Resiliencia y discapacidad visual

lista de cuidados o checklist para evaluar que claves de vida saludable estás trabajando y cuales no. 

La mayoría de las habilidades que el ser humano posee, los conocimientos que ha adquirido y las actividades que desarrolla las ha aprendido o las ejecuta basándose en la información visual que llega a nosotros de una forma muy rápida y globalizada.

El impacto de una pérdida grave en esta función se traduce en severas limitaciones a la hora de realizar las actividades básicas de la vida diaria por lo que, las personas con ceguera o discapacidad visual van a presentar a lo largo de su vida diferentes necesidades educativas especiales derivadas de la dificultad de acceder a la información a través del sentido de la vista.

A veces, tomar conciencia de la discapacidad visual es un proceso que requiere tiempo, en el que pueden asaltar sentimientos de pérdida, negación, baja autoestima que puede llevar al distanciamiento de las personas que nos quieren y nos ayudan y que, puede afectar negativamente a nivel personal, escolar y social.

Por ello, es imprescindible llevar a cabo un trabajo multidisciplinar para afrontar esta situación de incertidumbre  y aportar apoyo, respuestas y soluciones para modificar esas emociones, actitudes y comportamientos negativos con el objetivo de ajustarnos a la realidad y afrontar la situación de una manera eficaz.

Debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Comprensión: Es importante conocer las principales características de la discapacidad visual, el diagnóstico, la causa, su evolución, cuidados y los recursos con los que contamos. Esto ayudará a la persona a comprender sus necesidades, a expresarlas con naturalidad, buscar alternativas y hablar de ello.
  2. Reconocimiento: Reconocer que la discapacidad visual implica una situación específica, ser realistas, conocer las repercusiones funcionales, las tareas que puede resolver con facilidad o las dificultades que puede encontrar, conocer qué recursos ópticos y no ópticos son útiles.
  3. Aceptación: Supone una actitud que va más allá del reconocimiento, implica admitir la nueva situación con una conformidad activa o conformidad entendida como reto,  dirigida a orientar los comportamientos hacia acciones adaptativas y positivas.

Es por ello, por lo que recomendamos unas claves que una vez formen parte de la rutina y se conviertan en hábitos pueden mejorar la calidad de vida de nuestro alumnado y de sus familias:

  1. Desarrolla el autocontrol: la mejor manera de afrontar la situación es a través de un enfoque sensato y de resolución de problemas. Podemos aprender a eliminar los pensamientos y emociones negativas, céntrate en tener un pensamiento positivo y aceptar que el cambio es parte de la vida, vuelve  a imaginar sueños y a redefinir tus objetivos.
  2. Ejercita tu motivación: Mantén un adecuado nivel de actividad y disposición al aprendizaje de nuevas habilidades y empléalas con naturalidad en el contexto social. Ten iniciativas que aumentarán tu autonomía en determinadas actividades de la vida diaria. Participa en actividades que disfrutes y encuentres relajantes.
  3. Adopta una actitud flexible y paciente: las fluctuaciones visuales varían de un día a otro, de una situación a otra y habrá días que consigas resultados más satisfactorios que otros. Las personas con baja visión se cansan con más facilidad a causa de la energía extra que deben emplear en interpretar lo que ve.
  4. Sé asertivo: Promueve un autocuidado personal, somos lo más importante,  por lo que es fundamental expresar necesidades, preferencias, emociones, sentimientos, etc. Controla y expresa con naturalidad lo que te ocurre, solicitando, cuando sea necesario, ayuda física y/o apoyo emocional. ¡Debes actuar!
  5. Desarrolla tu independencia: No a la sobreprotección, cada niño/a es capaz de hacer las cosas como los demás, sólo hay que enseñarle cómo. La sobreprotección crea dependencia, limita las actividades motrices y exploratorias y retrasa el desarrollo de muchas habilidades. Ten una actitud normalizadora evitando conductas de sobreprotección o de tipo paternalista que llevan a considerar a estos alumnos y alumnas  como más infantiles o carentes de opinión, decisión o preferencias.
  6. Conoce tu entorno: Enseña a desplazarse por el entorno con seguridad, autonomía y eficacia. Cuanto más use la visión, más aprenderá a ver y se desarrollará el proceso cognitivo-perceptivo. Propicia el orden en tu entorno.
  7. Cultiva tu autonomía: Es importante que aprendas a hacer las cosas por tí mismo: lavarse las manos, quitarse las zapatillas, recoger los juguetes…Todo lo que puedas hacer por ti mismo, aunque tenga que invertir mucho tiempo, debes hacerlo sin ayuda.
  8. Cuida tus relaciones saludables: Es importante que te relacione con otros niños y niñas, que compartas tus cosas. Las conexiones con amigos y familiares son un recurso valioso y que tienes que cuidar
  9. El humor es una gran terapia. Rodéate y acompáñate de personas que te hagan  reír, que aporten y que sean positivas. Ignora cuando te critiquen. Escucha cuando te aconsejen. Respeta tu espacio y el de los demás. No dejes que nadie te diga que no eres suficiente, que no vales y que no puedes lograrlo.Ten confianza en ti mismo, no te compares.
  10. Mantén una actitud positiva: Ten pensamientos positivos, si algo no me aporta nada positivo déjalo fuera de tu vida y de tus pensamientos; elimina los pensamientos y actitudes negativas.
  11. Ten hábitos de vida saludable: Descansa y duerme lo suficiente. Practica ejercicio y actividades que reduzcan el estrés y que favorezcan la relajación. Ten una alimentación sana y equilibrada. Permanece activo. Mantén una actitud participativa, activa y  colaborativa contigo mismo. Escucha y motívate. Reconoce los errores.
  12. Amplía tu cultura y conocimiento: Aprende algo nuevo cada día. Lee un libro, escucha música, toca un instrumento o descubre un nuevo juego.
  13. Céntrate en el hoy y en el ahora: Si algo no te sucede, no significa que no vaya a suceder pronto, ten paciencia y confía. Vive el presente y deja de pensar en el pasado y futuro. Valora el esfuerzo que haces.

Esperamos que después de leer esta publicación seáis un poco más conscientes que la vida es maravillosa y que  vosotros y vosotras  sois capaces de crear vuestro presente y futuro y conseguir aquello que os propongáis!!!

iconos representan buenas prácticas de vida saludable: Almentación, deporte, descanso, sociabilización, etc.

¡CREE EN TI Y TODO SERÁ POSIBLE!

“Aunque el mundo está lleno de adversidades también está lleno de superación”. Hellen Keller.

 

Mercedes  Urbano Labajos

Maestra del Equipo Específico de Atención al Alumnado con Discapacidad Visual de Málaga.

Ajuste a la discapacidad visual. Las habilidades sociales en los niños y niñas, la asertividad.

nino-nina-ayuda-ciego-amigo-cruzar-carreteraEn este artículo queremos reflejar la importancia de las habilidades sociales y los procesos comunicativos en nuestro alumnado, muy importante especialmente cuando concurre una diversidad funcional. La asertividad es una habilidad social que debemos mostrar y enseñar desde las primeras etapas educativas. Es un recurso clave para el bienestar socioemocional de los niños y niñas. Es la base de una buena autoestima, nos ayuda a establecer relaciones sociales saludables y armoniosas y ayudan a reducir nuestros miedos, propiciando una comunicación buena y positiva con los demás. ¿Pero cómo definimos la asertividad y más en niños con diversidad funcional?:

La asertividad consiste en la habilidad para comunicarnos y relacionarnos desde el respeto propio y ajeno, autoafirmando nuestros propios derechos. Es decir, se trata de saber relacionarnos respetando a los demás y respetándonos a nosotros mismos. Esto es básico para que el niño sepa responder ante situaciones donde por su discapacidad se encuentre en desventaja con respecto a su grupo, al mismo tiempo que le sirve como herramienta de crecimiento personal.

Por todo ello se derivan unas capacidades que posee todo niño asertivo:

Sabe decir no o mostrar su postura hacia algo.
Sabe realizar peticiones.
Se autoafirma.
Resuelve conflictos de forma que se respeten todas las partes.
Reacciona con autoestima ante críticas.
Emite críticas de manera respetuosa.
Negocia acuerdos.
Sabe expresar sentimientos.

 

Nadie nace con un adecuado nivel de autoestima ni asertividad, pero son habilidades que en cualquier momento se pueden aprender. En la medida que un docente sea capaz de incorporar este recurso en su día a día, servirá también como aprendizaje para su alumnado, que interiorizará que, para comunicarse con adultos e iguales, deben hacerlo desde el respeto a mismo y a los demás, incluso en las situaciones más estresantes o de enfado.

Para aprender a funcionar (pensar, sentir y comportarse) de forma asertiva hay que desarrollar unas estrategias internas (disminución de ansiedad, automensajes) y unas estrategias externas (conducta).


Aquí van una serie de estrategias que podemos desarrollar en clase para potenciar la asertividad en nuestros alumnos.

1. Ser un buen ejemplo de asertividad en nuestra intervención con ellos
2. Propiciar un buen ambiente de comunicación
3. Darle herramientas para expresarse con respeto

4.   Enseñarle a negociar y a ceder
5.   Enseñarle a decir que «no»
6.   Potenciar su autoestima.

7.   Desarrollar su empatía

 

Recursos para trabajar la asertividad en clase con el grupo:

CUENTOS:

Portada del libro “Si yo tuviera una púa”1. «Si yo tuviera una púa», Eva Clemente y Teresa Arias, ed. Emonautas (+5 años): El erizo protagonista quiere hacer amigos y teme no agradar a los demás si no hace todo lo que le dicen, incluso cuando eso es perjudicial para él. Eso le llevará a consecuencia desagradables, pero también a aprender a decir «no» sin remordimientos ni culpabilidad.

Portada libro "Nuna sabe leer la mente",

2. «Nuna sabe leer la mente», Orit Gidali y Aya Gordon-Noy, ed. Birabiro (+3-4 años): Cuento para prevenir bullying o acoso escolar.

Portada libro Monstruo Pequeño dice ¡No!


3.
«Monstruo pequeño dice ¡No!», Áslaug Jónsdóttir, Rakel Helmsdal y Kall Güetter, ed. Sushi Books (+3 años): Una historia sobre la amistad, cómo relacionarse y no dejar que abusen de uno.

 


Portada libro "Aprende a decir que no"

4. «Aprende a decir que no», Nireia Canals y Sandra Aguilar, ed. Salvatella (+3 años): Javi deberá aprender a decir que «no» a sus amigos y compañeros de colegio si quiere sentirse bien consigo mismo y respetar sus valores e intereses. No será fácil pero merecerá la pena.

 


Portada libro “Señor Sí”5. “Señor Sí” (Carmen Gil y Miguel Cerro) (+5 años): El señor Sí podía hacer un montón de cosas diferentes y divertidas, pero lo que nunca había aprendido era a decir no. ¿Y usted, querido lector, responde con un sí cuando, con honestidad y amabilidad, hubiese querido decir no?  Una divertida historia para todas las edades, sobre la importancia de la comunicación y la asertividad. A partir de 5 años.

PELÍCULAS:

Existen algunos títulos recomendables, aunque son conceptos que se trabajan cada vez más en las películas infantiles y juveniles, ya que se va reconociendo su importancia en la formación integral del alumno.

Como entrenar a tu dragón (2010). La historia gira en torno a un vikingo adolescente llamado Hipo (JAY BARUCHEL), que vive en Isla Mema, en donde combatir a los dragones es el modo de vida habitual.
 
El gigante de hierro (1999). Trata sobre un niño llamado Hogarth Hughes que descubre y entabla amistad con un robot gigante que ha caído del espacio
 
Wall-E (2008) En la película nos presenta cómo podría quedar el planeta si no hacemos nada por este. Si seguimos como lo hacemos, podríamos llevarlo a su destrucción.
 
Inside out (del revés) (2015) La película de Pixar narra la historia de Riley y sus emociones. … En esta “sala de control” se encuentran sus 6 emociones básicas, emociones que controlan la vida de Raily: Asco, Miedo, Alegría, Tristeza e Ira.

 

Actividades para  trabajar en casa de forma fácil y que permitirán desarrollar la asertividad y la IE en familia.

Aquí van cinco actividades que podemos aportar a las familias para que trabajen la asertividad y siembren una adecuada dinámica de inteligencia emocional en el grupo.

1. El buzón de sentimientos: Ayudará al niño a expresar sus sentimientos de forma adecuada. ¿Y si ponemos un buzón de sentimientos en casa dónde expresemos cómo nos ha hecho sentir una situación? En el fin de semana podemos leer todos los mensajes, y así nuestro hijo podrá entender cómo les hizo sentir esa situación en concreto. Por ejemplo: ‘Yo me sentí mal cuando mi hermano no me dejo jugar con sus amigos’. En caso de que no pueda escribirlo, puede dibujarlo. El objetivo es que todos empecemos diciendo: Yo me sentí…. Cuando….

2. Cinco minutos buenos o malos: La familia se reúne un ratito cada día para hablar todos de cómo les ha ido el día: Deben destacar algo que les haya gustado y otra que no en absoluto. El único requisito será mirarse a los ojos.

3. El cuento encadenado: Potencia la resolución pacífica de conflictos. Para jugar, escribe tus propios cuentos donde entre todos penséis en formas de resolver conflictos, el único requisito será que el protagonista enfrente los problemas de forma no violenta.  Para conseguir que fluya mejor la imaginación prueba con iniciar tú el cuento: ‘Aquel lunes por la mañana, Bruno no quería ir al cole. Tenía mucho miedo de Germán porque…’ Será un cuento encadenado dónde todos darán forma a esos personajes y sus problemas.

4. El debate: Plantea una cuestión en la que todos tengamos que ponernos de acuerdo. Las reglas serán escuchar todos los puntos de vista, respetar el turno de los demás y hablar sin herir al resto.  El juego puede ser proponiéndoles cosas. Por ejemplo: ‘¿Qué 3 cosas salvarían si la casa ardiera?’ ‘¿Qué Superpoder escogerías?’ Una vez planteada la pregunta, dales una lista con diferentes cosas que deban elegir. En el caso de la casa podrías poner su juguete favorito, Tablet, fotos, televisión…. Haz una lista de 10 cosas, que escojan 3 cada uno y luego todos deberéis llegar a un acuerdo como familia. Si quieres añadir dificultad, prueba con dar a cada uno un estilo (asertivo, pasivo y agresivo) y durante todo el debate tengan que actuar según el estilo que les haya tocado. O si quieres ser aún más práctica, prueba a hacerlo con cosas que debamos elegir todos: dónde nos vamos de viaje, escoger el menú de la semana….

5. Me pongo en tu lugar: Esta dinámica tiene como objetivo trabajar la empatía en familia. Se trata de un juego sencillo pero que puede ayudarnos a ponernos en los zapatos de los demás. Escribimos los nombres de cada uno de los miembros de la familia en un papel y los colocamos en una urna. A continuación, cada uno coge un papel sin decírselo a los demás, el sujeto ha de convertirse en el miembro de la familia que le ha tocado, y para ello puede vestirse como él o ella, actuar como tal y explicar cómo se siente. Es un juego muy divertido y sencillo que además de ayudarnos a entendernos unos a otros, nos ayuda a comprender cómo nos ven los demás miembros de la familia.

La asertividad y la inteligencia emocional es un continuo que debemos trabajar como hemos visto en la familia, el centro escolar y en los diferentes ámbitos donde se desarrolle el niño/a, ya que se nutre de experiencias vivenciales y le aportará una base que le permitirá un mejor desarrollo integral no solo como alumno, sino como persona, sobre todo cuando tiene que afianzar unas buenas habilidades sociales y adecuado ajuste a su discapacidad visual.

 

Milesio Ruiz Corraliza.
Maestro Equipo Específico de Atención al Alumnado con Discapacidad Visual de Málaga.

 

Cuaderno actividades “Día de las Personas con Discapacidad”.


Presentamos este dossier con actividades para trabajar en el aula  “El Día de las Personas con Discapacidad” que se celebra el 3 de diciembre.

En él podéis encontrar actividades lúdicas fundamentalmente basadas en la discapacidad visual.

Esperamos que te sea de utilidad y disfrutes realizando las actividades. Si tienes alguna duda sobre cualquier actividad propuesta, contacta con nosotras en @equipo_educativo_visuales y te ayudamos.

Igulmente, te animamos a que te pases por nuestro perfil de instagram @equipo_educativo_visuales donde podrás encontrar muchos más recursos.

Nos encantará saber cómo te ha ido la experiencia, recibir aportaciones y sugerencias de la misma y que nos lo hagas saber etiquetando al @equipo_educativo_visuales  cuando realices alguna actividad del cuaderno con tu alumnado.

Te dejamos el enlace pinchando AQUÍ

Un abrazo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Programa RETO de Eva Solaz

En la entrada de hoy os dejamos un material que ha compartido por redes sociales durante este confinamiento Eva Solaz quien, todos los días desde el domingo 15 de marzo, comparte un cuento y una meditación o relajación para los niños/as de Infantil y Primaria. Eva Solaz lleva años trabajando y reivindicando la importancia de trabajar el manejo de las emociones con los niños y niñas, más si cabe, en estos días en los que tenemos que permanecer en casa y se hace necesario dedicar un tiempo a la meditación, ya que  “les ayudará a dormir mejor, disminuirá su ansiedad, se sentirán mejor y les ayudará a gestionar sus emociones”.

Eva Solaz es  educadora y psicóloga infantil y creadora del programa RETO. Un programa educativo basado en la unión de las iniciales de las palabras Respeto, Empatía y  TOlerancia, cualidades importantísimas para trabajar a fondo la educación emocional  creando nuevos espacios  dentro del aula, que  permitan a niños de 3 a 12 años gestionar, identificar y expresar sus emociones.
Os dejamos los enlaces de los Retos que Eva Solaz ha ido secuenciando en sesiones durante estas semanas. Sólo tienes que abrir  y pinchar en la imagen de la actividad y te llevará al enlace en youtube de cada una de ellas.

PROGRAMA RETO 1

PROGRAMA RETO 2

PROGRAMA RETO 3

PROGRAMA RETO 4

PROGRAMA RETO 5

PROGRAMA RETO.6