No hay viento en contra para los que saben hacia dónde navegan… Tenemos un plan.

Una vez planteado el reto, nos adentramos en otra gran aventura. Planificar y organizar las acciones para conseguir nuestro reto. En el caso del grupo de 3º de Educación Primaria del CEIP Juan Pablo I, los debates que se han generado en clase han llevado a proponer como producto final conseguir una segunda primavera en otoño para mejorar la biodiversidad de los ecosistemas terrestres en la localidad.

Por su parte, el grupo de 4º de Educación Primaria propone reducir la cantidad de residuos y el consumo energético, para mejorar la sostenibilidad energética del municipio y, así, contribuir a la reducción del cambio climático.

Ambos grupos han empezado a plantear sus hojas de ruta en forma de mapas conceptuales del trabajo que van a desarrollar, teniendo en cuenta el reto y vinculándolo a los aprendizajes necesarios que tienen que abordar este año. Así que currículo y libro en mano nos pusimos manos a la obra. Nuestros mapas nos plantean 7 escalones que debemos superar:

  • Realizar un mapa de empatía.
  • Investigar la situación de partida usando fuentes fiables.
  • Explorar el entorno para plantear hipótesis y soluciones globales.
  • Utilizar el método científico para constatar nuestras hipótesis iniciales.
  • Crear prototipos  que reflejen las distintas soluciones planteadas a lo largo del proyecto.
  • Hacer realidad nuestro lema ‘Piensa local, actúa global’.
  • Evaluar tanto el proceso como los resultados obtenidos.

Aquí os dejamos unas fotos para que veáis como hemos creado nuestro mapa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *