Un poquito de calma

Seguimos abordando el trabajo para nuestro proyecto «Come, vive sueña», y esta vez lo hemos dedicado a conocer nuestra parte emocional.  Basándonos en las emociones que a diario brotan en nosotros (alegría, enfado, miedo, tristeza, asco…) ya sean pos situaciones que vivimos en el cole, o porque ya venimos desde casa inundados por algunos de esos sentimientos, hemos profundizado sobre aquellas actividades positivas que podemos realizar en cualquier lugar para equilibrar nuestra mente y nuestro interior. Existen un mogollón de tareas que podemos realizar sin necesidad de hacer mucho esfuerzo como por ejemplo: escuchar música, practicar nuestro deporte favorito, colorear mándalas, practicar mindfulness, pero ademas, podemos utilizar diversos recursos para tranquilizar y relajar nuestro estado de ánimo. Precisamente, buscando estos recursos hemos encontrado uno muy interesante: EL BOTE DE LA CALMA.

Estamos seguros que ya conocéis esta herramienta y que la habéis utilizado más de una vez. Nosotros mientras tanto, nos hemos metido en faena, y hemos hecho en clase nuestra propia botella de la calma con cuatro cosillas que la seño Irene tenía por casa: botellas de plástico, gel de baño azul, aceite corporal,  purpurina, lentejuelas y agua caliente. Os dejamos una pequeña muestra de como lo hemos elaborado.

Airename

Maestra de Pedagogía Terapéutica

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *