Inteligencia artificial e interpretación de emociones.

Ignacio Escañuela Romana

Mark Purdy, John Zealley y Omaro Maseli realizan una interesante estudio acerca del modo como la inteligencia artificial interpreta las emociones humanas:

https://hbr.org/2019/11/the-risks-of-using-ai-to-interpret-human-emotions

Antes de entrar en él, hay que comprender el problema fundamental. Los ordenadores son binarios, utilizan como únicos valores de verdad verdad y falsedad, 1 y 0. Las personas cuando hacen ciencia y filosofía tienden a ser binarios en los resultados, pero no en los procedimientos. Ni lo son, sobre todo, en la vida y la toma de decisiones diarias. Mucho menos en las emociones. A menudo pensamos que algo es probablemente verdadero, verosímil, plausible, creemos en ello o no pero sin un valor de verdad seguro. Somos polivalentes.

¿Puede un ordenador «conocer» cómo funciona una persona polivalente?. ¿Podríamos ir a un ordenador en vez de un psicólogo para que nos explique nuestras propias emociones?. ¿Podemos poner ordenadores en tareas de seguridad: para detectar personas que tienen tal o cual emoción?.

El estudio de estos autores es muy interesante. Pongo sólo un ejemplo:

«Take smiles, for example. One study showed that of the 19 different types of smile, only six happen when people are having a good time. We also smile when we are in pain, embarrassed, and uncomfortable — distinctions that can only be drawn with context».

¡Léelo y reflexiona!

 

Prostitución: ¿Legalización o no?. Problema ético.

Ignacio Escañuela Romana.

Veamos varias opiniones y fuentes:

Primera fuente:

«El Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños (también conocido como el Protocolo contra la trata de personas) es un protocolo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional»: «En la definición que da el Protocolo contra la trata de personas aparecen tres elementos importantes.
Una Acción: captar, transportar, trasladar, acoger o recibir personas Unos Medios: recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra. Con una finalidad: la explotación. La explotación puede incluir, como mínimo, la
explotación de la prostitución de otros u otra forma de explotación sexual, trabajo forzado o servicios, esclavitud, o prácticas similares a la esclavitud, servidumbre o remoción de órganos».

«Nuestro planteamiento, que parte de nuestra experiencia de trabajo, es coincidente con el informe que, el 27 de septiembre de 2013, GRETA (Grupo de Expertos en lucha contra la Trata de seres humanos del Consejo de Europa) presentó sobre España bajo el nombre “Report concerning the implementation of the Council of Europe Convention on Action against Trafficking in Human Beings by Spain”. Trata de seres humanos y prostitución no son lo mismo, aunque mantengan una relación. La prostitución es una actividad no delictiva, mientras que la trata y el tráfico constituyen delitos»

«Las alternativas legales al ejercicio, dada la diversidad de planteamientos (incluso entre las propias mujeres que, en definitiva, son las más afectadas) no pueden pasar por una única medida legal, sea esta abolicionista o de reglamentación. Cualquiera de estas medidas siempre dejaría al margen a un sector importante de las mujeres que la ejercen, con lo cual entraría en cuestionamiento una justicia que ha de ser siempre universalizable…»

Click to access eticaenclavecotidiana3.pdf

Segunda fuente:

«El método por el que se generan estas deudas esclavizadoras es el siguiente: en sus países de origen, las víctimas de la trata, conocen a una persona que se ofrece a traerlas a España para trabajar; les prometen un futuro mejor, les dicen que tienen contactos, que les ayudarán a encontrar empleo y se ofrecen incluso para adelantarles el dinero del viaje y demás gastos.

Increíblemente …. las personas que se ofrecen como mediadoras en muchísimas ocasiones son miembros de su propia familia por lo que la confían en sus promesas. Cuando llegan a España alguien las recoge para darles ese alojamiento y trabajo tan deseados pero las encierran en clubs y pisos donde las obligan a pagar con sus cuerpos las deudas contraídas sin saberlo.

Una vez allí, sus obligaciones económicas son casi imposibles de saldar…».

https://www.larazon.es/familia/por-que-no-deberiamos-legalizar-la-prostitucion-BD20453398/

Tercera fuente:

«El modelo prohibicionista es Suecia. El país escandinavo hace años que prohibió la práctica a través de un sistema que penaliza, con fuertes multas y también, en ciertos casos, con la cárcel, a los clientes. ¿Cuáles han sido los resultados? Pues no está muy claro. Depende de con quien hable cada uno, puede llegar a conclusiones muy diferentes. Los defensores de la medida aseguran que ha reducido la demanda; algo lógico, porque una medida así dispara los costes de la actividad: no sólo los costes monetarios, sino también el resto.

Enfrente, los críticos aseguran que, tras unos primeros años en los que sí descendió el número de prostitutas en las calles, ya ha vuelto a los niveles previos a la prohibición (en ocasiones, apunta aquí The Economist, enmascarado como «casas de masajes», que proliferan en algunas ciudades). El punto de partida es que siempre habrá mercado para una actividad que ha existido incluso en las sociedades que con más dureza la han perseguido, por lo que merece la pena aceptarlo. Si no, lo que se consigue es la marginalización de las prostitutas … «

«Y si se legaliza, cómo hacerlo. Porque también sobre esto hay controversias. En Holanda, el modelo ha funcionado, más o menos, con una mezcla de legalización en casas y burdeles pero prohibición en las calles. Los críticos aseguran que no se han reducido (incluso han aumentado) las denuncias por trata o actividades delictivas relacionadas con la prostitución. Los defensores aseguran que las chicas están más protegidas y tienen derechos laborales como autónomos».

https://www.libremercado.com/2019-10-13/prostitucion-legalizar-prohibir-claves-1276646189/

Cuarta fuente:

«La socióloga estadounidense Kathleen Barry, quien, no obstante, es una de las autoras y militantes más conocidas de la corriente abolicionista y en su trabajo se ocupa de puntualizar las diferencias. En su libro de 1979 Esclavitud sexual de la mujer, asimila la prostitución a una forma de esclavitud y la define de este modo: «La prostitución es a la vez un síntoma de un orden social injusto y una institución que explota económicamente a las mujeres». Pero rechaza que el poder económico sea la variable causal, ya que quedan sin identificar ni impugnar las dimensiones sexuales del poder11. En un segundo libro, publicado en 1995, renombra la prostitución como «industria del sexo» para dar cuenta del proceso por el cual el sexo se constituye «en lo que no era: una mercancía. (…) La prostitución es la forma más extrema y cristalizada de la explotación sexual, condición política y base de la subordinación de las mujeres». Asimismo, incluye la participación de diversas industrias relacionadas: cadenas hoteleras internacionales, aerolíneas, bares, sex clubs, locales de masajes, burdeles, etc»

«Pateman rechaza comparar la prostitución con un trabajo como cualquiera,  … Pateman hace referencia a Immanuel Kant, para quien la prostitución es convertirse uno mismo en propiedad. En palabras de Kant, «[nadie] es propiedad de sí mismo (…) de ser propiedad de sí mismo, sería entonces una cosa. Al ser una persona no es una cosa sobre la que se pueda tener propiedad alguna. No es posible ser al mismo tiempo cosa y persona, propiedad y propietario».

Contrariamente, y justificando el contrato comercial, Juliano considera que las mujeres prostituidas viven «en situación de especial desventaja y suelen padecer de un déficit de medidas de protección legal e institucional», lo que aumenta su vulnerabilidad y las deja indefensas frente a la arbitrariedad institucional. «

https://nuso.org/articulo/la-prostitucion-debates-politicos-y-eticos/

 

Abramos el debate. Establece una posición con fundamentos éticos. Acude a fuentes filosóficas. Sé capaz de mantener una posición fundada y crítica.