, el enfoque en intereses comunes, la mediación y la negociación, la gestión del tiempo y el aprendizaje continuo, los equipos pueden superar los desafíos y fortalecer su colaboración.

Recuerda que los conflictos son inevitables, pero cómo se abordan y resuelven marca la diferencia en el éxito y la armonía del equipo. Al implementar estos métodos, estarás en camino hacia un ambiente de trabajo más saludable y colaborativo.

¿Se te ocurren otros métodos para resolver los conflictos en los equipos de trabajo?

Cómo las Expectativas Afectan el Rendimiento Académico: Efecto Pigmalión

En el ámbito educativo, el Efecto Pigmalión se refiere al fenómeno en el cual las expectativas que el profesorado tiene sobre sus estudiantes puede influir en el rendimiento académico de estos últimos. Cuando las y los docentes creen en el potencial y las capacidades de sus alumnado, tienden a brindarles un mayor apoyo, oportunidades y estímulos, lo que a su vez puede llevar a un aumento en la motivación y el logro académico.

En este artículo, exploraremos en qué consiste el Efecto Pigmalión y cómo puede afectar a nivel académico a las personas.

El Efecto Pigmalión: Definición y Mecanismos:

El Efecto Pigmalión, también conocido como profecía autocumplida, fue acuñado por el psicólogo Robert Rosenthal y la educadora Lenore Jacobson en la década de 1960. Se basa en la premisa de que las expectativas del profesorado pueden influir en el comportamiento y el rendimiento de las y los estudiantes.

  • Expectativas positivas: Cuando las y los docentes tienen expectativas positivas sobre el desempeño y el potencial de una o un estudiante, tienden a brindarles más atención, apoyo y retroalimentación constructiva. Estas expectativas se transmiten de forma sutil a través de señales no verbales, el tono de voz y la elección de tareas desafiantes. El alumnado, a su vez, perciben estas señales y pueden esforzarse más, tener una mayor motivación y obtener mejores resultados académicos.
  • Expectativas negativas: Del mismo modo, las expectativas negativas también pueden afectar el rendimiento de las y los estudiantes. Cuando el profesorado tiene bajas expectativas sobre las habilidades o el potencial de una o un estudiante, pueden tratarlo con menos atención, proporcionar menos apoyo y presentar desafíos académicos menores. Esto puede llevar a una disminución de la motivación y a un rendimiento inferior al potencial real del alumno o alumna.

Impacto del Efecto Pigmalión en el Rendimiento Académico:

El Efecto Pigmalión puede tener un impacto significativo en el rendimiento académico de los estudiantes. Las expectativas de las y los docentes pueden influir en áreas clave:

    • Autoconcepto y autoestima: Las expectativas positivas del profesorado pueden fortalecer el autoconcepto y la autoestima del alumnado, ya que se sienten valorados y confían en sus habilidades. Esto puede motivarlos a asumir desafíos académicos y esforzarse por alcanzar metas más altas.
    • Motivación y compromiso: Cuando el profesorado cree en el potencial de sus estudiantes, esto puede generar una mayor motivación intrínseca. Los alumnos y alumnas se sienten más motivados para participar activamente, buscar oportunidades de aprendizaje y perseverar en la superación de obstáculos.
    • Logro académico: El Efecto Pigmalión puede influir directamente en los logros académicos de las y los estudiantes. Las altas expectativas del profesorado puede impulsar al alumnado a esforzarse más, buscar la excelencia y obtener mejores resultados académicos. Estos estudiantes pueden experimentar un crecimiento notable en su desempeño y lograr resultados superiores a lo esperado inicialmente.

Por otro lado, las expectativas negativas pueden generar un efecto contrario. Las y los estudiantes pueden internalizar esas bajas expectativas y comenzar a creer que no son capaces de alcanzar un alto rendimiento académico. Esto puede llevar a la desmotivación, la falta de confianza y, en última instancia, al bajo rendimiento.

Es importante destacar que el Efecto Pigmalión no solo se limita a la influencia del profesorado. También puede manifestarse en las expectativas de sus familiares, madres, padres, compañeras y compañeros de clase e incluso de los propios estudiantes sobre sí mismos. Estas expectativas pueden influir en el entorno educativo y tener un impacto significativo en el rendimiento académico.

El Efecto Pigmalión demuestra que las expectativas del profesorado y otros actores en el entorno educativo pueden tener un impacto poderoso en el rendimiento académico del alumnado. Las expectativas positivas pueden motivar, empoderar y elevar el rendimiento de las y los alumnos, mientras que las expectativas negativas pueden limitar su potencial y disminuir su autoestima y motivación.

Como educadores, es fundamental ser conscientes de nuestras propias expectativas y trabajar para generar un ambiente de apoyo, confianza y expectativas altas pero realistas para todos los estudiantes. Al crear un entorno que fomente el crecimiento, la motivación y la confianza en sí mismos, podemos ayudar a maximizar el potencial de cada alumno y promover un mayor éxito académico. Además, debemos alentar al alumnado a tener expectativas positivas sobre sí mismos y a superar las barreras autoimpuestas, ya que el poder de la creencia en uno mismo también puede influir en su rendimiento académico y en su camino hacia el éxito.

Motivación y Proactividad del Alumnado: Teorías y Estrategias

La motivación es un factor clave en el proceso de aprendizaje de las y los estudiantes. Cuando el alumnado está motivado, muestran un mayor compromiso, interés y disposición para participar activamente en las tareas de aprendizaje. Sin embargo, la falta de motivación puede ser un obstáculo significativo para el progreso académico.

En este artículo, exploraremos las teorías sobre la motivación y compartiremos estrategias efectivas que los educadores pueden implementar para fomentar la proactividad del alumnado.

Teorías sobre la motivación:

    1. Teoría de la autodeterminación: La teoría de la autodeterminación propuesta por Edward Deci y Richard Ryan sostiene que la motivación intrínseca es esencial para el aprendizaje significativo. Según esta teoría, los individuos tienen tres necesidades psicológicas básicas: la autonomía, la competencia y la relación con los demás. Cuando estas necesidades se satisfacen, los estudiantes se sienten motivados intrínsecamente y muestran una mayor proactividad en el proceso de aprendizaje.
    2. Teoría del logro: La teoría del logro, desarrollada por Albert Bandura, enfatiza la importancia de establecer metas desafiantes y proporcionar retroalimentación constructiva para promover la motivación y la proactividad. Los estudiantes que se fijan metas claras y realistas, y que reciben apoyo y orientación adecuados, tienden a estar más motivados para alcanzar el éxito académico.
    3. Teoría de los dos factores (Frederick Herzberg): Otra teoría importante relacionada con la motivación es la teoría de los dos factores propuesta por Frederick Herzberg. Herzberg identificó dos conjuntos de factores que influyen en la motivación y la satisfacción laboral, pero que también pueden aplicarse al contexto educativo:
      1. Factores higiénicos: Estos factores se refieren al entorno externo y las condiciones de trabajo. Incluyen aspectos como el salario, las condiciones físicas del aula, la calidad de la supervisión, las políticas de la escuela y las relaciones interpersonales. Según Herzberg, la presencia de factores higiénicos en un nivel satisfactorio puede prevenir la insatisfacción, pero no necesariamente conducen a la motivación.
      2. Factores motivadores: Estos factores están relacionados con el contenido del trabajo y la satisfacción intrínseca que se deriva de él. Incluyen aspectos como el reconocimiento, la responsabilidad, el logro personal, el crecimiento y el desarrollo. Según Herzberg, estos factores son los que realmente motivan a las y los estudiantes y generan un sentido de satisfacción duradera.

En el contexto educativo, los factores higiénicos pueden incluir aspectos como el ambiente físico de la escuela, la calidad de los recursos educativos y la relación con las y los compañeros de clase. Por otro lado, los factores motivadores pueden estar relacionados con la elección de actividades de aprendizaje, el sentido de logro, el reconocimiento del profesorado y la oportunidad de desarrollar habilidades y talentos individuales.

Es importante que las y los educadores comprendan la importancia de abordar tanto los factores higiénicos como los motivadores para promover la motivación y la proactividad del alumnado. Brindar un entorno de aprendizaje seguro, agradable y estimulante (factores higiénicos), así como ofrecer desafíos significativos, reconocimiento y oportunidades de crecimiento personal (factores motivadores), puede tener un impacto positivo en la motivación y el rendimiento académico de las y los estudiantes.

Al considerar las teorías de la motivación, como la teoría de la autodeterminación, la teoría del logro y la teoría de los dos factores, el profesorado puede desarrollar estrategias efectivas para fomentar la motivación y la proactividad del alumnado. Al comprender la importancia de crear un entorno de aprendizaje positivo, establecer metas claras y desafiantes, promover la autonomía, utilizar recursos multimedia, fomentar el aprendizaje colaborativo, brindar retroalimentación constructiva y abordar tanto los factores higiénicos como los motivadores, las y los educadores pueden cultivar una cultura de motivación y participación activa en el aula, beneficiando así el desarrollo integral del alumnado.

 

Estrategias para fomentar la proactividad del alumnado:

    1. Crear un entorno de aprendizaje positivo: Un entorno de aprendizaje positivo y estimulante puede motivar al alumnado. El profesorado pueden fomentar la motivación al establecer relaciones de confianza con el alumnado, reconocer sus esfuerzos y celebrar los logros académicos. Asimismo, es importante promover la participación activa y proporcionar retroalimentación constructiva que aliente el crecimiento y el desarrollo.
    2. Establecer metas claras y realistas: Ayudar al alumnado a establecer metas claras y alcanzables puede ser una poderosa herramienta motivacional. Estas metas deben ser desafiantes pero realistas, y deben adaptarse a las habilidades y capacidades individuales de cada alumno. Además, es importante proporcionar seguimiento y apoyo para asegurarse de que los estudiantes estén progresando hacia sus metas.
    3. Proporcionar opciones y promover la autonomía: Brindar al alumnado la oportunidad de tomar decisiones y ejercer cierto grado de autonomía en su aprendizaje puede aumentar su motivación intrínseca. El profesorado puede ofrecer opciones en la forma en que las y los estudiantes abordan una tarea, permitiendo diferentes enfoques o presentaciones creativas. Esto les permite sentirse protagonistas de su propio proceso de aprendizaje, lo que fomenta la proactividad y el compromiso.
    4. Utilizar recursos multimedia y tecnología: La integración de recursos multimedia y tecnología en el aula puede ayudar a mantener el interés y la motivación de las y los estudiantes. El uso de videos, presentaciones interactivas, aplicaciones educativas y plataformas en línea puede hacer que el aprendizaje sea más atractivo y relevante para el alumnado. Esto les brinda la oportunidad de explorar conceptos de manera visual y práctica, lo que puede aumentar su participación y proactividad.
    5. Fomentar el aprendizaje colaborativo/cooperativo: El aprendizaje cooperativo o colaborativo es una estrategia poderosa para fomentar la motivación y la proactividad en el aula. Trabajar en equipo les permite a las y los estudiantes compartir ideas, resolver problemas juntos y apoyarse mutuamente. Esto promueve un sentido de pertenencia, responsabilidad compartida y un ambiente de apoyo, lo que motiva al alumnado a comprometerse activamente en el proceso de aprendizaje.
    6. Proporcionar retroalimentación constructiva: La retroalimentación es una herramienta esencial para motivar al alumnado. El profesorado debe proporcionar retroalimentación específica, constructiva y oportuna sobre el desempeño del alumnado. Reconocer los esfuerzos y los logros, identificar áreas de mejora y ofrecer orientación para el crecimiento personal puede ayudar a las y los estudiantes a mantener su motivación y a buscar la excelencia en su trabajo.

La motivación es fundamental para el éxito académico y el desarrollo integral del alumnado. Al comprender las teorías de la motivación y aplicar estrategias efectivas en el aula, el profesorado puede fomentar la proactividad del alumnado y cultivar un entorno de aprendizaje estimulante y enriquecedor. Al proporcionar un entorno positivo, establecer metas claras, promover la autonomía, utilizar recursos multimedia, fomentar el aprendizaje colaborativo y brindar retroalimentación constructiva, los educadores pueden impulsar la motivación intrínseca de las y los estudiantes y ayudarlos a alcanzar su máximo potencial académico.

 

GANBARÚ: FIN DE CURSO

Este año se estaba resistiendo la entrada de cierre al curso de costumbre. Ha sido un curso peculiar cuando menos para tod@s. Comenzamos con mucha incertidumbre y por qué no decirlo, con miedo. La situación sanitaria no acompañaba y sabíamos que volver a las aulas en esas circunstancias no iba a ser nada fácil. Conocimos “los protocolos covid” que, en nuestro centro, impedían el desarrollo de “cualquier actividad complementaria o extraescolar”, actividades en equipo o compartir cualquier material. Y así, el 15 de septiembre se abrieron las aulas para los “grupos burbujas” y nuestros alumnos y alumnas entraron cabizbajos, con ojos tristes, escondidos detrás de mascarillas. El desánimo y el miedo se extendió.

Recuerdo mirar sus caras a lo largo de esas dos primeras semanas, caras de resignación, caras que imaginaba porque no conocía. No fue fácil ni para el alumnado ni para el profesorado. Pero sentía que si habíamos vuelto a las aulas había que buscar la mejor solución posible con las circunstancias y recursos que se nos ofrecían. Siempre les digo a mis discentes que las dificultades son oportunidades para superarnos, para reinventarnos, y este curso venía disfrazado de dificultad para retarnos, así que nos propusimos buscar la mejor solución a la circunstancia que nos tocaba vivir.

LA MEJOR SOLUCIÓN

El curso pasado trabajamos en el proyecto “Una FP de película: Proyecto Hollywood”, el alumnado de Caracterización y Maquillaje profesional y el de Estilismo y Dirección de Peluquería trabajó en diferentes acciones emprendedoras para llegar a Los Ángeles (EEUU) y poder recibir una formación en las escuelas de maquillaje de cine más prestigiosas del mundo, así como conocer de primera mano las distintas técnicas de efectos especiales y los procedimientos y sets de rodaje de Warner Bross, Sonny Pictures o Universal Pictures. Este año el covid impedía repetir la experiencia, pero si nosotr@s no podíamos ir a Hollywood él podría venir a nosotr@s. Así nació el proyecto “FP visible, FP de calidad”. Queríamos seguir aprendiendo de la profesión, crear sinergias con el mercado y desarrollar habilidades que mejoraran nuestra empleabilidad pero teníamos un hándicap: la distancia social necesaria para parar esta pandemia.

A finales de septiembre se nos ocurrió una idea: debíamos utilizar las posibilidades que nos ofrece internet para volver a estar conectados. Creamos una “productora ficticia” que se llama “FP visible, FP de calidad” y en ella íbamos a visibilizar la FP, contarle al mundo en qué consistía, cómo y qué se estudiaba, así como crear sinergias con el tejido productivo. Mediante retos que nos enfrentaban a diferentes objetivos de aprendizaje, creamos los distintos programas de nuestra parrilla. No queríamos que sólo nos ayudara a aprender a nosotr@s, por ello emitimos todos los programas a través del canal de Youtube de nuestro proyecto. Han sido muchas horas de emisión en directo (casi 50 horas) y muchas más de preparación, investigación, contactos, pruebas y ensayos fuera del horario escolar dado que no estaban permitido este tipo de actividades por el centro. Dedicamos los fines de semana, las vacaciones de navidad, la semana blanca y hasta parte de la Semana Santa. Desde el principio el alumnado entendió que era una oportunidad para aprender, para crecer profesionalmente, y como Shoichi Yokoi han demostrado su determinación y el espíritu de ganbarú.

Ha sido un proyecto colaborativo en el que he trabajado codo a codo con Lidia Martín y con Isabel Martínez, una excelente compañera y que nos ha permitido contactar con estudiantes de otros lugares de España, así como conocer y aprender de primera mano de grandes profesionales de reconocido prestigio como David Martí (DDT Studio), David Ámbit (INSIDE FX), Nacho Díaz (ND Studio), Arturo Balseiro (DHARMA Studio), Óscar del Monte, Raquel Álvarez, Cristina Malillos, Valentina Visintín (Milán), Pepe Mora (Caracterizador en The Mandalorian, entre otras super producciones), Lupe Montero (Teatro Real, Madrid), Francis Sánchez (ESAD Málaga), Rocío Linares (Personal Shopper y estilista), Nuria Adraos (Influencer y Maquilladora), Lewis Amarante (Maquillador), Laura Noriega (Técnica en estética), Dr. Marínez (Medicina estética), Jose Javier Soriano (Químico especialista en perfumes), Víctor Samaniego (Director cinematográfico), Miguel Ángel Díaz (Peluquero), Germán Madrid (dramaturgo) y George Schimnky (Caracterizador en Los Ángeles).

Gracias al proyecto volvió la ilusión, las ganas y la motivación por luchar por nuestros sueños, gestionar nuestros talentos y no ponernos límites, desarrollar la cultura del esfuerzo y aprender a resistirnos a las frustraciones.  Y, aunque no hacía falta porque no era el objetivo, vinieron los primeros reconocimientos: Primer Premio de Excelencia Profesional en Cataluña, en el mes de abril y la Peonza de Bronce de los prestigiosos Premios Espiral en la categoría Docencia Online; y los medios de comunicación se hicieron eco del mismo: prensa, radio y televisión que procuraron una nueva experiencia a mi alumnado que vio reconocido todo su esfuerzo y su trabajo. También tuvimos la oportunidad de compartir la experiencia el la Jornada provincial de Orientación Formación de orientación Profesional en FP, organizadas por la Consejería de Educación. (podéis verlo en el siguiente enlace: https://t.co/JX7sftLGkM)

(Para saber más del proyecto os dejo la dirección WEB: https://sites.google.com/view/fpvisiblefpdecalidad/inicio y un video resumen: https://youtu.be/ojhc6DGHo2Q)

 

GIRI

 (OBLIGACIÓN SOCIAL DE PREOCUPARTE POR QUIEN TE HA DADO ALGO ANTES)

A principios de este curso recibí una invitación por parte del Parlamento Andaluz para participar compareciendo ante el grupo de trabajo por el Pacto Andaluz sobre Educación. Sentí una gran responsabilidad y la necesidad de recopilar las opiniones de compañeros y compañeras para enriquecer mi comparecencia con diferentes puntos de vista y preocupaciones. Intenté resumir las ideas que me hicieron llegar y compartirlas en este foro.  Algunas personas me manifestaron su opinión y otras me animaron a declinar la invitación ante la posibilidad de que mis palabras cayeran en saco roto, pero no pude ignorar la invitación porque lo sentía como lo que los japoneses denominan “GIRI”, como una obligación social, el deber de  preocuparme por alguien (la educación) que me ha dado algo antes, que me lo da cada día (mi pasión, mi trabajo).  Trabajar por una educación de calidad mediante una puesta firme que trae consigo la necesidad de invertir en recursos materiales y humanos, cambiar el sistema de acceso a la función pública o mejorar la formación inicial del profesorado fueron algunos de los aspectos que resalté en mi comparecencia. (Os dejo el enlace por si queréis verla: https://youtu.be/MquJTNnX8c8)

En este curso también recibí una invitación del Gabinete de la Ministra de Educación y Formación Profesional. Me propusieron la participación en una serie de Webinares denominados “Una nueva Ley para una nueva Formación Profesional”, en esta ocasión pidieron que diéramos nuestra opinión sobre algunos de los aspectos de la reforma de la normativa que regula la Formación Profesional. La verdad es que tengo que reconocer que me supo a poco, se complementó con las opiniones de mis compañeros Sergio Banderas y María García Sauco (Podéis verlo en este enlace: https://youtu.be/I6XVMlTXpH0)

Debería estar más extendido en la práctica política hacerse eco de las opiniones del profesorado que se encuentra a pie de aula, he valorado muy positivamente las dos iniciativas de consulta pública y la posibilidad de que cualquier docente pudiera verter su opinión utilizando los medios telemáticos que se han puesto a disposición de la comunidad educativa, otra historia es si estas opiniones serán tenidas en cuenta.  

HYAKUBUN WA IKKEN NI SHIKAZU.

INCLUSO EL POLVO, CUANDO SE ACUMULA, FORMA UNA MONTAÑA

Este curso ha sido el curso de la formación. El profesorado ha demostrado su implicación y sus ganas de mejora continua dedicando su tiempo libre a seguir aprendiendo. He tenido la oportunidad de comprobarlo cuando, gracias a la confianza de los Centros del Profesorado andaluces, la Consejería de Educación de Castilla y León y el CPR de Murcia, he podido compartir mis experiencias en formaciones sobre estrategias y recursos digitales para el aprendizaje, inteligencia emocional, aprendizaje cooperativo, equipos ágiles, recursos digitales, plataformas educativas (Moodle y Classroom) y gamificación (escuela de Jedi junto al Maestro Jedi Manel Moreno y Jerez Xpress junto a Alberto y Susana) y aportando mi otra versión, la de jurista, en formaciones sobre protección de datos y ciberseguridad dirigida a equipos directivos, asesores y al profesorado, y ofreciendo asesoramiento sobre netiqueta y derechos de autor.

Eso sí, ha sido el año de la formación online, de los viajes virtuales, de estar arreglado de cintura para arriba, de aprender de encuadres, de iluminación, de plataformas e intentar que la llamada “conciliación” nos permitiera concentrarnos en la tarea.

Aunque también ha sido el curso en el que llegó la tan necesaria presencialidad a la formación, esa que permite el “café” con una charla distendida y el mirarnos a los ojos mientras intercambiamos ideas (aunque fuera tras una mascarilla). En mi caso fue gracias al IV Congreso Internacional de Inteligencia Emocional y Bienestar celebrado en Zaragoza a finales de mayo, donde tuve la oportunidad de conocer mejor a Ana Rodríguez, experta en Soft Skills y a Roberto Aguado, psicólogo, además de otras y otros grandes profesionales de los que aprendí mucho.

Un curso que ha terminado con una experiencia memorable: Jerez Xpress. Gracias a Alberto Romero (@AlbertoPTFP), al que le propusieron el curso de verano y que pensó en una oportunidad para sumar fuerzas, de co-crear, porque juntos somos más y que contactó con una “crack” Susana López (@susanaloprom) y conmigo para diseñar y poner en práctica una formación sobre gamificación inmersiva de cinco días de duración, de convivencia, de aprendizajes, de risas y de, por qué no decirlo, mucho trabajo. Para mí ha sido la confirmación de que cuando trabajamos en equipo nuestra propuesta está más enriquecida y por tanto aporta más valor, ha sido una oportunidad para aprender mucho y para conocer a muchas compañeras y compañeros comprometidos por una Formación Profesional de calidad.

 

DÔ: CAMINO Y DISCIPLINA PARA ADQUIRIR UNA DESTREZA

Pero no todo ha sido compartir, aunque tengo que reconocer que aprendo mucho cuando actúo como ponente o formadora, es necesario cambiar el rol y seguir aprendiendo como discente. Este año me he formado en coaching educativo, ETwining, en el nuevo Programa Erasmus, Reclutamiento y Selección de Personal 2.0, en Marketing Digital y he asistido al Congreso Virtual FP innovaprofes celebrado en una plataforma virtual. Además, he participado  en el Hackaton Nacional organizado por FPinnovación junto a un gran equipo formado por Emilio, Tamara, Alberto y Susana con en el que obtuvimos el reconocimiento como “Segundo ganador” con el proyecto Dreamder.

 

GAMBARÚ: DAR LO MEJOR DE UNO MISMO

Ha sido un año duro en lo personal, pero muy satisfactorio en lo profesional, y tenía que intentar seguir dando lo mejor de mí. Este año también me he estrenado como autora y editora en plataformas online con un curso de metodologías activas para la Comunidad de Murcia y uno de Optimización y Seguridad en Redes sociales para la Junta de Andalucía, he creado una guía de protección de datos en educación actualizada para el Centro del Profesorado de Marbella Coín y un dossier con formularios y preguntas y respuestas jurídicas para el centro del profesorado de Jaén, además de seguir compartiendo en este blog, el Proyecto Meraky.

He colaborado con la Universidad de Málaga, tanto en el grado de Magisterio, gracias a María del Mar Gallego, como en el Máster del Profesorado.

He compartido experiencias y conocimientos sobre gamificación empresarial gracias a FEMXA y la Confederación de Empresarios Española (CEOE)

He vivido una experiencia nueva coordinando una formación para el profesorado sobre Soft Skills y he podido ser jurado en el proyecto europeo SCOOP CONS promovido en España por FP empresa en España gracias al que he podido conocer excelentes proyectos de cooperativas de estudiantes de toda España.

Y por último, no puedo olvidar las colaboraciones con la radio (Onda Azul), la prensa (Diario Sur, La Opinión de Málaga, Diario de Jerez), televisión (101TV en el programa Llegó la Hora, Canal Málaga) programa de podcast Colectivo Burbuja de Madrid y con Magisnet en las que he compartido experiencias, he visibilizado buenas prácticas y la FP y he reflexionado sobre la educación, la buena educación, como diría mi amigo Roberto López.

 

Gambarú significa esforzarse, trabajar muy duro y tenazmente en tiempos difíciles, perseverar, no rendirse, dar lo mejor de uno mismo, superarse ante una dificultad, hacer el mejor trabajo posible y creo que este ha sido el curso de “Ganbarú”.

 

Dedicado a mi hija Noa que soporta mi pasión por esta profesión, a mi alumnado y a todas las personas que hacen posible que mis cursos me aporten tanto a nivel personal y profesional.

 

EDUCAR EN LA EMOCIÓN PARA LLEGAR AL APRENDIZAJE

Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”.

Francisco Mora.

Francisco Mora, nació en Granada, en 1945 y es doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense. Es un referente en educación y según él la emoción es elemento esencial en el proceso de aprendizaje.

Siempre que leo y escucho sobre la relación entre la emoción y la cognición me planteo que la escuela debería encontrar espacios para educar emocionalmente. Sabemos que actualmente este tipo de competencias encuentran poco espacio en los desarrollos curriculares, pero si ambas van de la mano, ¿no deberíamos invertir tiempo en la construcción de aprendizajes que procuren el desarrollo de la inteligencia emocional?.

Cuando comencé a trabajar en la escuela pública empecé hacerlo en aulas de centros de compensación educativa. El alumnado procedía de entornos desfavorecidos, poco motivados, que  carecían de autoestima y que vivían en realidades complejas. Suelo contar que de mis primeras veces, a principios de curso, entregué una ficha para que el alumnado la rellenara con sus datos básicos. Una ficha estandarizada que preguntaba cosas como ¿a qué se dedica tu padre?. Recogí fichas que contestaban a esa pregunta con la siguiente respuesta: «es traficante». 

Tengo que reconocer que no tardé en entender qué consecuencias tendría eso en mi aula. Las personas no siempre estamos abiertas al aprendizaje, el contexto y nuestro equilibrio emocional nos condiciona en nuestro progreso. Tenemos que tener en cuenta que aprender es crecer y no siempre se dan las circunstancias. No nos enseñan a identificar las emociones, a entenderlas y a poderlas controlar, tampoco a reconocerlas en los demás ni a saber relacionarnos en diferentes contextos. Este es un aprendizaje subyacente que se adquiere de los modelos familiares o de nuestros círculos más cercanos, pero no es un aprendizaje reflexionado, dirigido y elegido.

«Las personas no siempre estamos abierta al aprendizaje, el contexto y nuestro equilibrio emocional nos condiciona en el progreso»

En 2008 se publicó el Informe Fundación Botín: Educación emocional y social. Análisis internacional. Santander, Fundación Marcelino Botín en el participaron más de medio millón de estudiantes de diferentes etapas educativas desde la educación infantil hasta la secundaria.

Este estudio concluía que los programas de educación emocional sistemáticos promueven el desarrollo integral de alumnado, mejoran sus resultados académicos, mejoran el clima de convivencia, incrementan los niveles de motivación y afloran actitudes más positivas hacia el aprendizaje.

La emoción y la cognición van de la mano. Por ello, es imprescindible plantearse que hay que generar climas emocionales positivos que ofrezcan entornos seguros al alumnado y por ende mejoren el aprendizaje.

Escucharles, interesarnos, incluso por cuestiones no estrictamente académicas y mostrarles respeto es esencial para generar un vínculo pedagógico. La empatía es fundamental para educar desde la comprensión.

Recientemente, por la situación de pandemia, ha puesto de manifiesto la necesidad de trabajar ese acompañamiento emocional, si bien debiera ser algo que haya venido para quedarse.

Desarrollar habilidades intrapersonales e interpersonales nos permite afrontar situaciones conflictivas con mayor éxito. Por ello, es esencial que se programen actividades que permitan potenciar la inteligencia emocional desde edades tempranas en la escuela.

Daniel Goleman la definió como «la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y nosotros mismos» (Goleman, 1998, pg. 430).

Goleman (1998), propuso un modelo mixto de competencias emocionales basado en la cognición, personalidad, motivación, emoción, inteligencia y neurociencia, incluyendo tanto procesos psicológicos cognitivos como no cognitivos.

En su libro «La práctica de la inteligencia emocional» este modelo consiste en cinco habilidades emocionales y sociales básicas, que son:

      1. Conciencia de sí mismo.
      2. Autorregulación.
      3. Motivación.
      4. Empatía.
      5. Habilidades sociales.

Teniendo en cuentas estas categorías deberemos implementar actividades, dinámicas y ejercicios que permitan trabajar cada una de ellas. Trabajar el autoconcepto, la autoestima, aprender a reconocer nuestras propias emociones, desarrollar técnicas de autoregulación, empatía, responsabilidad social y la adaptabilidad serían aspectos imprescindibles.

A ellas, yo incluiría la RESILIENCIA como clave para la superación de las dificultades que nos encontraremos en la vida, habilidad que permitirá incrementar la resistencia a la frustración y fomentará una actitud de aprendizaje constante en la vida.

En próximas entradas contaré como trabajamos en mi aula estos aspectos, ¿Trabajáis estos aspectos? ¿Cómo lo hacéis en vuestra aula?

GLOBALEDUCACCIÓN

GlobalEducAcción

Es un proyecto educativo interconectado que tiene como objetivo la educación intercultural para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial siguiendo los Objetivos de Desarrollo sostenible de la Agenda 2030 de la UNESCO.

Se trata de un proyecto colaborativo coordinado por la College of Charleston de Carolina del Sur (USA) y el IES Profesor Isidoro Sánchez de Málaga (Spain) en el que colabora la ONG TUMAINI que va a facilitar la interconexión con diferentes ONG locales de Perú, Nepal, Kenia, Bolivia, Tailandia e India.

Supone un enfoque global de la educación para la ciudadanía que promueve la equidad social, los derechos humanos, la igualdad entre géneros, la promoción de la cultura de paz y la prevención de conflictos, la valoración de la diversidad cultural, la ciudadanía mundial y la educación para el desarrollo sostenible.

Se basa en una metodología centrada en el alumnado participativa para fomentar el análisis crítico y la ciudadanía activa.

Es un enfoque pedagógico que fomenta múltiples perspectivas y la deconstrucción de los estereotipos.

Entre sus objetivos específicos se encuentran:

  • Favorecer el pluralismo cultural desde la igualdad, el respeto y la diversidad.
  • Promover actitudes, conductas y cambios sociales que rechacen la discriminación cultural y desarrollen relaciones positivas entre culturas.
  • Transmitir mensajes positivos a favor de la convivencia multicultural y de la diversidad.
  • Prevenir y resolver conflictos interculturales.
  • Colaborar en acciones interculturales que se desarrollen por entidades sin ánimo de lucro.
  • Desarrollar de habilidades de pensamiento crítico y comprensión creativa.
  • Fortalecer las “soft skills”, (habilidades sociales, comunicación, pensamiento creativo, resolución de problemas, flexibilidad, gestión del tiempo, …)
  • Potenciar competencias cognitivas conectadas a valores éticos y sociales que guían la construcción de sociedades más justas.
  • Establecimiento de redes interculturales.
  • Fomentar el emprendimiento en sus aspectos intrapersonal y social.
COLLEGE OF CHARLESTON, CAROLINA DEL SUR, USA

 

IES PROFESOR ISIDORO SÁNCHEZ, MÁLAGA, SPAIN
IES PROFESOR ISIDORO SÁNCHEZ, MÁLAGA, SPAIN

 

ONG TUMAINI

Para tener más información visitar el sitio del proyecto:

Portal del proyecto GlobalEducAcción

TRABAJAR EL AUTOCONCEPTO

En estos primeros días de clase hemos realizado una actividad que tiene como objetivo trabajar el autoconcepto.  Se denomina «páginas amarillas».

IES Profesor Isidoro Sánchez

El autoconcepto es la imagen que cada persona tiene de sí misma y se relaciona con la autoestima. Durante el curso trabajaremos diferentes aspectos para mejorar nuestra inteligencia emocional.

Si queremos desarrollar nuestra autoestima debemos pararnos a autoanalizarnos y reflexionar sobre la manera en la que «hablamos de nosotr@s mism@s».  Generalmente solemos dar un mayor protagonismo a los mensajes negativos, las etiquetas, a la crítica o a la frustación. Esto es así porque «lo malo» pesa más cognitivamente y es más fácil de recordar. Tenemos que evitar que estos pensamientos eclipsen los elogios, los mensajes de autoconfianza o de superación.

Es por ello que desarrollaremos diferentes dinámicas que nos ayuden a generar mejor autoconcepto, reflexionar y fortalecer la autoestima.

Empezamos por esta. ¿Y cómo lo hacemos?

Presentamos la dinámica al alumnado. Les contamos que las páginas amarillas son un instrumento de búsqueda de profesionales. Nosotros vamos a crear nuestras «páginas amarillas». En ellas se van a registrar todos los talentos de mi alumnado de este curso escolar. Me parece interesante que todos mis grupos puedan participar de la misma dinámica y sus resultados puedan enriquecernos mutuamente.

Después les indicamos que deben escribir un anuncio sobre su habilidades y talentos  en un post-it (o varios, si lo necesitan) y posteriormente lo compartirán con el resto de la clase y pegarán el post-it en el panel.

IES Profesor Isidoro Sánchez

Por mi experiencia, les cuesta mucho rellenar el post-it. Una vez que hemos realizado la dinámica, reflexionaremos sobre lo ocurrido.

Espero que os haya sido de utilidad.

No dudeís en contarmelo si lo lleváis a vuestra aula!