Filosofía kantiana ahora: ética, Naciones Unidas.

Autora: Marta Díaz Almenta
 
La vigencia de la filosofía de Kant en nuestra actualidad es indudable.
 
Comencemos comentando la actualidad presente en este texto que nos ocupa, aquí se nos habla de la minoría de edad, esa persona que pudiendo hacer uso de la razón por sí misma no lo hace por cobardía o simple pereza. Creo que en este mundo actual, poco a poco, estamos creciendo y haciendo un uso público de la razón, expresando nuestra propia opinión y pensando por nosotros mismos, así como criticando aquello que no vemos justo o que consideramos ilógico. Es por ello que, cada vez más, surgen movimientos como es el feminista que reivindican el lugar de la mujer. Sin embargo, pienso que aún seguimos en ese estado de minoría de edad, pues seguimos delegando en otros que deciden por nosotros sin pararnos a pensar si las decisiones que toman nos benefician o no. Por ejemplo, cuando llegan las elecciones son muy pocos los que se interesan por todos los programas electorales o qué es lo que dice cada partido. Así, como también nos dejamos guiar y engañar por los medios de comunicación o la publicidad, siendo una presa fácil para ellos.
 
Siguiendo con la filosofía de Kant, hablemos ahora de la ética. La idea ética principal tratada por este autor es hacer de nuestra conducta un modelo de comportamiento universal y tratar a los demás y a ti mismo como fines en sí mismos. Según esta idea moral, son muchos los casos en los que podríamos debatir si son o no éticos. Por ejemplo, el gran tema de controversia actual que supone la eutanasia. Para Kant tenemos que actuar por deber, independientemente de las circunstancias que rodeen cada situación, así la eutanasia no sería ética pues infringe el deber universal de la supervivencia de la humanidad, por lo que aprobarla supondría la extinción del ser humano si todos actuáramos igual. Por otro lado, nadie puede utilizarse a sí mismo como medio de satisfacción, ni siquiera para decidir acabar con su propia vida.Otro ejemplo
podría ser la prostitución, no admisible porque un ser racional no puede someterse a la instrumentación para el placer de otro. En este contexto, existen instituciones actuales influencidas por la filosofía ética y política de Kant como es la ONU (Organización de Naciones Unidas) que vela por el cumplimiento de los derechos individuales y por la búsqueda continua de la paz, la cual ya decía Kant que exigía la conformación de algo similar a lo que hoy son las Naciones Unidas.
 
Por todo ello, reafirmo que la vigencia de la filosofía de Kant hoy día sigue siendo y será indudable.

Teorías de la motivación

Teorías de la motivación

Motivación: El factor o factores que nos llevan a realizar u omitir una conducta.

Algunas teorías de la motivación (https://www.euroresidentes.com/empresa/motivacion/teorias-de-la-motivacion).Vemos tres teorías, aunque hay muchas más.

1. La jerarquía de necesidades de Maslow

Maslow establece una orden o jerarquía de las necesidades que nos llevan a actuar. Cinco conjuntos de necesidades:

«Necesidades fisiológicas: respirar, comer, dormir, beber, procrear.
Necesidades de seguridad: empleo, seguridad física, familiar, moral, de salud.
Necesidades de afiliación: amistad, afecto, amor, intimidad sexual.
Necesidades de reconocimiento: éxito, logro, respeto, confianza.
Necesidades de autorrealización: moralidad, creatividad, falta de prejuicios» (https://www.euroresidentes.com/empresa/motivacion/teorias-de-la-motivacion)

En la base están las necesidades fisiológicas y en la cúspide las de autorrealización. Es necesario satisfacer las necesidades en la base para poder pasar a las siguientes. Es decir, cuando se cubran las necesidades fisiológicas uno puede pasar a las de seguridad y así consecutivamente.

«Su idea era que las personas tienen un deseo innato para autorrealizarse, para ser lo que quieran ser, y que cuentan con la capacidad para perseguir sus objetivos de manera autónoma si se encuentran en un ambiente propicio. Sin embargo, los diferentes objetivos que se persiguen en cada momento dependen de qué meta se han conseguido y cuáles quedan por cumplir, según la pirámide de necesidades» (https://psicologiaymente.com/psicologia/piramide-de-Maslow)

2. Los tres factores de McClelland. Tres tipos de motivación:

Logro: se trata del impulso de obtener éxito y destacar. Y por lo tanto la motivación surge de establecer objetivos que el sujeto destaca como lo más importante. 

«Quienes puntúan alto en necesidad de logro sienten impulsos intensos de alcanzar metas que comportan un elevado nivel de desafío, y no se oponen a tomar riesgos por tal de conseguirlo, siempre que sea de forma calculada. En general prefieren trabajar solas que en compañía de otras personas y les gusta recibir retroalimentación sobre las tareas que desempeñan»(https://psicologiaymente.com/psicologia/teoria-motivaciones-david-mcclelland)

Poder: se trata del impulso de generar influencia y conseguir reconocimiento de importancia. Se desea el prestigio y el estatus (https://www.euroresidentes.com/empresa/motivacion/teorias-de-la-motivacion)

«McClelland distingue dos tipos de necesidad de poder: la de poder socializado y la de poder personal. Las personas que se acercan más al primer tipo tienden a preocuparse más por las demás, mientras que quienes tienen una alta motivación de poder personal quieren sobre todo por obtener poder para su propio beneficio» (https://psicologiaymente.com/psicologia/teoria-motivaciones-david-mcclelland)

Afiliación: se trata del impulso de mantener relaciones personales satisfactorias, amistosas y cercanas, sintiéndose parte de un grupo (https://www.euroresidentes.com/empresa/motivacion/teorias-de-la-motivacion)

«Las personas con una elevada motivación de afiliación tienen fuertes deseos de pertenecer a grupos sociales. También buscan gustar a las demás, por lo que tienden a aceptar las opiniones y preferencias del resto. Prefieren la colaboración a la competición, y les incomodan las situaciones que implican riesgos y falta de certidumbre» (https://psicologiaymente.com/psicologia/teoria-motivaciones-david-mcclelland)

3. La teoría del factor dual de Herzberg

Mediante un estudio profundo que se basó en determinar la motivación humana en el trabajo, se llegó a la conclusión de que el bienestar del trabajador está relacionado con (https://www.euroresidentes.com/empresa/motivacion/teorias-de-la-motivacion):

Factores higiénicos: son externos a la tarea que se realiza.

«Los factores que Herzberg catalogaba como de higiene son:
Salario y otros incentivos económicos o materiales
Políticas de empresa y organización
Vínculos de afinidad con los compañeros
Contexto físico donde el trabajador lleve a cabo sus tareas
Vigilancia y supervisión del trabajador
Estatus o posición que ocupa el trabajador dentro de la empresa
Estabilidad del puesto de trabajo»(https://psicologiaymente.com/organizaciones/teoria-factor-dual-frederick-herzberg)

Factores motivadores: son los que tienen relación directa con el trabajo que se realiza, su contenido y competencias. Estos factores motivacionales intrínsecos son:

«Facultad estimulante del trabajo
Sentimientos de autorrealización
Logros
Reconocimiento por parte de superiores
Posibilidad de aumento de las responsabilidades»(https://psicologiaymente.com/organizaciones/teoria-factor-dual-frederick-herzberg)

La actualidad de la filosofía kantiana: ética, Ilustración.

Autora: Ana García Domínguez.

La actualidad de la filosofía kantiana.

La filosofía de Kant la podemos relacionar con muchos aspectos de hoy en día. En primer lugar, hablaré sobre los imperativos categóricos e hipotéticos. En nuestra
sociedad, se muestra claramente que abunda el hipotético, ya que difícilmente razonamos por nosotros mismoS. Además, el ser humano no es considerado como fin en sí mismo. Por desgracia, hoy en día, se dan muchos casos en que se usa como medio para otros fines: maltratar a una mujer para dar celos a otra persona, traficar con la vida humana por dinero, drogar a una persona para que haga algo, secuestrarla para ganar dinero, etc. En todos estos casos, no está presente lo que defiende la filosofía de Kant. En cambio, sÍ lo está en todas aquellas organizaciones internacionales que luchan porque ninguna práctica cultural quite las libertades individuales, así como en todo acto de lucha por algún derecho, en todos los movimientos que luchan por los Derechos Humanos para todos… En resumen, en aquellos que intentan conseguir un mundo mejor, al igual que Kant.

Asimismo es necesario hablar de la importancia que le daba Kant a ilustrar al pueblo y hacer que los ciudadanos se dieran cuenta de lo que es la minoría de edad y como la seguimos. Hoy en día esto continúa dándose: hay falta de autonomía, de madurez moral, la gran mayoría hacemos lo que digan los demás por miedo o inseguridad. Gracias a esto podemos ver como la sociedad no asume la responsabilidad, como en el gobierno no se hace cargo de sus hechos y
siempre culpa a la oposición, etc. Kant tenía el deseo de ilustrar al pueblo para que la educación fuese la herramienta para combatir todas estas injusticias.

Con respecto a los usos de la razón, hoy en día el uso público se entiende como el derecho a la libertad de expresión y es la base de la convivencia democrática. En cambio, el uso privado es el sometimiento a la ley por puro cumplimiento del deber, esto es, en la actualidad, objeto de controversia ya que supone rechazo total a la desobediencia civil. Sin embargo, esta práctica política ha sido un valioso instrumento para el cambio social y progreso que deseaba Kant.

Las grandes ideas ilustradas de Kant como la humanidad y razón, no tienen lugar en una sociedad como la nuestra llena de insolidaridad e irracionalidad. Pero por otro lado, tenemos una herencia ilustrada en nuestros actuales sistemas democráticos, siendo imperfectos, y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por ejemplo. Esto hace que hoy en día estemos mejor que en otras épocas de la historia, pero ni mucho menos estamos en el mundo ideal del pensamiento ilustrado de Kant. Este es como un objetivo o meta que debemos tener en mente para poco a poco ir mejorando y construir un mundo mejor. Todo lo cual muestra la absoluta actualidad de la filosofía de Kant.

Kant. Texto de Acceso. Pregunta 3 resuelta.

“He colocado el epicentro de la Ilustración, o sea, el abandono por parte del hombre de aquella minoría de edad respecto de la cual es culpable él mismo, en cuestiones religiosas, porque nuestros mandatarios no suelen tener interés alguno en oficiar como tutores de sus súbditos en lo que ataña a las artes y a las ciencias; y porque además aquella minoría de edad es asimismo la más nociva e infame de todas ellas. Pero el modo de pensar de un jefe de Estado que favorece esta primera Ilustración va todavía más lejos y se da cuenta de que, incluso con respecto a su legislación, tampoco entraña peligro alguno el consentir a sus súbditos que hagan un uso público de su propia razón y expongan públicamente al mundo sus pensamientos sobre una mejor concepción de dicha legislación, aun cuando critiquen con toda franqueza la que ya ha sido promulgada; esto es algo de lo cual poseemos un magnífico ejemplo, por cuanto ningún monarca ha precedido a ese al que nosotros honramos aquí“

Kant, I.: Contestación a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?

Pregunta 3: Justifique las ideas del texto en relación con la filosofía del autor.

Ignacio Escañuela Romana. 25/03/2020.

Lo explico paso a paso y doy la respuesta a la pregunta al final. Es un esquema sobre cómo debo trabajar en el examen para llegar a responder a lo planteado.

  1. Partimos de las ideas principales localizadas en la pregunta 2 y base de esa respuesta:
  • Ilustración
  • Minoría de edad
  • Culpabilidad por la minoría de edad
  • La Ilustración es abandonar la minoría de edad
  • Tres ámbitos de abandono de la minoría de edad están en el texto, en relación la Ilustración, pero también en general (Cambio un poco el orden de exposición)
  • Ciencia y arte: al Estado no le importa que las personas lo consigan
  • Religión: es el centro de la cuestión. Por exclusión: Kant afirma que el Estado favorece la minoría de edad en religión (ya que dice que al Estado no le importa que se abandone en ciencia y artes).
  • Legislación (política): permitir el uso libre de la razón y la libertad de expresión.
  • Ideas necesariamente a añadir, mencionadas en el texto y que precisan explicación: racionalidad, razón pública frente a razón privada.

2. ¿Qué voy a decir de cada cuestión para extender, relacionando, las ideas, pero sin repetir la anterior pregunta?:

  • Ilustración. Minoría de edad o inmadurez. Sapere aude. Estos temas llevan a extender la respuesta hacia el concepto de racionalidad en Kant.
  • Autonomía frente a heteronomía. Este tema sugiere extender la respuesta hacia la ética kantiana.
  • Usos público y privado. Lleva a hacer algunas consideraciones sobre los derechos en Kant.
  • Avance de la ciencia en la Ilustración. Lleva a extender la respuesta hacia la epistemología.
  • Religión. Sugiere ampliar el tema hacia el postulado de Dios en la ética.
  • Se vuelve al tema de los derechos.

3. Ordenar.

  • Partir de una consideración de la racionalidad en Kant.
  • Extender esa consideración hacia una valoración de la Ilustración y su relación con Kant.
  • Entrar en la ética.
  • Considerar derechos en Kant.
  • Un breve paréntesis en la epistemología.
  • Hacer una consideración general en torno al problema de derechos y libertades.

4. Extender.

  • Partir de una consideración de la racionalidad en Kant.
  • Extender esa consideración hacia una valoración de la Ilustración y su relación con Kant.
  • Entrar en la ética.
  • Considerar derechos en Kant.
  • Un breve paréntesis en la epistemología.
  • Hacer una consideración general en torno al problema de derechos y libertades.

Racionalidad

Kant constituye una filosofía crítica, centrada en comprender la posibilidad y los límites de la razón, en sus aspectos teórico y práctico. Es preciso recordar que este texto se enmarca dentro de las preguntas fundamentales esbozadas por Kant como objetivo de la filosofía. Dentro de su estudio de esa razón, centro del texto planteado en este examen y principio que nos configura como personas, primero establecer los principios y límites del conocimiento científico. Necesario para responder a la pregunta “¿qué puedo conocer?”. Segundo, justificar los principios racionales de la acción y las condiciones de la libertad, para responder a “¿qué debo hacer?”. Tercero, plantear el destino último del hombre con la cuestión “¿qué me cabe esperar?”.

Ilustración

El estudio y propuesta de la Ilustración como movimiento de liberación racional de toda y cada una de las personas, y el colectivo de ellas, que nos esboza este texto, ha de ser comprendido dentro de la influencia de Rousseau en Kant. Debido a este impacto intelectual, el autor de este texto reconoce como tema central la existencia de una subjetividad basada en la conciencia. El rechazo al miedo o la pereza de la libertad, la propuesta de la autonomía racional, la defensa de una sociedad que admita y promueva las libertades de pensamiento y expresión, todo ello se puede comprender a partir de la convicción en la autonomía, en la independencia de la moralidad frente a las leyes que rigen el mundo objetivo. Si el sujeto racional es el ámbito de la libertad, la sociedad debe promover esa condición.

Ética y derechos.

Para comprender este texto, por fin, necesitamos algunas ideas básicas de la ética kantiana, como propuesta de libertad y autonomía. Responder a la pregunta acerca de qué deba hacer depende, para Kant, de la libertad y la racionalidad. La razón que no puede estar afectada por otros (heteronomía, como en el caso de la doctrina religiosa planteada en este texto), ni por preferencias o por intereses. La ética consiste, pues, en que yo mismo trazo mi obligación.

Hay derechos humanos fundamentales que nacen de esa dignidad intrínseca a los seres racionales, las conciencias. No son disponibles y no pueden cederse. Ni yo mismo podría quitar mis derechos. De ahí el rechazo al miedo a la libertad o a la imposición de otros que podemos ver claramente en el texto que nos ocupa. Es el imperativo categórico, que tiene dos formulaciones en Kant. Primero, haz de tu conducta un modelo de comportamiento universal. Segundo, trata a los demás como fines en si mismo. Y a ti. Es decir, que un ser racional no sea nunca un instrumento para tu acción. Para tus fines.

En definitiva, la ética kantiana, como u su planteamiento político, contenidos en el texto, lo es de la libertad, conciencia y autonomía.

Epistemología.

No quiero concluir esta pregunta sin hacer una breve mención a la epistemología kantiana, cuyas propuestas basan todo el planteamiento que he explicado previamente. Están como fundamento de los temas del texto. Los juicios más importantes, nos dice, de la ciencia no pueden ser ni analíticos ni sintéticos a posteriori sino sintéticos a priori. Sintéticos por añadir contenido, a priori por ser universales y necesarios y el conocimiento de su verdad no provenir de la experiencia. Ahora bien, Kant creyó que los errores provenían de una «extralimitación» de la Razón: no respetar sus propios límites y pretender alcanzar un conocimiento más allá de toda experiencia (uso dogmático de la razón que da lugar a la filosofía dogmática).

Conclusión.

En conclusión, el texto plantea el problema de los derechos y libertades, así como las cuestiones de la racionalidad y la autonomía, y la necesidad de que la conciencia sea libre y la sociedad progrese a partir de este hecho. La educación será, pues, central: una enseñanza en libertad. He tratado de exponer que estas ideas proceden y concluyen en todos y cada uno de los temas fundamentales de la filosofía kantiana. Una filosofía que defiende el ámbito de la libertad de una conciencia racional. Por lo tanto, este autor quiere dar fundamento a derechos y libertades inalienables.

 

5. Respuesta final a la pregunta.

(Uno las ideas de forma razonada. Limo algunas consideraciones. Añado alguna cuestión que me suscita mi propia respuesta).

Es preciso recordar que este texto se enmarca dentro de las preguntas fundamentales esbozadas por Kant como objetivo de la filosofía. Kant constituye una filosofía crítica, centrada en comprender la posibilidad y los límites de la razón, en sus aspectos teórico y práctico. En consecuencia, dentro de su estudio de esa razón, centro del texto planteado en este examen y principio que nos configura como personas, primero quiere establecer los principios y límites del conocimiento científico. Necesario para responder a la pregunta “¿qué puedo conocer?”. Segundo, pretende justificar los principios racionales de la acción y las condiciones de la libertad, para responder a “¿qué debo hacer?”. Tercero, desea plantear el destino último del hombre con la cuestión “¿qué me cabe esperar?”.

El estudio y propuesta de la Ilustración como movimiento de liberación racional de toda y cada una de las personas, y el colectivo de ellas, que nos esboza este texto, ha de ser comprendido dentro de la influencia de Rousseau en Kant. Debido a este impacto intelectual, el autor de este texto reconoce como tema central la existencia de una subjetividad basada en la conciencia. El rechazo al miedo o la pereza de la libertad, la propuesta de la autonomía racional, la defensa de una sociedad que admita y promueva las libertades de pensamiento y expresión, todo ello se puede comprender a partir de la convicción en la autonomía, en la independencia de la moralidad frente a las leyes que rigen el mundo objetivo. Si el sujeto racional es el ámbito de la libertad, la sociedad debe promover esa condición.

Para comprender este texto, por fin, necesitamos algunas ideas básicas de la ética kantiana, como propuesta de libertad y autonomía. Responder a la pregunta acerca de qué deba hacer depende, para Kant, de la libertad y la racionalidad. La razón que no puede estar afectada por otros (heteronomía, como en el caso de la doctrina religiosa planteada en este texto), ni por preferencias o por intereses. La ética consiste, pues, en que yo mismo trazo mi obligación. Por cierto que fundamenta la idea de Dios como postulado de esta razón práctica: si quienes actúan éticamente son más infelices como consecuencia, debería haber un Dios que premiase a quienes así actúan. Esto es lo más que Kant se va a aproximar a un planteamiento religioso, muy alejado, pues, de esa religión doctrinal del texto.

Hay derechos humanos fundamentales que nacen de esa dignidad intrínseca a los seres racionales, las conciencias. No son disponibles y no pueden cederse. Ni yo mismo podría quitar mis derechos. De ahí el rechazo al miedo a la libertad o a la imposición de otros que podemos ver claramente en el texto que nos ocupa. Es el imperativo categórico, que tiene dos formulaciones en Kant. Primero, haz de tu conducta un modelo de comportamiento universal. Segundo, trata a los demás como fines en si mismo. Y a ti. Es decir, que un ser racional no sea nunca un instrumento para tu acción. Para tus fines.

En definitiva, la ética kantiana, como u su planteamiento político, contenidos en el texto, lo es de la libertad, conciencia y autonomía.

No quiero concluir esta pregunta sin hacer una breve mención a la epistemología kantiana, cuyas propuestas basan todo el planteamiento que he explicado previamente. Están como fundamento de los temas del texto. Los juicios más importantes, nos dice, de la ciencia no pueden ser ni analíticos ni sintéticos a posteriori sino sintéticos a priori. Sintéticos por añadir contenido, a priori por ser universales y necesarios y el conocimiento de su verdad no provenir de la experiencia. Ahora bien, Kant creyó que los errores provenían de una extralimitación de la razón: no respetar sus propios límites y pretender alcanzar un conocimiento más allá de toda experiencia.

En conclusión, el texto plantea el problema de los derechos y libertades, así como las cuestiones de la racionalidad y la autonomía, y la necesidad de que la conciencia sea libre y la sociedad progrese a partir de este hecho. La educación será, pues, central: una enseñanza en libertad. He tratado de exponer que estas ideas proceden y concluyen en todos y cada uno de los temas fundamentales de la filosofía kantiana. Una filosofía que defiende el ámbito de la libertad de una conciencia racional. Por lo tanto, este autor quiere dar fundamento a derechos y libertades inalienables.

Kant. Examen de Acceso. Pregunta 2 resuelta.

Ignacio Escañuela Romana. 24/03/2020.

Pregunta 2 examen de Acceso a la Universidad solucionado.

Texto:

“He colocado el epicentro de la Ilustración, o sea, el abandono por parte del hombre de aquella minoría de edad respecto de la cual es culpable él mismo, en cuestiones religiosas, porque nuestros mandatarios no suelen tener interés alguno en oficiar como tutores de sus súbditos en lo que ataña a las artes y a las ciencias; y porque además aquella minoría de edad es asimismo la más nociva e infame de todas ellas. Pero el modo de pensar de un jefe de Estado que favorece esta primera Ilustración va todavía más lejos y se da cuenta de que, incluso con respecto a su legislación, tampoco entraña peligro alguno el consentir a sus súbditos que hagan un uso público de su propia razón y expongan públicamente al mundo sus pensamientos sobre una mejor concepción de dicha legislación, aun cuando critiquen con toda franqueza la que ya ha sido promulgada; esto es algo de lo cual poseemos un magnífico ejemplo, por cuanto ningún monarca ha precedido a ese al que nosotros honramos aquí“

Kant, I.: Contestación a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?

Pregunta 2: Identifique y explique las ideas contenidas en el texto.

Resuelvo la pregunta 2 en tres pasos: primero, localizo ideas y las ordeno; segundo, aclaro las ideas y lo que quiero decir; tercero, uno razonadamente para contestar. 

Primero. Localizo las ideas y afirmaciones presentes:

  • Ilustración
  • Minoría de edad
  • Culpabilidad por la minoría de edad
  • La Ilustración es abandonar la minoría de edad
  • Tres ámbitos de abandono de la minoría de edad están en el texto, en relación la Ilustración, pero también en general (Cambio un poco el orden de exposición)
  • Ciencia y arte: al Estado no le importa que las personas lo consigan
  • Religión: es el centro de la cuestión. Por exclusión: Kant afirma que el Estado favorece la minoría de edad en religión (ya que dice que al Estado no le importa que se abandone en ciencia y artes).
  • Legislación (política): permitir el uso libre de la razón y la libertad de expresión.
  • Ideas necesariamente a añadir, mencionadas en el texto y que precisan explicación: racionalidad, razón pública frente a razón privada.

Segundo. ¿Qué voy a decir de cada cuestión sin salirme de identificación y explicación?:

  • Ilustración: Es movimiento cultura e histórico del siglo XVIII, descrito en la pregunta anterior, y que Kant analiza como la emergencia del hombre de su propia inmadurez.
  • Minoría de edad o inmadurez: Es la situación en que se encuentra la persona cuando no utiliza su propia razón para alcanzar sus propias conclusiones y decidir por sí misma su vida. En Kant, la causa es la falta de valor, el miedo a la libertad, a la posibilidad de equivocarse.
  • Sapere aude: Atrévete a saber.
  • Autonomía frente a heteronomía. Kant defiende que debemos ser autónomos, crear nuestra propia norma, como seres racionales. Frente a la situación histórica y humana de heteronomía que describe: Que otros decidan por mí.
  • Kant defiende, por lo tanto, la razón, como la fuerza que nos hace libres. Uso público de la razón: El que hacemos como seres racionales, todos en la misma esfera, en igualdad. Uso privado de la razón: El empleado público o quien forma parte de una organización religiosa o privada no puede, en uso de sus funciones, más que cumplir con las obligaciones del cargo. Luego debe circunscribir sus opiniones a tales deberes mientras está en tal cargo. Es decir, una persona que trabaje para el Estado debe limitar su libertad de expresión a los límites del cargo, mientras trabaja en él, pero puede tener libertad completa como ciudadano, fuera del cargo.
  • En ciencia y en creación artística, la Ilustración, afirma Kant, habría avanzado. Porque al Estado no le preocupa dicha autonomía y la consecuente libertad de expresión.
  • En lo que claramente se centra el texto es en los problemas de la religión y la legislación. Este autor está defendiendo que la misma autonomía y libertades deben ser permitidas por el Estado en referencia a la religión y al sistema político y jurídico. Que es algo positivo socialmente y así debe entenderlo el poder político. Es particularmente claro en la necesidad de que el pensamiento libre supere los límites doctrinales de la religión como creencia.
  • Finalmente, este fragmento, al igual que el texto sobre la Ilustración al que pertenece, es una defensa de la libertad de pensamiento y de la libertad de expresión. Frente al miedo a la libertad de muchas personas, en general, y a las reticencias de los Estados de la época, o de cualquier momento. Identifica Ilustración como movimiento histórico, con esta defensa.

Tercero. Uno las ideas de forma razonada. Redacto.

Solución a la pregunta 2:

Kant plantea en este texto el problema histórico, y filosófico, de la Ilustración como movimiento cultural, con amplias consecuencias en el pensamiento y la política del siglo XVIII. He descrito en la pregunta anterior, de forma sucinta, al movimiento ilustrado, que Kant analiza como el proceso de la superación del hombre de su propia inmadurez.

Es preciso aclarar esta idea, contenida en el texto, de la minoría de edad o inmadurez: es la situación en que se encuentra la persona cuando no utiliza su propia razón para alcanzar sus propias conclusiones y decidir por sí misma su vida. En Kant, la causa es la falta de valor, el miedo a la libertad, a la posibilidad de equivocarse. No logramos nuestra autonomía porque es más cómodo que otros decidan por mí. De esta manera, este autor está planteado los conceptos de autonomía frente a heteronomía. Kant defiende que debemos ser autónomos, crear nuestra propia norma, como seres racionales. Frente a la situación histórica y humana de heteronomía que describe: Que otros decidan por mí. Es el famoso lema kantiano del “sapere aude”: atrévete a saber, que se manifiesta a lo largo de todo el texto de este examen como la propuesta de las libertades de pensamiento y expresión.

Kant defiende, por lo tanto, la razón, como la fuerza que nos hace libres. Asimismo, distingue entre lo que denomina usos privado y público de la racionalidad, distinción que nos aparece en este texto. El uso público de la razón es el que hacemos como seres racionales, todos en la misma esfera, en igualdad. Mientras que el uso privado es el que corresponde a quien sea empleado público o quien forme parte de una organización religiosa o privada, quien está obligado, por ello, a cumplir con las obligaciones del cargo. Luego debe circunscribir sus opiniones a tales deberes mientras está en funciones. Es decir, una persona que trabaje para el Estado debe limitar su libertad de expresión a los límites del cargo, mientras trabaja, pero debe tener libertad como ciudadano, fuera del cargo.

Finalmente, Kant discute en el texto los ámbitos de la libertad de expresión. En ciencia y en creación artística, la Ilustración, afirma Kant, habría avanzado. Porque al Estado no le preocupa dicha autonomía y la consecuente libertad de expresión. Pero en lo que claramente se centra el texto es en los problemas de la religión y la legislación. Este autor está defendiendo que la misma autonomía y esas libertades deben ser permitidas por el Estado en relación con la religión y el sistema político y jurídico. Es algo positivo socialmente y así debe entenderlo el poder político. Es particularmente claro en la necesidad de que el pensamiento libre supere los límites doctrinales de la religión como creencia.

Finalmente, para concluir, este fragmento de Kant, al igual que el texto sobre la Ilustración al que pertenece, es una defensa de las libertades de pensamiento y de expresión. Frente al miedo a la libertad de muchas personas, en general, y frente a las reticencias de los Estados de la época, o de cualquier momento. Identifica Ilustración como el progreso individual y social basado en la racionalidad y la libertad.

Comparación: Tomás de Aquino, Kant y Rawls. Propuesta para la Prueba Acceso Universidad.

Ignacio Escañuela Romana.

A continuación introduzco una posible respuesta a la pregunta de la prueba de Acceso que nos pide relacionar al autor del texto (Tomás o Kant) con algún autor contemporáneo (en este caso, Rawls). Considero posible e interesante comparar a esos dos autores con esta posición contemporánea. Enriqueciendo el debate. Primero doy una comparación a tres bandas. Después saco lo que podrían ser comparaciones dos a dos. como posible respuesta.

1.

Es interesante comparar a autores tan alejados en el tiempo como Tomás de Aquino (siglo XIII), Kant (XVIII) y Rawls (XX), en torno a la idea de justicia. Es preciso recordar que, según el profesor Sandel, autor de referencia actual, la idea de justicia, que implica una concepción ética de base necesariamente, se ha definido de tres modos distintos en la historia de la filosofía. Tomás participa de una concepción meritocrática: ser justo es practicar la virtud. Por lo tanto, consiste en premiar los comportamientos socialmente positivos y castigar los perjudiciales. Teoría adquirida de Aristóteles. Tales conductas virtuosas se relacionarían con la ley natural, que responde a aquello que nuestra naturaleza recoge (naturalismo ético), especialmente la racionalidad aplicada al control de impulsos naturales. Kant y Rawls, por el contrario, participarían de una concepción «libertaria» que da énfasis a los derechos y libertades y la idea de dignidad de un ser racional. Ninguno de estos tres pensadores apoyaría, pues, la definición utilitaria de justicia que la hace depender de lograr el objetivo de la máxima felicidad o satisfacción posible en la mayor parte de las personas posible (Bentham, Stuart Mill). Los tres rechazan, por lo tanto, una consideración de la mayoría como criterio de justicia.

A partir de esta base, las diferencias y similitudes se extienden dando base a respuestas diferentes a los problemas éticos que puedan ir planteándose. En los tres es común la idea de racionalidad como fuente fundamental de las obligaciones éticas y la justicia social. Tomás la considera como un hecho constitutivo de la naturaleza humana del que emanan todas las obligaciones personales y sociales. La sociedad debería establecer un sistema que estimulase que las personas fuesen racionales y trabajasen por fines que beneficiarán a esa sociedad. Finalmente, la ley natural o justa deberá dar a cada uno lo que merece: deberá repartir beneficios e incentivos, así como sanciones, en función de si se practica esa virtud o todo lo contrario.

Por su parte, Rawls y Kant no acuden a ese argumento de naturalismo ético, de defensa de que lo que somos es lo que debemos de ser; Kant, más bien, apoya que todo ser racional actuaría según su razón, de forma autónoma. En consecuencia, su característica fundamental sería la libertad, lo que en Rawls, a partir de su tradición liberal, es la afirmación de que todas las personas son dueñas de sí mismas y nada, ni nadie, tiene derecho a fijar heterónomamente sus decisiones.

Sin libertad, dirían Rawls y Kant, no hay ética ni justicia posibles. Una vez utilizamos la razón autónomamente, afirma Kant, ésta concluye que los fines de la acción ética no pueden ser el interés (imperativo hipotético): no admite como fines la satisfacción o la felicidad aristotélica, que se impondrían a la libertad humana y, además, son cuestiones empíricas, subjetivas y cambiantes. De ahí que sobre la base de la autonomía personal, del atrévete a pensar por ti mismo y rechaza autoridades y tradiciones, Kant afirmará que el deber o imperativo categórico puede tener como desarrollo dos planteamientos fundamentales: haz de tu conducta norma de comportamientos universal (por lo que no mentir sí es obligación, pero mentir no, pues llevaría a que nadie hablase y nadie pudiera mentir) y trata a los demás como fines en sí mismos. Luego, por ejemplo, legalizar la prostitución es rechazado porque implica utilizar a la otra persona como medio para un disfrute. No yo podría prostituirme porque haría de mi mismo un instrumento para el disfrute de otro. Lo que Tomás hubiese atacada por ir contra natura, Y, en el caso de Rawls, sería asimismo rechazado por ir contra las condicioens básicas de un pacto equitativo en derechos de los individuos.

Por último, Rawls no parte de la naturaleza a la manera tomista, ni de la razón personal de la forma kantiana, sino de un pacto social originario en el que las personas fuesen racionales, razonables y un velo de ignorancia les impidiese conocer si serán personas aventajadas socialmente o no. Nótese que Kant no habla de interacción social, pero Rawls sí. A partir del pacto social originario, Rawls concluye que la «ley natural» o norma justa o equitativa sería la siguiente. Primero, que las personas tengan los máximos derechos y libertades, sin que la sociedad pudiera quitarlos. Segundo, que las desigualdades conserven los necesarios incentivos para los más trabajadores y competentes, pero que sean lo más pequeñas posibles para que todos los miembros de la sociedad, tras el mencionado velo, pacten ese sistema social.

En conclusión, el principio básico de organización sería en los tres autores la racionalidad. Pero ésta se configura como naturaleza ahistórica en Tomás, como facultad de la libertad autónoma y personal del individuo en Kant, y como fundamento de un eventual e imaginado pacto social equitativo en Rawls. Kant afirmaría que la naturaleza, lo que somos, y el pacto social, son ambos irrelevantes para un ser racional y autónomo, que debe fijar por sí mismo, y sin interés, sus derechos y deberes. Rawls diría que ese pacto social es preciso para fundar la idea de justicia en una sociedad que implica necesariamente interacción. Estos dos autores sí concluyen que los derechos y libertades, como inalienables, son la piedra angular de la existencia humana.

2. Tomás versus Rawls.

Es interesante comparar a autores tan alejados en el tiempo como Tomás de Aquino (siglo XIII), y y Rawls (XX), en torno a la idea de justicia. Es preciso recordar que, según el profesor Sandel, autor de referencia actual, la idea de justicia, que implica una concepción ética de base necesariamente, se ha definido de tres modos distintos en la historia de la filosofía. Tomás participa de una concepción meritocrática: ser justo es practicar la virtud. Por lo tanto, consiste en premiar los comportamientos socialmente positivos y castigar los perjudiciales. Teoría adquirida de Aristóteles. Tales conductas virtuosas se relacionarían con la ley natural, que responde a aquello que nuestra naturaleza recoge (naturalismo ético), especialmente la racionalidad aplicada al control de impulsos naturales. Kant y Rawls, por el contrario, participarían de una concepción «libertaria» que da énfasis a los derechos y libertades y la idea de dignidad de un ser racional. Ninguno de estos tres pensadores apoyaría, pues, la definición utilitaria de justicia que la hace depender de lograr el objetivo de la máxima felicidad o satisfacción posible en la mayor parte de las personas posible (Bentham, Stuart Mill). Tomás y Rawls rechazan, por lo tanto, una consideración de la mayoría como criterio de justicia.

A partir de esta base, las diferencias y similitudes se extienden dando base a respuestas diferentes a los problemas éticos que puedan ir planteándose. En los dos es común la idea de racionalidad como fuente fundamental de las obligaciones éticas y la justicia social. Tomás la considera como un hecho constitutivo de la naturaleza humana del que emanan todas las obligaciones personales y sociales. La sociedad debería establecer un sistema que estimulase que las personas fuesen racionales y trabajasen por fines que beneficiarán a esa sociedad. Finalmente, la ley natural o justa deberá dar a cada uno lo que merece: deberá repartir beneficios e incentivos, así como sanciones, en función de si se practica esa virtud o todo lo contrario.

Por su parte, Rawls no acude a ese argumento de naturalismo ético, de defensa de que lo que somos es lo que debemos de ser. Rawls, a partir de su tradición liberal, se basa en la afirmación o idea base de que todas las personas son dueñas de sí mismas y nada, ni nadie, tiene derecho a fijar heterónomamente sus decisiones.

Sin libertad, diría Rawls, no hay ética ni justicia posibles. Y ello implica el uso de la razón autónoma y la posibilidad de que diferentes personas se sienten y compartan razones para debateir sobre un acuerdo social. Luego, por ejemplo, legalizar la prostitución es rechazado por Rawls por infracción de las condiciones básicas de un pacto equitativo. El sujeto más vulnerable, con menos derechos, con peor acceso, es impulsado socialmente a ser un instrumento para el disfrute de otro. Lo que Tomás hubiese atacada por ir contra natura, Y, en el caso de Rawls, sería asimismo rechazado por ir contra las condiciones básicas de un pacto equitativo en derechos de los individuos.

Por último, Rawls no parte de la naturaleza a la manera tomista, ni de la razón personal de la forma kantiana, sino de un pacto social originario en el que las personas fuesen racionales, razonables y un velo de ignorancia les impidiese conocer si serán personas aventajadas socialmente o no. A partir del pacto social originario, Rawls concluye que la «ley natural» o norma justa o equitativa sería la siguiente. Primero, que las personas tengan los máximos derechos y libertades, sin que la sociedad pudiera quitarlos. Segundo, que las desigualdades conserven los necesarios incentivos para los más trabajadores y competentes, pero que sean lo más pequeñas posibles para que todos los miembros de la sociedad, tras el mencionado velo, pacten ese sistema social.

En conclusión, el principio básico de organización sería en los dos autores, y en otro clave como Kant, la racionalidad. Pero ésta se configura como naturaleza ahistórica en Tomás, como facultad de la libertad autónoma y personal del individuo en Kant, y como fundamento de un eventual e imaginado pacto social equitativo en Rawls. Kant afirmaría que la naturaleza, lo que somos, y el pacto social, son ambos irrelevantes para un ser racional y autónomo, que debe fijar por sí mismo, y sin interés, sus derechos y deberes. Rawls diría que ese pacto social es preciso para fundar la idea de justicia en una sociedad que implica necesariamente interacción. Estos dos autores sí concluyen que los derechos y libertades, como inalienables, son la piedra angular de la existencia humana.

3. Kant versus Rawls.

Es interesante comparar a autores tan alejados en el tiempo como Kant (XVIII) y Rawls (XX), en torno a la idea de justicia. Es preciso recordar que, según el profesor Sandel, autor de referencia actual, la idea de justicia, que implica una concepción ética de base necesariamente, se ha definido de tres modos distintos en la historia de la filosofía. Tomás y Aristóteles participan de una concepción meritocrática: ser justo es practicar la virtud. Por lo tanto, consiste en premiar los comportamientos socialmente positivos y castigar los perjudiciales. Tales conductas virtuosas se relacionarían con la ley natural, que responde a aquello que nuestra naturaleza recoge (naturalismo ético), especialmente la racionalidad aplicada al control de impulsos naturales. Kant y Rawls, por el contrario, participarían de una concepción «libertaria» que da énfasis a los derechos y libertades y la idea de dignidad de un ser racional. Ninguno de estos tres pensadores apoyaría, pues, la definición utilitaria de justicia que la hace depender de lograr el objetivo de la máxima felicidad o satisfacción posible en la mayor parte de las personas posible (Bentham, Stuart Mill). 

A partir de esta base, las diferencias y similitudes se extienden dando base a respuestas diferentes a los problemas éticos que puedan ir planteándose. En los dos es común la idea de racionalidad como fuente fundamental de las obligaciones éticas y la justicia social. Kant rehaza taxativamente la concepción aristotélica o tomista de la justicia y del deber ético. la ley natural o justa no debe consistir en dar a cada uno lo que merece: repartir beneficios e incentivos, así como sanciones, en función de si se practica una supuesta virtud o todo lo contrario. Sería tanto como justificar que sea aceptable éticamente las virtudes que históricamente pueden ir variando y que la sociedad puede afirmar o negar a su antojo. El deber es indiivdual, del sujeto libre, no sometible a objetivos convenientes colectivamente.

Kant apoya que todo ser racional actuaría según su razón, de forma autónoma. En consecuencia, su característica fundamental sería la libertad, lo que en Rawls, a partir de su tradición liberal, es la afirmación de que todas las personas son dueñas de sí mismas y nada, ni nadie, tiene derecho a fijar heterónomamente sus decisiones.

Sin libertad, dirían Rawls y Kant, no hay ética ni justicia posibles. Una vez utilizamos la razón autónomamente, afirma Kant, ésta concluye que los fines de la acción ética no pueden ser el interés (imperativo hipotético): no admite como fines la satisfacción o la felicidad aristotélica, que se impondrían a la libertad humana y, además, son cuestiones empíricas, subjetivas y cambiantes. De ahí que sobre la base de la autonomía personal, del atrévete a pensar por ti mismo y rechaza autoridades y tradiciones, Kant afirmará que el deber o imperativo categórico puede tener como desarrollo dos planteamientos fundamentales: haz de tu conducta norma de comportamientos universal (por lo que no mentir sí es obligación, pero mentir no, pues llevaría a que nadie hablase y nadie pudiera mentir) y trata a los demás como fines en sí mismos. Luego, por ejemplo, legalizar la prostitución es rechazado porque implica utilizar a la otra persona como medio para un disfrute. No yo podría prostituirme porque haría de mi mismo un instrumento para el disfrute de otro. Y, en el caso de Rawls, sería asimismo rechazado por ir contra las condicioens básicas de un pacto equitativo en derechos de los individuos.

Por último, Rawls no parte de la naturaleza a la manera tomista, ni de la razón personal de la forma kantiana, sino de un pacto social originario en el que las personas fuesen racionales, razonables y un velo de ignorancia les impidiese conocer si serán personas aventajadas socialmente o no. Nótese que Kant no habla de interacción social, pero Rawls sí. A partir del pacto social originario, Rawls concluye que la «ley natural» o norma justa o equitativa sería la siguiente. Primero, que las personas tengan los máximos derechos y libertades, sin que la sociedad pudiera quitarlos. Segundo, que las desigualdades conserven los necesarios incentivos para los más trabajadores y competentes, pero que sean lo más pequeñas posibles para que todos los miembros de la sociedad, tras el mencionado velo, pacten ese sistema social.

En conclusión, el principio básico de organización sería en los dos autores la racionalidad. Pero ésta se configura como facultad de la libertad autónoma y personal del individuo en Kant, y como fundamento de un eventual e imaginado pacto social equitativo en Rawls. Kant afirmaría que la naturaleza, lo que somos, y el pacto social, son ambos irrelevantes para un ser racional y autónomo, que debe fijar por sí mismo, y sin interés, sus derechos y deberes. Rawls diría que ese pacto social es preciso para fundar la idea de justicia en una sociedad que implica necesariamente interacción. Estos dos autores sí concluyen que los derechos y libertades, como inalienables, son la piedra angular de la existencia humana. Ambos defienden, desde bases conceptuales diferentes, la existencia de una dignidad humana indisponible por nada ni por nadie.

 

Decalogo para el pensamiento libre. Russell.

Para lograr un pensamiento libre, Decálogo de Bertrand Russell:

No te sientas absolutamente seguro de nada.

No creas que vale la pena ocultar pruebas, la evidencia inevitablemente saldrá a la luz.

Nunca intentes desalentar el pensamiento, porque seguramente lo lograrás.

Cuando encuentres oposición, incluso si proviene de tu cónyuge o hijos, intenta superarla con argumentos y no por autoridad, ya que la victoria que se basa en la autoridad es irreal e ilusoria.

No sientas respeto por la autoridad de otros, ya que siempre encontrarás otras autoridades que los contradigan.

No uses el poder para suprimir opiniones que creas dañinas, ya que si lo haces las opiniones te suprimirán a ti.

No temas ser excéntrico en tus opiniones, ya que cada opinión ahora aceptada alguna vez fue excéntrica.

Disfruta más con la discrepancia inteligente que con la conformidad pasiva, pues si valoras la inteligencia como debieras, aquélla significa un acuerdo más profundo que ésta.

Sé escrupulosamente veraz, aunque la verdad sea inconveniente, ya que será aún más inconveniente si intentas ocultarla.

No sientas envidia por la felicidad de los que viven en un paraíso de necios, pues sólo un necio creería que eso es la felicidad.

 

(http://www.alvaromerino.com/el-decalogo-de-bertrand-russell/)

 

CONTEXTO HISTÓRICO TOMÁS DE AQUINO

CONTEXTO HISTÓRICO TOMÁS DE AQUINO

(Fuentes señaladas en el texto)

Con la caída del Imperio Romano y la invasión de los pueblos bárbaros, la sociedad europea se sumió en una oscuridad casi total. Sólo en la Iglesia se conservó la cultura greco – romana. La conversión al cristianismo de los pueblos bárbaros y la aparición de los monasterios, son los dos hechos que determinan la mentalidad medieval como una época teocéntrica. La existencia de Dios y su Ley, iluminan y dan sentido a toda la ciencia y filosofía medieval (https://prezi.com/a2jznpxmuvcb/problemas-de-la-filosofia-medieval/).

La filosofía escolástica que empieza a enseñarse primero en los monasterios y luego en la universidad, tiene como objetivo fundamental, no buscar la verdad, sino entender la verdad ya dada por la revelación. La filosofía es un medio para extender la fe (http://selectividad.tv/S_FF_3_2_1_S_santo_tomas:_suma_de_teologica.html).

Toda la cultura medieval se desarrolla en las escuelas monacales. Según los valores de la sociedad medieval, el hijo primogénito se destina a la guerra, a ser caballero y a realizar los ideales de la caballería. El segundo se ofrecía a Dios, era oblato. Estos niños oblatos iban a la escuela monacal, aprendían a leer y a escribir, dos cosas absolutamente necesarias para la oración, que consistía en algunos momentos del día en la lectura de la Sagrada Escritura, de los Santos Padres como San Agustín e incluso de otros filósofos antiguos (http://www.selectividad.tv/S_FF_3_2_2_S_la_existencia_de_dios.html). Mientras un monje leía, los demás copiaban: gracias a este trabajo se han podido conservar muchas obras de la antigüedad. La regla de San Benito, ora et labora, transformó los campos enseñando los cultivos y la sociedad europea a través de la cultura cristiana.

Desde la muerte de San Agustín en 430, hasta el llamado Renacimiento carolingio a finales del siglo VIII, sólo destacan algunas figuras importantes, Boecio (524), ministro del rey ostrogodo Teodorico, San Isidoro de Sevilla (636).
A finales del siglo VIII y principios del IX, se produce un resurgimiento de la actividad cultural, gracias a la visión de Carlomagno, que comprendió la importancia de la cultura para la prosperidad de un pueblo, y la unión entre la autoridad suprema de Dios, y la autoridad política (http://www.selectividad.tv/S_FF_3_2_2_S_la_existencia_de_dios.html). Para ello ordenó y favoreció la creación de escuelas. En estas escuelas se fomenta la filosofía y ciencia medievales, de ahí el nombre de Filosofía escolástica. Poco a poco estas escuelas fueron desarrollándose, destacando con el transcurso del tiempo, la de York, en Inglaterra; la de Fulda en Alemania; las de París, Reims, Tours. París se convirtió en un centro importantísimo de la cultura y de la filosofía europea; ya en el siglo XI había tres escuelas. De todas ellas surge ya en el siglo XIII la Universidad de París, la Sorbona (http://www.selectividad.tv/S_FF_3_2_2_S_la_existencia_de_dios.html).

El método pedagógico – didáctico era el de la lectio y la comentatio. El profesor (al igual que el monje en el monasterio) lee las obras de los antiguos filósofos (Platón, Aristóteles, Cicerón, Séneca), y las obras de los Padres de la Iglesia (especialmente San Agustín y el Pseudo – Dionisio), y después las comenta. Cada alumno toma sus apuntes, y al final del curso comienzan a aparecer los manuales: libros que contienen los temas tratados. Así aparecen las Sumas, como la Suma Teológica de Santo Tomás. A lo largo del curso escolar, también tenían lugar las Disputatio, cuestiones problemáticas que se debatían.
En la cúspide de los estudios, estaba la Filosofía, y por último como el saber más
importante la Teología, como estudio y conocimiento de Dios. La filosofía escolástica tiene a lo largo de la Edad Media, tres períodos. El de formación que va desde el siglo IX al siglo XII. El de apogeo que abarca el siglo XIII, donde aparecen los pensadores más importantes como Santo Tomás, San Alberto Magno, San Buenaventura, y el periodo de transición a la filosofía moderna (http://www.wikillerato.org/Santo_Tomás_de_Aquino.html).

Las causas del apogeo de la filosofía escolástica se debieron en una gran parte a la ingente labor de la Escuela de Traductores de Toledo, en la España musulmana. Gracias a estas traducciones al árabe y al latín, se conocieron todas las obras de Aristóteles, que en un principio fueron acogidas con recelo. Fue mérito de Santo Tomás de Aquino, el integrarlas en la filosofía cristiana. También fueron muy importantes las universidades que divulgaron y extendieron los conocimientos (http://www.wikillerato.org/La_Escolástica._Santo_Tomás.html). El impulso de la filosofía y teología medievales lo dieron las
dos órdenes mendicantes de los dominicos y franciscanos. En su afán de vivir con plenitud la pobreza evangélica, se centraron en el estudio de la filosofía y de la teología. Destacan S. Tomás (dominico) y San Buenaventura (franciscano).
En los tres periodos de la filosofía escolástica, el tema fundamental de las discusiones disputatio, y de las Sumas, sigue siendo el tema de Dios, principalmente el problema de la fe y de la razón, de la Teología y de la Filosofía, ya que la filosofía es un medio para profundizar en la fe (http://www.wikillerato.org/La_Escolástica._Santo_Tomás.html).

En esta polémica surgen tres posturas.
1. Los dialécticos; creen que la fe debe ser analizada y demostrada por la razón, como Juan Escoto Erígena, Berengario de Tours etc.
2. los antidialécticos, sostienen que la única sabiduría es la que da la fe, y la postura anterior es mero orgullo o soberbia de la razón humana. Representantes importantes son Lanfranc de París y Pedro Damiano.
3. Una postura intermedia es la que sostiene por primera vez en el siglo XI, Gerberto de Aurillac y que continúa Santo Tomás en el siglo XIII (http://selectividad.tv/S_FF_3_2_1_S_santo_tomas:_suma_de_teologica.html). Fe y razón son distintas, son dos caminos que confluyen a un mismo mar de la Verdad. Ambas proceden de Dios, por tanto si la razón funciona bien, no puede llegar a conclusiones opuestas a las de la fe. La Filosofía y la Teología son saberes distintos que se complementan. La Filosofía alcanza algunas verdades de la fe,
como la existencia de Dios y la inmortalidad del alma. La Teología, amplía nuestro conocimiento de Dios a través de la Revelación, por ejemplo Dios es Trinidad. En resumen la Filosofía ayuda a la Teología demostrando algunas de las verdades reveladas, preámbulos de la fe*, y viendo la racionalidad de otros misterios de fe, como la Trinidad. Estas verdades no son irracionales sino suprarracionales. Por su parte, la Teología ayuda a la Filosofía, aportando nuevos conceptos filosóficos, como el de creación del mundo o el de la
dignidad de la persona humana en el orden moral (http://selectividad.tv/S_FF_3_2_1_S_santo_tomas:_suma_de_teologica.html).

Por último, el siglo XIII representa el momento de mayor florecimiento de la Europa medieval, siendo Francia el centro político y cultural. La economía goza de una estabilidad impulsada por un comercio floreciente: la estabilidad de la moneda, el aumento de circulación de metales preciosos y la consolidación de los gremios artesanales. Socialmente, esto provoca el enriquecimiento de muchos campesinos y burgueses comerciantes, a la par que buena parte de la vieja nobleza empieza a empobrecerse (http://www.juntadeandalucia.es/averroes/centros-tic/41000880/helvia/sitio/upload/TEMA_6_TOMAS_DE_AQUINO_resumido.pdf). Las ciudades tienen un gran desarrollo. Políticamente, se comienzan a esbozar los Estados de la Europa moderna. El poder del papado alcanza su máxima cota con la Bula Unam Sanctam de Bonifacio VIII, que proclama la supremacía universal del Papa; sin embargo, ya empiezan a surgir los primeros brotes de secularización que cristalizarán en el s. XIV. Culturalmente, el s. XIII destaca por la aparición y auge de las Universidades, surgidas a partir de la evolución de las escuelas catedralicias. Destacan las de París, Oxford, Bolonia, Salamanca, etc. Lo novedoso es el redescubrimiento, aunque con prevención por parte de muchos, de la física y metafísica aristotélica, vértebra fundamental de la síntesis tomista, aunque también mantenga relaciones con la doctrina platónica y neoplatónica (http://selectividad.tv/S_FF_3_2_1_S_santo_tomas:_suma_de_teologica.html).

El «PIN» parental: el debate.

Ignacio Escañuela Romana.

Fuente utilizada:

http://www.rtve.es/noticias/20200123/pin-parental-quiere-vox-colegios-implica-para-ninos-lgtb/1995665.shtml

¿Qué es el «pin parental»?. En principio es una solicitud a los padres/madres o tutores legales desde los directores/as de centros educativos: donde los primeros  tendrían la posibilidad de dar su autorización expresa para que sus hijos/as menores de edad participen en actividades del siguiente perfil. Materia, charla, taller o actividad que afectase a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que pudieran resultar intrusivas para la conciencia y la intimidad de los menores.

El Gobierno de España ha enviado un requerimiento a Murcia (quien ha dispuesto esta medida) para que retirase la medida y ha anunciado que la recurrirá.

Ministra de Educación: «No hablamos de actividades voluntarias (…) sino de actividades complementarias que configuran un currículum básico» que son «de obligado cumplimiento». Es decir, una actividad extraescolar necesita de consentimiento paternal, pero si está en el horario lectivo, siendo curriculares, no. Serían obligatorias y evaluables.

El artículo 27 de la Constitución: «la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales».

Veamos un caso de otro país.

Fuente: https://statutes.capitol.texas.gov/Docs/ED/htm/ED.26.htm

«Sec. 26.010. EXEMPTION FROM INSTRUCTION. (a) A parent is entitled to remove the parent’s child temporarily from a class or other school activity that conflicts with the parent’s religious or moral beliefs if the parent presents or delivers to the teacher of the parent’s child a written statement authorizing the removal of the child from the class or other school activity. A parent is not entitled to remove the parent’s child from a class or other school activity to avoid a test or to prevent the child from taking a subject for an entire semester.

(b) This section does not exempt a child from satisfying grade level or graduation requirements in a manner acceptable to the school district and the agency».

 

En consecuencia:

¿Qué derechos/ obligaciones están implicados en este tema?: ¿Derechos del menor?, ¿derechos de los padres?, ¿poderes del Estado?.

¿Estás a favor o en contra de este derecho de los padres/ madres?. Razona la respuesta.

Debate filosofía política.

Abro un debate sobre filosofía política. Si quieres participar, contesta a estas tres preguntas (deja tu comentario y lo voy publicando):

  1. ¿Cómo describirías una sociedad justa?. ¿Cuál es el criterio de justicia que estás aplicando?. ¿Por qué crees que es válido?.
  2. ¿Qué diferencias hay con la sociedad que conoces?. Es decir, ¿en qué piensas que esta sociedad no es justa?.
  3. ¿Cómo podría realizarse esa sociedad justa?. Es decir, ¿cómo piensas que se podría llegar a esa situación más justa?