LA LECHUGA Y LA AMISTAD

«Cuando plantas una lechuga, si no crece bien no echas la culpa a la lechuga. Intentas encontrar las razones por las que no está creciendo correctamente. Puede que necesite fertilizante, o más agua, o menos sol. Nunca le echas la culpa a la lechuga. Sin embargo, cuando tenemos problemas similares con nuestros amigos o familiares solemos echarles la culpa. Pero si sabemos cómo cuidar de ellos, crecerán bien, como la lechuga. Culpar al otro no tiene ningún efecto positivo, y tampoco lo tiene el intentar persuadir usando razones o argumentos. Esa es mi experiencia. No culpar, no razonar, no argumentar, solo comprender. Si comprendes, y demuestras tu comprensión, puedes amar, y las cosas pueden cambiar

Thich Nhat Hanh, monje budista y activista por la paz

Comentario:

Thich Nhat Hanh nos propone en este texto un difícil reto a conseguir con quienes consideramos amigos. Aparte de cuidar y no pedir nada a cambio,  nos propone evitar la acción de culpar, la acción de razonar y la acción de argumentar.

Propone una correlación directa de la comprensión con el amor y de aquí al cambio.

Entiendo que el objetivo final es el cambio. Quiero entender como evolución hacia la mejora. Y el amor como término elevado al que llegamos a través de la comprensión.

Luego… cuidemos regando, fertilizando y aireando nuestras relaciones. El cambio de las cosas está cerca porque somos capaces de amar comprendiendo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *