¿CONVERGENTE O DIVERGENTE?

Una simple silla, solo eso, en medio del círculo que formamos con todos mis compañeros y el profesor. La pregunta que teníamos que responder era «¿Qué más cosas harías con una silla?».

¿Qué otra utilidad le podría dar a la silla? es algo en lo que nunca me había parado a pensar.

Las ideas entre mis compañeros empezaron a fluir y yo sin saber aún que utilidad le podía dar a la silla, hasta que pensé «de trípode». Y de ahí muchas más ideas empezaron a salir hasta hacer el total de 85 utilidades a esa simple silla en veinte minutos (en realidad una media hora, pero ya explicare eso ahora).

La idea era buscar el mayor número de utilidades a una silla en veinte minutos que en realidad era media hora, porque al pasar los veinte minutos y pensar que el tiempo va a acabar van saliendo más ideas.

Todo esto ¿qué finalidad tiene?, la utilización del pensamiento divergente.

El pensamiento convergente es resolver los problemas de una sola forma, sin buscar otras opciones. En cambio, el pensamiento divergente busca otras ideas para resolver ese problema.

He aprendido que gracias a tener un pensamiento más divergente puedo buscar otras utilidades o salidas a algún problema que surja.

¿Si lo utilizaré? claro que lo haré, es algo que siempre podrás utilizar de una u otra forma. Sobre todo en la asignatura de Ámbitos (Lengua de Signos) donde la profesora nos da mucha caña para que pensemos como representar cualquier cosa en Lengua de Signos y de qué otra forma lo haríamos.

Y ahora mi pregunta es…para ti, ¿cuál fue la primera idea que se te viene a la mente cuando te explican la actividad?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *