Pregunta 3 texto de Kant. Acceso universidad.

Ignacio Escañuela Romana

KANT. «He tratado del punto principal de la ilustración, a saber, la emancipación de los hombres de merecida tutela, en especial por lo que se refiere a cuestiones de religión; pues en lo que atañe a las ciencias y las artes los que mandan ningún interés tienen en ejercer tutela sobre sus súbditos y, por otra parte, hay que considerar que esa tutela religiosa es, entre todas, la más funesta y deshonrosa. Pero el criterio de un jefe de Estado que favorece esta libertad va todavía más lejos y comprende que tampoco en lo que respecta a la legislación hay peligro porque los súbditos hagan uso público de su razón…»

Pregunta 3. Justifique las ideas del texto en relación con la filosofía del autor

Kant nos plantea en este texto, como ya he indicado en la pregunta previa, la idea central de la dignidad humana, que implica las libertades de pensamiento y expresión. Derechos, por lo tanto, que corresponden a todo ser racional por el hecho de serlo. Con implicaciones, pues, universales. No en vano, esto es Ilustración para Kant: la capacidad y voluntad de pensar racionalmente por uno mismo. Lo que marcaría, así, una época.

Parto ,por lo tanto, de estas ideas ya mencionadas y explicadas, y quisiera comenzar a exponer las teoría políticas y éticas Kant, para así comprender los fundamentos de los conceptos expresados en el texto. En primer lugar, no es posible entender la libertad de expresión, que es el núcleo del problema planteado, sin mencionar que Kant apoya la teoría del contrato social. Para plantear qué sociedad responde a las ideas de justicia y libertad, hay que partir de un pacto imaginario en el que los hombres libres ceden una parte para convivir con los demás y protegerse mutuamente. No es un acuerdo histórico, no estamos en una perspectiva de historia, sino en el cuestionamiento hipotético de qué sociedad piensan los hombres que responde mejor a sus necesidades y libertades. En todo esto sigue, pues , la teoría de autores tan relevantes como Locke, Hobbes o Rousseau. Con muchas diferencias, sin embargo, respecto a Hobbes y su obra Leviathan. En efecto, Kant defiende a ultranza que le poder estatal está limitado por la idea de dignidad. Entre otras implicaciones de ésta, está la libertad de pensamiento y de expresión, repito, en el fragmento que se plantea.

Por lo tanto, la sociedad y el Estado no pueden interferir en el ámbito de la libertad y derechos fundamentales del individuo. Ni siquiera, puede éste cederlos, porque son constitutivos de su naturaleza. Recuerda, en consecuencia, a Locke y se enfrenta con la concesión absoluta de poderes que defendió Hobbes. Como otra idea marco, presenta el autor de este fragmento, en su teoría, la igualdad ante la ley, clave del régimen político que denominará «república». En relación con este sistema político, Kant no está defendiendo ninguna cuestión referida a la jefatura del Estado, sino que todos los ciudadanos sean iguales en derechos y libertades (aunque, esclavo de su tiempo, no incluyó a las mujeres).

Sí me parece, además, muy conveniente, hacer mención a algunas ideas de su ética que son fundamentales para entender esa teoría política y, por lo tanto, el fragmento que se ha planteado. En efecto, contiene la idea de Ilustración salida de la minoría de edad (implícita) y libertad. Kant expuso, en relación con la autonomía moral a la base de esas teorías, la diferencia entre los imperativos (obligaciones) categóricos e hipotéticos. Los categóricos son deberes desinteresados, que no buscan la felicidad, sino el cumplimiento de las normas, enfrentándose con autores como Aristóteles y su defensa de la felicidad, o Bentham y su propuesta de la utilidad de la mayoría. ¿Cómo se expresan esas normas?. Kant da tres criterios para afirmarlas: haz de tu conducta norma universal para todo ser racional, trata a los demás como fines en sí mismos, sé autónomo (y no heterónomo: seguir las indicaciones de los demás o de mis propios impulsos no racionales). Comprender a este autor es darse cuento de que estos deberes son la base de la sociedad y de mis decisiones individuales.

En su defensa de la universalidad racional de conocimientos y valores, este autor, finalmente, está basándose en su propia epistemología. Por una parte, enunciados sintéticos a priori válidos se expresan como verdaderos y justificados. Pero, por la otra, los límites del conocimiento humano están en los de la experiencia posible. La cosa en sí quedaría como incognoscible. Entonces, el pacto entre hombres tiene una incertidumbre a la base, que se adivina en este texto. En esa duda respecto a lo real, este autor introduce que la idea de Dios es un postulado de la razón práctica. La idea de religión, en este sentido, está presente en el fragmento comentado. Debería de existir ese Dios para premiar a los buenos, que tienden a ser infelices en este mundo. Y un segundo postulado es la idea de la libertad: no podemos demostrar que somos libres, pero lo suponemos necesariamente. Sin ello, no habría ética, ni dignidad. Todo ello en medio de un condicionamiento de la religión a las normas éticas universales. 

Pregunta 5, rellenar. Tomás y Kant

Rellenar los huecos con una palabra o palabras:

Sobre Tomás:

«En un sentido propio y esencial, y así no lo es, porque la ley ……………. es algo que se hace por la ……………………, mientras que un hábito es aquello por lo que algo se hace. Como también los principios ……………………. en las cosas especulativas no son el mismo hábito de los principios» (Adaptado libremente de Beuchot, M. (1995). La ley natural en Santo Tomás de Aquino y Leo Strauss. CONVIVIUM, 12-12)

Sobre Kant:

«Caracteriza no como ………………………, sino como ……………………, los usos de la ……………………….. que apelan a concepciones infundadas racionalmente, tales como la autoridad civilmente constituida de la Iglesia o el Estado. En ¿Qué es Ilustración? habla del razonamiento oficial de mandos militares, de pastores de la Iglesia consolidada y de empleados civiles, como un razonamiento …………………….» (O’Neill, O., & Olivera, L. H. (2016). La concepción de la razón pública en Kant. Con-textos Kantianos: International Journal of Philosophy, (4), 305-322).

 

Pregunta 3. Kant

«Si ahora nos preguntamos: ¿es que vivimos en una época ilustrada? La respuesta será: no, pero sí una época de ilustración. Falta todavía mucho para que, tal como están las cosas y considerados los hombres en conjunto, se hallen en situación, ni tan siquiera en disposición de servirse con seguridad y provecho de su propia razón en materia de religión. Pero ahora es cuando se les ha abierto el campo para trabajar libremente en este empeño, y percibimos inequívocas señales de que van disminuyendo poco a poco los obstáculos a la ilustración general o superación, por los hombres, de su merecida tutela. En este aspecto nuestra época es la época de Federico». KANT

Pregunta 3. Relaciona las ideas del texto con la filosofía del autor.

 

Como se ve en este texto, la filosofía kantiana es una defensa a ultranza del concepto de libertad, que implica la posesión de una serie de derechos de los que no podemos ser privados. No es otra cuestión la que estaría fundando, tal y como expone Kant, a la Ilustración. No disponibles significa que nadie, ni siquiera yo mismo, puedo quitarme el derecho a decidir por mí mismo y mantener la libertad de pensamiento y de expresión (aunque hay que mencionar los límites ya vistos con el uso privado de la razón). Somos libres cuando utilizamos la razón por nosotros mismos para alcanzar el conocimiento o decidir nuestra conducta.

Esta idea central debe ser conectada, para explicarla y entender este texto, con los conceptos fundamentales de la ética de este autor. En este sentido, define el imperativo categórico como la raíz de lo que debo hacer. Consiste en mantener una conducta desinteresada: a diferencia del hipotético en él hago aquello que debo hacer, sin considerar si me hace feliz o hace feliz a alguien. Es, pues, un deber puro racional. Para entender su contenido caben tres criterios. Primero, el hacer de mi conducta un modelo universal o válido para todo ser racional: Kant quiere lograr en ética y concomimiento siempre la universalidad basada en la libertad. Segundo, tratar a os demás, y a mí mismo, como fines en sí mismos, no como medios para lograr mis objetivos. Se trata de dar la dignidad a todos, base de la Ilustración tal y como es expuesta en este texto y su base conceptual. Tercero, que mis decisiones sean autónomas y no heterónomas: tal y como señala el fragmento que no sean los demás quienes manden en mí, sino mi propia razón. Esto es salir de la minoría de edad.

Rápidamente mencionar que la teoría política de Kant, que subyace a estas consideraciones, defiende la existencia teórica de un contrato social. Ahora bien, frente a Hobbes, este pacto no puede ceder los derechos y libertades fundamentales. Además, se basaría en la igualdad estricta ante la ley y la división de poderes entre legislativo y ejecutivo. Es obvio que el texto es una defensa de la libertad de expresión en ese contexto político y moral.

No quiero dejar de hablar, también con los límites de tiempo de la pregunta, sobre la epistemología kantiana que subyace y es clave para entender el fragmento y la teoría kantiana. En efecto, este autor apoya la existencia de enunciados sintéticos a priori justificados, en lo que recoge al racionalismo de la filosofía moderna. Afirmaciones universales, sin necesidad de la experiencia, no tautológicas, que fundan mi conocimiento científico. Sobre ellas se basa constantemente. Sigue buscando pues la universalidad para todo ser racional. Por otra parte, toma del empirismo que el conocimiento humano está limitado a los límites de la experiencia posible: no puede llegar a conclusiones válidas sobre aquello de lo que no tengo datos empíricos de alguna manera. Esto lo toma del empirismo moderno. 

Conecto finalmente lo anterior y la idea de religión que nos aparece en el fragmento, para afirmar que Kant nos coloca las ideas de Dios y de libertad, entre otras, más allá del conocimiento posible (por no tener experiencia), pero sí como postulados de la razón práctica. Es preciso suponer que somos libres y que existe un Dios omnipotente y justo que premia a las personas que se comportan éticamente. Sería una religión, por lo tanto, que originaría una fe racional.

Pregunta 2, Kant.

 

«Si ahora nos preguntamos: ¿es que vivimos en una época ilustrada? La respuesta será: no, pero sí una época de ilustración. Falta todavía mucho para que, tal como están las cosas y considerados los hombres en conjunto, se hallen en situación, ni tan siquiera en disposición de servirse con seguridad y provecho de su propia razón en materia de religión. Pero ahora es cuando se les ha abierto el campo para trabajar libremente en este empeño, y percibimos inequívocas señales de que van disminuyendo poco a poco los obstáculos a la ilustración general o superación, por los hombres, de su merecida tutela. En este aspecto nuestra época es la época de Federico». KANT

Pregunta 2. Identifica ideas y explícalas.

En este texto, perteneciente a «¿Qué es la Ilustración», de 1784, Kant plantea el proceso, contemporáneo a la época en que está escribiendo, del triunfo de la Ilustración. No estaríamos todavía en una época ilustrada en el sentido de que las personas utilicen libremente su razón para atreverse a pensar por sí mismos y a aproximarse a una verdad fundada (el lema «Sapere Aude»), pero sí se estaría dando como implantación progresiva de esta libertad.

Quiero decir, por lo tanto, que Kant lo que hace es analizar su época, en la que sabemos que se daba el movimiento histórico llamado efectivamente «Ilustración», del siglo XVIII, que la época conceptúa como triunfo de la razón como principio motor de las decisiones individuales y la organización social. Sobre esta base, se trataba de un movimiento cultural y político plenamente optimista: creían en la idea de progreso fundado sobre lo que llamaban «diosa razón».

Este valor positivo lo comparte este autor, que, no obstante, añade sus propias ideas filosóficas. Para él, sería la aplicación de la razón crítica, que, en base a una investigación de los límites de la experiencia posible y de las ideas sintéticas a priori, pretende fundamentar nuestro conocimiento y acción.

En este sentido, este fragmento contiene explícitamente el concepto de racionalidad. Hay que considerar que la razón, para Kant, la guía del conocimiento, la conducta y la sociedad. Por otra parte, razonando somos libres, lo que es un concepto que también aparece y es central a su filosofía. Es crítica porque investiga los límites del conocimiento y conducta posibles. Niega la posibilidad de conocer las cosas en sí o de afirmar teóricamente que somos libres o existe Dios.

Lo más destacada en relación al concepto, que también se presenta quí, de religión es la defensa que Kant hace de la libertad de expresión. Si ya hay, nos dice, libertad en este sentido para la ciencia, debería igualmente establecerse para la política y la religión. Y no dejarla, pues, al dogmatismo que quienes quieran imponer una serie de principios, sin dar ocasión a los hombres de pensar, hablar y decidir.

Me detengo un momento para esclarecer una diferencia crucial en el texto al que pertenece este fragmento y sin la cual no podemos entenderlo. Por un lado está el uso público de la razón: que hacemos como ciudadanos y permite una libertad total de expresión. Por otro, está el uso privado de la razón que estaría limitado por las responsabilidades derivadas de tener un cargo civil o empleo. Por ejemplo, un profesor como ciudadano puede expresarse en total libertad, pero en su profesión no debe adoctrinar. Todo ello en el marco de una defensa apasionada de la libertad, que es la idea central de la filosofía kantiana. Finalmente, la libertad de expresión permitiría la fundación de una sociedad mejor, de ahí el llamamiento al gobernante de su ápoca y Estado, Federico.

Kant dice que la minoría de edad consistiría en que el hombre piensa y afirma aquello que otros quieren que haga (heteronomía). Frente a esto, defiende que el hombre no ha abandonado su minoría de edad por pereza y cobardía (autoculpabilidad), pero debe y va a hacerlo (autonomía). Progresivamente la va abandonando para llegar a utilizar por sí mismo la racionalidad y lograr la libertad.

En conclusión, este autor defiende en este fragmento que debemos ser libres por encima de todo y que hay una evolución histórica hacia esto. La libertad es un principio universal válido para todos los seres racionales.

Contexto filosófico-cultural. Texto de Kant.

Ignacio Escañuela Romana.

Pregunta del examen de Acceso a la Universidad. Texto de Kant. Descripción del contexto filosófico-cultural que influye en el autor del texto (2 puntos).

Propuesta de solución:

Immanuel Kant nació en 1724 y murió en 1804 en Könisberg, Alemania. Fue profesor universitario. Filósofo, su producción intelectual se encuadra tanto en la Ilustración, como en las diferencias doctrinales entre el empirismo y el racionalismo de la filosofía moderna. Es considerado como defensor del idealismo y también de una racionalidad crítica. Idealismo kantiano que hay que comprender como transcendental: el sujeto constituye los fundamentos a priori de su conocimiento, pero no son bases absolutas de la realidad. Así como crítico: hay que cuestionar esos fundamentos para ver sus límites.

Su pensamiento se entiende, así pues, dentro de la dinámica del siglo XVIII. Un siglo de recuperación económica y explosión demográfica, época de grandes transformaciones que se aceleran, sobre todo, a partir de la segunda mitad del siglo. Políticamente, se da el Absolutismo: los reyes son omnipotentes, a excepción de la monarquía parlamentaria británica. Este modelo se enfrentó al cambio industrial que comenzó en Inglaterra y a la expansión de un movimiento que tendió a dar énfasis a la racionalidad y libertad humanas: la Ilustración. La burguesía va adquiriendo importancia, lo que acabará por generar la revolución norteamericana y la francesa de 1789.

El movimiento ilustrado es, en un análisis marxista, la ideología crítica de las clases medias. Hace avanzar una concepción liberal y tolerante. Es esencial en el pensamiento kantiano la influencia de este gran proyecto: un esfuerzo común de transformación y mejora de la humanidad mediante el desarrollo de su propia naturaleza racional. Kant pertenece plena y conscientemente a ese movimiento. Suya es la contestación a la pregunta acerca de qué sea la Ilustración, generando el famoso lema «sapere aude«: atrévete a saber. 

Es interesante hacer una breve reflexión sobre la diferencia siguiente. Por una parte, Ilustración es un movimiento cultural, histórico, del siglo XVIII, basado en una reivindicación de la razón como motor de decisiones sociales y políticas. Como propuesta de cambios individuales y colectivos. Destaca, así, la labor de la Enciclopedia. Por otro lado, la Ilustración es una forma determinada del saber y la crítica, una actividad filosófica y científica que supone una propuesta general, no circunscrita a un momento histórico. En este sentido, Ilustración sería interrogarse a uno mismo, pensar por uno mismo, elevar con entera independencia la propia razón como único juez de la verdad (Subirats, La Ilustración insuficiente, pp.20-21, un libro muy interesante). La razón propia, que se mueve en el ámbito de la libertad, es, para Kant, pues, la guía del conocimiento, conducta y organización social.

Es interesante añadir algunas notas más. En arte, el Barroco deja paso al Clasicismo, que se caracteriza por la racionalidad, la sencillez y el orden (espíritu cartesiano). En ciencia, se desarrolla la mecánica clásica de Newton. Newton representó para toda la Ilustración la culminación de la ciencia moderna. De ahí que Kant quiera establecer los principios y límites del conocimiento científico de la naturaleza, a la vez que responder a la pregunta acerca de qué pueda conocer. La filosofía kantiana es un intento de clarificar filosóficamente las condiciones de posibilidad de la física newtoniana. Para responder al problema va a tomar elementos de las dos grandes corrientes filosóficas de la modernidad. Al afirmar que el conocimiento se limita a la experiencia, la filosofía kantiana se aproxima al empirismo, y al afirmar que no todo el conocimiento proviene de la experiencia se acerca al racionalismo. Concluye que es posible un conocimiento estricto y universal (los juicios sintéticos a priori).

Por su parte, Rousseau reforzó en Kant la convicción en la autonomía, en la independencia de la moralidad frente a las leyes que rigen el mundo objetivo. Rousseau era el filósofo del espíritu, de la subjetividad: frente al mundo externo. Newton y Rousseau, reino de la naturaleza y reino del espíritu, causalidad y libertad. Dos mundos de los que se siente ciudadano, dos legalidades a las está sometido. ¿Anula la ciencia todo acceso del hombre a lo metafísico? ¿Pueden conciliarse causalidad física y libertad moral?. Kant se propone establecer y justificar los principios de la acción y las condiciones de la libertad, ligada a la cuestión: ¿qué debo hacer?; y delinear el destino último del hombre para responder a la pregunta: ¿qué me cabe esperar?.

Finalmente, la filosofía kantiana es el esfuerzo fecundo y original, en medio de la filosofía moderna y de la Ilustración, por dar una solución a la polémica doctrinal entre empirismo y racionalismo y, ante todo, por dar una respuesta a la pregunta ilustrada: ¿qué es el hombre?. Kant reafirma el papel central de la razón humana crítica en todos los ámbitos de la cultura y, sobre esta base, tiene una visión optimista acerca del desarrollo de la historia.

Más datos y algunas fuentes utilizadas en:

https://blogsaverroes.juntadeandalucia.es/filosofiaendebate/2019/03/24/immanuel-kant-1/

Subirats, E. (1981). La ilustración insuficiente.

Un ejemplo de comentario de texto: KANT. Pregunta 2.

Ignacio Escañuela Romana.

03/06/2019.

«Luego, si se nos preguntara ¿vivimos ahora en una época ilustrada? responderíamos que no, pero sí en una época de ilustración. Todavía falta mucho para que la totalidad de los hombres, en su actual condición, sean capaces o estén en posición de servirse bien y con seguridad del propio entendimiento, sin acudir a extraña conducción. Sin embargo, ahora tienen el campo abierto para trabajar libremente por el logro de esa meta, y los obstáculos para una ilustración general, o para la salida de una culpable minoría de edad, son cada vez menores. Ya tenemos claros indicios de ello. Desde este punto de vista, nuestro tiempo es la época de la ilustración…»

 

¿Temas planteados en el texto?. Pregunta 2.

La lectura directa e inmediata de este texto de Kant nos transmite tres ideas claras. Primero, que las personas han vivido hasta la fecha del texto (finales del XVIII: 1784) en una minoría de edad. Segundo, que en la época contemporánea del texto, los hombres están saliendo de esa minoría por la existencia de un movimiento de Ilustración. Tercero, que, no obstante, no vivimos como tal en una época ilustrada. 

Voy concepto por concepto para aclarar estas ideas. Nos encontramos la idea de la Ilustración que, en el texto de Kant, presenta un doble significado. Es, primero, el movimiento cultural y político que conocemos del siglo XVIII: caracterizado porque los pensadores defendieron el uso de una racionalidad crítica para combatir prejuicios y tradiciones. Afirmando, pues, que el uso del debate racional y el sometimiento a la prueba, en cada uno de los proyectos humanos, nos llevaría a un progreso ilimitado, hacia una sociedad mejor. Pero es, asimismo, una idea propia de Kant, por la cual la Ilustración es el movimiento de la racionalidad crítica en cada una de las personas, que les llevaría a pensar y decidir por sí mismas. Es, ante todo, un ataque el principio de autoridad: creer en algo porque nos lo dicen, porque otra opinión, de mayor autoridad teórica, nos lo propone, terminando por imponerse. Hay relación entre las dos acepciones, pero puede discriminarse una diferencia entre el movimiento histórico real y el propuesto por este filósofo. En todo caso, Kant destaca como defensor de la razón propia  (autónoma como contrapuesta a heterónoma: determinada por algo ajeno) como método de decisión y pensamiento personales. En una tradición que es claramente continuadora de lo propuesto por Descartes en su Discurso del Método: ¡Pensemos por nosotros mismos!.

En segundo lugar, Kant apunta al hecho de que las personas están saliendo de la minoría de edad e incorporando ese proceso ilustrado. Es decir, afirma que existe un proceso social  e histórico, llamado Ilustración, que sí está teniendo como efecto que las personas piensen por sí mismas, y no por lo que otras quieren que crean. Y que lo hagan con seguridad: sometiendo los problemas al movimiento racional de fundamentación, que aceptaría las pruebas que cada enunciado o creencia tenga. La minoría de edad sería la situación en la que lo que creemos, lo tenemos porque alguien nos lo dice, manda o convence. Luego Kant está implícitamente diciendo que en las tapas previas de la humanidad las personas no estaban preparadas para pensar y decidir por sí misas, pero que en el siglo XVIII ha llegado el momento en que empiecen a regirse a sí mismas y, en la interacción mutua, a fijar cómo sea la sociedad. Una colectividad de hombres autónomos y dotados de una racionalidad crítica; que lleguen a acuerdos mediante el debate racional y razonado. Lo que recuerda intensamente a un filósofo de la segunda mitad del siglo XX: Habermas, quien investiga las condiciones para que personas que debatan de manera racional, lleguen a acuerdos en base a razones públicas: compartidas, de validez intersubjetiva.

En tercer lugar, no viviríamos aún (momento en que escribe Kant) en la época ilustrada: los hombres todavía no son capaces de regirse todos o la mayoría por el propio criterio, producto de la racionalidad. Están aprendiendo a hacerlo, pero no lo practican. En el símil de la caverna platónica, los hombres se han soltado de sus cadenas y han salido, pero deslumbrados por la luz solar aún no pueden ver la auténtica realidad. Están aprendiendo.

En definitiva, este texto está dominado por la idea de Ilustración, como movimiento histórico real, pero, sobre todo, como defensa de la racionalidad crítica autónoma. En cada uno de los individuos como partes de una futuro colectividad de hombres libres, racionales y capaces de acuerdo.

Examen de Kant, Acceso. Solución.

Ignacio Escañuela Romana.

“Pereza y cobardía son las causas merced a las cuales tantos hombres continúan siendo con gusto menores de edad durante toda su vida, pese a que la Naturaleza los haya liberado hace ya tiempo de una conducción ajena (haciéndolos físicamente adultos); y por eso les ha resultado tan fácil a otros erigirse en tutores suyos. Es tan cómodo ser menor de edad. Basta con tener un libro que supla mi entendimiento, alguien que vele por mi alma y haga las veces de mi conciencia moral, a un médico que me prescriba la dieta, etc., para que yo no tenga que tomarme tales molestias. No me hace falta pensar, siempre que pueda pagar; otros asumirán por mí tan engorrosa tarea.”
Kant, I.: Contestación a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?
1. Describa el contexto filosófico-cultural que influye en el autor del texto.
2. Identifique y explique las ideas contenidas en el texto.
3. Justifique las ideas del texto en relación con la filosofía del autor.
4. Relacione el tema o el autor del texto con una posición filosófica de un período histórico diferente al del autor del texto elegido.

1. Contexto.

Resumen para extraer contextos histórico, filosófico y cultural de:

IMMANUEL KANT -1

  1. Identifique y explique.

Resuelvo la pregunta 2 en tres pasos: primero, localizo ideas y las ordeno; segundo, aclaro las ideas y lo que quiero decir; tercero, uno razonadamente para contestar.

Primero. Localizo las ideas y afirmaciones presentes:

Ideas claras en el texto:

Minoría de edad / Culpabilidad por la minoría de edad

Ideas que laten por detrás:

Racionalidad / Ilustración / Ilustración histórica frente a conceptual / La Ilustración es abandonar la minoría de edad / Razón pública y privada y libertad de expresión / Ciencia y arte: al Estado no le importa que las personas lo consigan / Religión: es el centro de la cuestión. (Kant afirma que el Estado favorece la minoría de edad en religión, pues dice que al Estado no le importa que se abandone en ciencia y artes) / Legislación (política): permitir el uso libre de la razón y la libertad de expresión.

 

Segundo. ¿Qué voy a decir de cada cuestión sin salirme de identificación y explicación?:

Racionalidad crítica:  Kant conceptúa a la racionalidad como un proyecto crítico que cuestiona las respuestas individuales y sociales sin fundamentos, dogmáticas. La crítica consiste en buscar las bases por las que afirmamos, debemos hacer y tenemos esperanzas o expectativas.

Ilustración: Es movimiento cultural e histórico del siglo XVIII, descrito en la pregunta anterior. Frente a este hecho histórico, Kant analiza la idea como la emergencia del hombre de su propia inmadurez: acceder al atrévete a conocer.

Kant defiende, por lo tanto, la razón, como la fuerza que nos hace libres. Uso público de la razón: El que hacemos como seres racionales, todos en la misma esfera, en igualdad. Uso privado de la razón: El empleado público o quien forma parte de una organización religiosa o privada no puede, en uso de sus funciones, más que cumplir con las obligaciones del cargo. Luego debe circunscribir sus opiniones a tales deberes mientras está en tal cargo. Es decir, una persona que trabaje para el Estado debe limitar su libertad de expresión a los límites del cargo, mientras trabaja en él, pero puede tener libertad completa como ciudadano, fuera del cargo.

Minoría de edad o inmadurez: Es la situación en que se encuentra la persona cuando no utiliza su propia razón para alcanzar sus propias conclusiones y decidir por sí misma su vida. En Kant, la causa es la falta de valor, el miedo a la libertad, a la posibilidad de equivocarse.

Autonomía frente a heteronomía. Kant defiende que debemos ser autónomos, crear nuestra propia norma, como seres racionales. Frente a la situación histórica y humana de heteronomía que describe: Que otros decidan por mí.

(En ciencia y en creación artística, la Ilustración, afirma Kant, habría avanzado. Porque al Estado no le preocupa dicha autonomía y la consecuente libertad de expresión. Kant defiende que la misma autonomía y libertades deben ser permitidas por el Estado en referencia a la religión y al sistema político y jurídico. Que es algo positivo socialmente y así debe entenderlo el poder político. Es particularmente claro en la necesidad de que el pensamiento libre supere los límites doctrinales de la religión como creencia.

Finalmente, este fragmento, al igual que el texto sobre la Ilustración al que pertenece, es una defensa de la libertad de pensamiento y de la libertad de expresión. Frente al miedo a la libertad de muchas personas, en general, y a las reticencias de los Estados de la época, o de cualquier momento. Identifica Ilustración como movimiento histórico, con esta defensa).

Tercero. Uno las ideas de forma razonada. Redacto.

Solución a la pregunta 2 (similar a otras prácticas en este mismo blog, pero varían algunos elementos):

Kant plantea en este texto el problema histórico, y filosófico, de la Ilustración como movimiento cultural, con amplias consecuencias en el pensamiento y la política del siglo XVIII. He descrito en la pregunta anterior, de forma sucinta, al movimiento ilustrado, que Kant analiza como el proceso de la superación del hombre de su propia inmadurez.

Es preciso aclarar esta idea, contenida en el texto, de la minoría de edad o inmadurez: es la situación en que se encuentra la persona cuando no utiliza su propia razón para alcanzar sus propias conclusiones y decidir por sí misma su vida. En Kant, la causa es la falta de valor, el miedo a la libertad, a la posibilidad de equivocarse. No logramos nuestra autonomía porque es más cómodo que otros decidan por mí. De esta manera, este autor está planteado los conceptos de autonomía frente a heteronomía. Kant defiende que debemos ser autónomos, crear nuestra propia norma, como seres racionales. Frente a la situación histórica y humana de heteronomía que describe: Que otros decidan por mí. Es el famoso lema kantiano del “sapere aude”: atrévete a saber, que se manifiesta a lo largo de todo el texto de este examen como la propuesta de las libertades de pensamiento y expresión.

A pesar de esta atribución en el texto que sitúa la minoría como producto de la pereza o la cobardía es necesario reseñar que en otras partes de “¿Qué es la Ilustración?” Kant sí discute las situaciones históricas en las que el gobernante ha restringido las libertades de pensamiento y expresión, o, al menos, ha promovido esos límites, por preocupación ante las posibles consecuencias de tales libertades. De forma que lo habría permitido en ciencia, pero no en religión ni en política. Kant señala, por lo tanto, a motivos internos al sujeto racional, pero también de carácter social o político.

Kant defiende, por lo tanto, la razón, como la fuerza que nos hace libres. Ahora bien, la razón kantiana es crítica. Es decir, es un proyecto que cuestiona las respuestas individuales y sociales sin fundamentos, dogmáticas. La crítica consiste en buscar las bases por las que afirmamos, debemos hacer y tenemos esperanzas o expectativas. En esto se distingue la Ilustración histórica como movimiento del siglo XVIII, de la Ilustración kantiana. Ambas están conectadas, pero la Ilustración concebida por Kant está necesariamente conectada a su proyecto de racionalidad crítica, que establecería los límites del conocimiento humano (como todo aquello cuyo objeto sea una experiencia posible).

Finalmente, para concluir, este fragmento de Kant, al igual que el texto sobre la Ilustración al que pertenece, es una defensa de las libertades de pensamiento y de expresión. Frente al miedo a la libertad de muchas personas, en general, y frente a las reticencias de los Estados de la época, o de cualquier momento. Identifica Ilustración como el progreso individual y social basado en la racionalidad y la libertad.

  1. justifique las ideas del texto – Filosofía del autor.

Lo explico paso a paso y doy la respuesta a la pregunta al final. Es un esquema sobre cómo debo trabajar en el examen para llegar a responder a lo planteado.

Partimos de las ideas principales localizadas en la pregunta 2 y desde esa base montamos las ideas que sabemos están pendientes y se relacionan con lo anterior:

*Razones pública y privada y libertad de expresión.

*Tres ámbitos de abandono de la minoría de edad, en relación la Ilustración, pero también en general.  

*Ciencia y arte: al Estado no le importa que las personas lo consigan

*Religión: es el centro de la cuestión. Por exclusión: Kant afirma que el Estado favorece la minoría de edad en religión (ya que dice que al Estado no le importa que se abandone en ciencia y artes).

*Legislación (política): permitir el uso libre de la razón y la libertad de expresión.

*Ideas necesariamente a añadir, mencionadas en el texto y que precisan explicación: Ilustración y relación con la ética y la idea universal de Iluminismo.

*Usos público y privado. Lleva a hacer algunas consideraciones sobre los derechos en Kant.

*Avance de la ciencia en la Ilustración. Lleva a extender la respuesta hacia la epistemología.

*Religión. Sugiere ampliar el tema hacia el postulado de Dios en la ética.

Ordenar.

Debo tener claro el orden de exposición para evitar que sean ideas yuxtapuestas y parezca un telegrama. Decido, en este caso, pasar de ideas más concretas y relacionadas con el texto a ideas más generales y bases universales.

Extender.

Ideas concretas por debajo del texto y en relación directa con él.

Kant está defendiendo dos tesis, una general y otra histórica. Una relacionada con la racionalidad y sus consecuencias en cualquier tiempo y otra con la segunda mitad del siglo XVIII. Por un lado, que el hombre, como sujeto racional, abandone la subordinación a otras instancias de autoridad y que ejerza la libertad también en el ámbito público, en la libre expresión que deben ser admitida por el Estado en relación con la religión y el sistema político y jurídico. Por otra, en ciencia y en creación artística, la Ilustración, afirma Kant, habría avanzado porque al Estado no le preocupa ahí la libertad de expresión. Pero su aplicación general, propone, es algo positivo socialmente y así debe entenderlo el poder político de la época.

Esta libertad, propia del sujeto que alcanza la mayoría de edad, se entiende en Kant sobre la diferencia entre razón pública y privada y el impacto de esta distinción en el problema de la libertad de expresión. El uso público de la razón en Kant es el que hacemos como seres racionales, todos en la misma esfera, en igualdad. Mientras que el uso privado es el que corresponde a quien sea empleado público o quien forme parte de una organización religiosa o privada, quien está obligado, por ello, a cumplir con las obligaciones del cargo. Luego debe circunscribir sus opiniones a tales deberes mientras está en funciones. Es decir, una persona que trabaje para el Estado debe limitar su libertad de expresión a los límites del cargo, mientras trabaja, pero debe tener libertad como ciudadano, fuera del cargo.

Ilustración

Esta propuesta de la Ilustración como movimiento de liberación racional de toda y cada una de las personas, y el colectivo de ellas, que se apunta en este texto, ha de ser comprendido dentro de la influencia de Rousseau en Kant. Debido a este impacto intelectual, el autor de este texto reconoce como tema central la existencia de una subjetividad basada en la conciencia. Para alcanzarla, es necesario rechazar el miedo o la pereza frente a la libertad; admitir la autonomía racional y la defensa de una sociedad que admita y promueva las libertades de pensamiento y expresión. Todo lo cual se enmarca dentro del principio, que toma de Rousseau, de la independencia de la moralidad frente a las leyes que rigen el mundo objetivo. El sujeto racional es el ámbito de la libertad.

Racionalidad

No nos es posible comprender toda la discusión de la Ilustración, la autonomía y libertad y las libertades colectivas, en el autor que nos ocupa, sin referirlo a toda su filosofía crítica, centrada en comprender la posibilidad y los límites de la razón, en sus aspectos teórico y práctico. Es preciso recordar que este texto se enmarca dentro de las preguntas fundamentales esbozadas por Kant como objetivo de la filosofía. Dentro de su estudio de esa razón, centro del texto planteado en este examen y principio que nos configura como personas, primero establecer los principios y límites del conocimiento científico, necesario para responder a la pregunta “¿qué puedo conocer?”. Segundo, justificar los principios racionales de la acción y las condiciones de la libertad, para responder a “¿qué debo hacer?”. Tercero, plantear el destino último del hombre con la cuestión “¿qué me cabe esperar?”.

Ética y derechos.

Para comprender este texto, por fin, necesitamos algunas ideas básicas de la ética kantiana, como propuesta de libertad. Responder a la pregunta acerca de qué deba hacer depende, para Kant, de la libertad y la racionalidad. La razón que no puede estar afectada por otros (heteronomía), ni por preferencias o por intereses. La ética consiste, pues, en que yo mismo trazo mi obligación.

Por fin, afirma la existencia de derechos humanos fundamentales que nacen de esa dignidad intrínseca a los seres racionales. No son disponibles y no pueden cederse. Ni yo mismo podría quitar mis derechos. De ahí el rechazo al miedo a la libertad o a la imposición de otros que podemos ver claramente en el texto que nos ocupa. Es el imperativo categórico, que tiene tres formulaciones en Kant. Primero, haz de tu conducta un modelo de comportamiento universal. Segundo, trata a los demás como fines en sí mismo. Y a ti. Es decir, que un ser racional no sea nunca un instrumento para tu acción. Tercero, actúa con autonomía.

En definitiva, la ética y política kantianas son una defensa de la libertad, la racionalidad y la consciencia. En consecuencia, de la humanidad en su conjunto. Por lo tanto, este autor quiere dar fundamento a derechos y libertades inalienables.

 

Respuesta final a la pregunta.

(Uno las ideas de forma razonada. Limo algunas consideraciones. Añado alguna cuestión si es necesario).

Kant, en este fragmento y en el texto al que pertenece, está defendiendo dos tesis, una general y otra histórica. Una relacionada con la racionalidad y sus consecuencias en cualquier tiempo y otra con la segunda mitad del siglo XVIII. Por un lado, que el hombre, como sujeto racional, abandone la subordinación a otras instancias de autoridad y que ejerza la libertad también en el ámbito público, en la libre expresión que deben ser admitida por el Estado en relación con la religión y el sistema político y jurídico. Por otra, en ciencia y en creación artística, la Ilustración, afirma Kant, habría avanzado porque al Estado no le preocupa ahí la libertad de expresión. Pero su aplicación general, propone, es algo positivo socialmente y así debe entenderlo el poder político de la época.

Esta libertad, propia del sujeto que alcanza la mayoría de edad, se entiende en Kant sobre la diferencia entre razón pública y privada y el impacto de esta distinción en el problema de la libertad de expresión. El uso público de la razón en Kant es el que hacemos como seres racionales, todos en la misma esfera, en igualdad. Mientras que el uso privado es el que corresponde a quien sea empleado público o quien forme parte de una organización religiosa o privada, quien está obligado, por ello, a cumplir con las obligaciones del cargo. Luego debe circunscribir sus opiniones a tales deberes mientras está en funciones. Es decir, una persona que trabaje para el Estado, en su cargo, debe limitar su libertad de expresión por deberes del puesto; pero debe tener libertad plena como ciudadano. A esa libertad accederá, además, señala el texto, si supera su propia pereza y cobardía.

Esta propuesta de la Ilustración como movimiento de liberación racional de toda y cada una de las personas, y el colectivo de ellas, que se apunta en este texto, ha de ser comprendido dentro de la influencia de Rousseau en Kant. Debido a este impacto intelectual, el autor de este texto reconoce como tema central la existencia de una subjetividad basada en la conciencia. Para alcanzarla, es necesario rechazar el miedo o la pereza frente a la libertad; admitir la autonomía racional y la defensa de una sociedad que admita y promueva las libertades de pensamiento y expresión. Todo lo cual se enmarca dentro del principio, que toma de Rousseau, de la independencia de la moralidad frente a las leyes que rigen el mundo objetivo. El sujeto racional es el ámbito de la libertad.

No nos es posible comprender la anterior discusión de la mayoría de edad, al superar miedos y comodidades, la idea de la Ilustración, la autonomía y las libertades colectivas, en el autor que nos ocupa, sin referirlo a toda su filosofía crítica, centrada en comprender la posibilidad y los límites de la razón, en sus aspectos teórico y práctico. Es preciso recordar que este texto se enmarca dentro de las preguntas fundamentales esbozadas por Kant como objetivo de la filosofía. Dentro de su estudio de esa razón, centro del texto planteado en este examen y principio que nos configura como personas, primero establecer los principios y límites del conocimiento científico, necesario para responder a la pregunta “¿qué puedo conocer?”. Segundo, justificar los principios racionales de la acción y las condiciones de la libertad, para responder a “¿qué debo hacer?”. Tercero, plantear el destino último del hombre con la cuestión “¿qué me cabe esperar?”.

Para comprender este texto, por fin, necesitamos algunas ideas básicas de la ética kantiana, que es una propuesta de libertad, de esa libertad que nos da miedo, nos dice. Responder a la pregunta acerca de qué deba hacer depende, para Kant, de la libertad y la racionalidad. La razón que no puede estar afectada por otros (heteronomía), ni por preferencias o por intereses. La ética consiste, pues, en que yo mismo trazo mi obligación.

Por fin, afirma la existencia de derechos humanos fundamentales que nacen de esa dignidad intrínseca a los seres racionales. No son disponibles y no pueden cederse. Ni yo mismo podría quitar mis derechos. De ahí el rechazo al miedo a la libertad, en el texto, o a las situaciones de heteronomía. Es el imperativo categórico, que tiene tres formulaciones en Kant. Primero, haz de tu conducta un modelo de comportamiento universal. Segundo, trata a los demás como fines en sí mismo. Y a ti. Es decir, que un ser racional no sea nunca un instrumento para tu acción. Tercero, actúa con autonomía.

En definitiva, este texto se entiende dentro de la ética y política kantianas como defensa de la libertad, la racionalidad y la consciencia. En consecuencia, de la humanidad en su conjunto. Por lo tanto, este autor quiere dar fundamento a derechos y libertades inalienables.

 

  1. Relación del tema del texto o del autor del texto – una posición filosófica histórica.

Explicación razonada de (Sacamos sólo la comparación entre Kant y Rawls y quitamos, por lo tanto, todo lo que tenga que ver con Tomás de Aquino):

Comparación: Tomás de Aquino, Kant y Rawls. Propuesta para la Prueba Acceso Universidad.

O bien de:

Foucault, Kant y la Ilustración.

 

 

Actualidad de Kant. Ilustración.

Autor: Leandro Iglesias Lagares. 

Comencemos con la principal idea del texto, siendo esta la ilustración; movimiento que defendió la razón como un medio para obtener una verdad objetiva sobre toda la realidad que se dio entre los siglos XVII y XVIII. Esta, tuvo en consecuencia una gran influencia en aspectos científicos, económicos, políticos y sociales de la época que sigue perdurando a día de hoy. Por ejemplo, la Ilustración defendía la educación, y en la época presente, la escolarización es obligatoria hasta cierta edad. También influyó en una declaración de
derechos humanos más amplia, al dar esta una mayor racionalidad. En política, un claro ejemplo del legado de la ilustración es la democracia; donde podemos elegir a nuestros representantes, saliendo nosotros mismos de la minoría de edad (siendo más independientes y con valor de valerse por sí mismo sin guía de nadie más) y también influyó en la actual división
de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial).

Respecto a la religión, hoy día, los niños son bautizados e introducidos a la religión católica desde pequeños con el bautizo; siendo la minoría de edad predominante y favoreciéndola, haciendo que el arte y la ciencia sea menospreciada y abandonada en la actualidad debido a las creencias teológicas; un ejemplo, el actual coronavirus está intentando ser aplacado a
través de la ciencia, sin embargo, muchas personas cuando acabe todo el problema actual del virus les darán las gracias a Dios, en vez de a la ciencia.

Por otro lado, existe una gran influencia en este campo debido a la ilustración; esta hizo que el razonamiento evolucionara y se desarrollara; habiendo a día de hoy muchas más personas ateas que antes. Esto último nos lleva a una razón pública y la razón privada; siendo la razón pública la crítica hacia algo públicamente, sin embargo, la razón privada es aquella que se ejerce bajo una
determinada función o puesto civil (siendo a veces necesario obedecer órdenes). Kant decía que el uso privado de la razón, solo se puede realizar cuando lo criticado es parte de nosotros mismos (es decir, si trabajas de profesor en un instituto, estas obligado a seguir las normas de ese instituto. Si bien puedes hacerlo de forma privada poniendo quejas hacia su superior) Por
otro lado, el uso público de la razón podría ser usadas por aquellos que no pertenecen al entorno laboral en concreto, pero que conocen la situación de ese entorno; queriendo solucionar los problemas de este mismo. Otro aspecto a considerar es que no todos están en las mismas situaciones de hacer un uso público de la razón debido a que no todos recibieron la misma educación; esto es debido a que los alumnos no son enseñados a pensar por si mismos
y estos son enseñados por profesores que no salen del uso privado de la razón, replicando contenidos una y otra vez sin incentivar a los alumnos a la razón pública. En conclusión, por todo lo que he dicho anteriormente, pienso que el pensamiento de Kant sobre estos temas sigue perdurando en nuestros días, siendo estos predominantes en la mayor parte de nuestra vida, pero, no nos damos cuenta hasta que no nos paramos a pensar en ello.