Experimentar, la clave para generar buenas hipótesis

Esta semana hemos estado conociendo y aplicando el método científico para poder establecer hipótesis que nos permitan diseñar nuestro jardín de otoño con fundamentos científicos. Para trabajar con rigor nos hemos ido al parque de as ciencias de Granada y hemos asistido al taller ‘Tienen narices las plantas’. Este taller nos ha permitido acercarnos a la fotosíntesis y hemos podido ver la clorofila y los estomas de las plantas bien de cerca. Además, hemos comprobado la dureza de diferentes hojas y su relación con el tipo de clima en el que vive esa planta.

En fin, que lo hemos pasado en grande y, además, hemos aprendido un montón de cosas importantes para que nuestro jardín de otoño crezca fuerte y sano. Si queremos cuidar nuestros ecosistemas, es imprescindible dominar los fundamentos científicos y aplicar a su cuidado y protección las directrices que nos proporciona la ecología. Ya somos unos expert@s, así que… ¡Manos a la obra!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *