SELFIE EMPRENDEDORA

 

Mi selfie emprendedora lo he realizado con la experiencia de mi madre. Ella está jubilada ahora, pero durante muchos años ha tenido un taller de costura en el que cosía a medida la ropa que los clientes le encargaban.

Aquí está un fragmento de la entrevista:

⇒ ¿Cómo surgió la idea de montar tu taller de costura?

La idea surgió porque aprendí a coser y era la forma de poder ganarme la vida. En aquellos años había muchos talleres de costura, pero la gente también encargaba mucho porque casi nada se compraba confeccionado, ni los niños, ni nada, así que era una opción para empezar. 

⇒¿Trabajar en tu propia casa te supuso algún cambio en tu vida personal? ¿Cómo compaginabas la vida personal y laboral?

Cuando cosía en casa de mis padres, estaba muy sola y aburrida porque estaba acostumbrada al taller y allí éramos muchas niñas. De casada y ya con mis cuatro hijas, la situación era más complicada porque en los primeros años no tenía un espacio propio para mí y tenía que sacar tiempo de todos lados para llevar la casa y el trabajo. ¡Tenía que coser hasta por la noche! Más tarde, pude tener una habitación sólo para mi costura y así se me hizo un poco más fácil, aunque mis hijas me seguían pidiendo mucho tiempo. La verdad es que le dedicaba mucho más tiempo a la costura que cuando trabajaba en la fábrica. 

⇒¿Qué obstáculos te ibas encontrando y cómo los superaste?

Al principio, el trato con los clientes era difícil y algunos primeros encargos también tenían dificultad porque era algo nuevo que nunca había hecho y tenía que ingeniármelas yo sola. Había algunos clientes que eran malos para pagar, así que intentaba cobrarles al principio una parte para asegurarme algo y el resto cuando les daba el encargo hecho. De todas maneras, algunos clientes no pagaban en el momento, así que más tarde tenía que pedirles, de buenas maneras, lo que me debían. Lo peor fue no tener un espacio propio para mí. Lo que te he comentado antes, que durante años tuve que coser en un rinconcito en el salón y para recibir a los clientes y todo ¡pues no era lo suyo!, así que cuando me pude ir a una habitación reservada para mi trabajo y además como tenía una entrada aparte de la casa, pues mejoré bastante. Y también el tema del tiempo, a veces no podía atender a mi marido, la casa, mis hijas y el trabajo porque no llegaba a todo, y lo que hacía era organizarme lo mejor posible y aprovechar el tiempo en todo momento, sobre todo cuando mis hijas estaban en el colegio.

⇒¿Cómo te defines en tu faceta profesional?

Con dudas a la hora de que se me presentara algo que no supiera si iba a quedar bien o no, pero decidida en el sentido de que al final lo sacaba adelante. Era paciente, positiva, muy constante, trabajadora y con los clientes era agradable pero, la verdad es que no era demasiada comunicativa.

Tras realizar esta actividad, considero que ser emprendedor/a implica tener unos objetivos claros de lo que se pretende, saber buscar los recursos necesarios para conseguirlo, tener la tenacidad, la flexibilidad y la madurez para mantener la empresa a pesar de los imprevistos, ser decidido/a y estar dispuesto/a a correr riesgos, tanto para montar la empresa en los inicios como para ir introduciendo cambios para no estancarse, e intentar así, adaptarse continuamente a los nuevos tiempos.

♥ Mi madre emprendedora y yo ♥

≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *