Todas y todos somos emprendedores

¿Qué es ser emprendedor?

Hola a tod@s. Soy alumna de 2º curso de Mediación Comunicativa y en esta primera entrada al blog, hablaré sobre los emprendedores.

Debo deciros que he disfrutado mucho con esta actividad, ya que cada una de sus vertientes ha sido enriquecedora. En mi búsqueda he podido conocer detalles de la biografía de famosos y exitosos emprendedores como Steve Jobs o Mark Zuckerberg, pero también de algunos anónimos, como el emprendedor autónomo al que he entrevistado.

Comencé esta actividad con la búsqueda en páginas web sobre las características principales que comparten los emprendedores. Y este fue el resultado:

  • Capacidad para DETECTAR una NECESIDAD y/o PROBLEMA en el mercado.
  • CREATIVIDAD e INNOVACIÓN (relacionados con el pensamiento divergente).
  • CONVENCIMIENTO, DETERMINACIÓN y CONSTANCIA.
  • FLEXIBILIDAD de pensamiento: el producto o servicio debe adaptarse al mercado y a sus continuos cambios.
  • PROACTIVIDAD.
  • Cierta dosis de ASUNCIÓN DE RIESGOS.
  • Capacidad de AUTOFINANCIACIÓN o para conseguirla.
  • HABILIDADES SOCIALES.

Debo decir que me ha sorprendido gratamente el poder constatar por mí misma cómo estas características se iban revelando durante la entrevista. Os la dejo aquí: Entrevista a un empresario:

  • He podido comprobar su determinación, constancia y pasión por su trabajo (lo que le obliga a un reciclaje permanente).
  • Me ha sorprendido el alto grado de compromiso que mantiene con sus usuarios, así como su empatía hacia ellos.
  • También quiero destacar su capacidad para aprender de sus errores: he advertido que considera sus fracasos en el pasado como parte de su aprendizaje, como un bagaje que sabrá aprovechar para oportunidades futuras.
  • Por último, quiero destacar especialmente su proactividad y gusto por la innovación, ya que es dueño de una patente, aunque aún por comercializar.

Como contrapunto, me ha llamado la atención su reflexión referente a los sacrificios personales, especialmente el familiar: es como si la renuncia tuviera que tener un carácter inherente al éxito…

Todo ello al final me ha llevado a plantearme:

¿Qué cualidades de empresaria poseo?
  • En primer lugar, soy una persona con determinación, constancia y bastante creativa.
  • Me considero proactiva: estoy estudiando 2º de Medicación Comunicativa por iniciativa propia.
  • Tras realizar el cuestionario de habilidades me doy cuenta de que mi capacidad para aprender a aprender, mi iniciativa personal y mis habilidades de comunicación son razonablemente buenas.
  • Mis habilidades sociales y mi flexibilidad también juegan a mi favor. Llevo más de 20 años trabajando en la enseñanza y a lo largo de todo este tiempo he tenido que ir adaptándome a los distintos perfiles de alumnado, distintas formas de enseñar, de evaluar, de trabajo en equipo, de utilización de recursos… En definitiva, he tenido que flexibilizar y adaptar mi metodología porque se han producido muchos cambios sociales y tecnológicos desde que entré en el mundo laboral.
¿Cuáles son mis debilidades?
  • Mi competencia digital: deberé incrementarla en caso de que en el futuro decida colocar algún producto o servicio en el mercado.
  • Mi capacidad de planificación y organización dista de ser óptima: debo mejorar la priorización de tareas. En más de una ocasión me he visto al borde de un “burnout”.
  • Otro punto débil y que confluye con el anterior es la delegación de tareas: Mi perfeccionismo me impide a menudo confiar en las capacidades de otras personas y delegar en ellas.
En definitiva…
  • Con este reto he aprendido que los emprendedores no son personas distintas ni tienen cualidades excepcionales de por sí, pero sí que han potenciado las que más necesitan para su empresa. Todos podemos ser emprendedores si asumimos el riesgo y el esfuerzo que conlleva.
  • En muchas ocasiones el esfuerzo por un negocio o empresa implica renuncias: habría que valorarlas y tener muy en cuenta el principio de equilibrio entre «vivir» y «trabajar para vivir».
  • Aunque a priori podamos creer que un autónomo se encuentra en una posición más débil y vulnerable frente a una empresa de más trabajadores, en el fondo, cualquier persona puede alcanzar su cuota de mercado y ser competitiva si realmente se lo propone y da los pasos apropiados.
  • Mi visión del pequeño comercio y autónomos ha cambiado después de esta entrevista. Ahora valoro más esas pequeñas empresas, algo que tendré en cuenta en mis preferencias de consumo, pues me siento más solidaria con ellas.

Saludos y ¡hasta mi próxima entrada en este blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *