Interior de la antigua capilla

(English version)

Si algún lector de estas líneas, al pasar camino del estadio de La Rosaleda, repara en una extraña torre que tensiona su arquitectura, dígale a quien les acompañe que se trata de un excepcional ejemplo de la arquitectura española del siglo XX. Esta magnífica fotografía de Luis Benzo que fue cartel de la extraordinaria exposición del grupo Aula 7 con motivo del cincuenta aniversario del Instituto de Ntra. Sra. de la Victoria lo atestigua. No en vano el edificio  es obra de quien pertenece a la historia de la arquitectura española, Miguel Fisac Serna (1913-2006), un arquitecto preocupado al igual por la innovación que por la habitabilidad y la estética de sus obras que, además, encajaban perfectamente en el paisaje donde se construían. Cierto es que las sucesivas ampliaciones han desvirtuado en buena medida su proyecto inicial, pero aún así queda patente su originalidad y su modelo constructivo. Volveremos sobre él en varias ocasiones. Lo exigen su diseño de vanguardia, su presencia en enciclopedias de historia del arte y publicaciones de prestigio en el campo de la arquitectura y, sobre todo, la necesidad imperiosa de su rehabilitación.

Vaya hoy como muestra parte del gran espacio arquitectónico del Instituto que fue su capilla y hoy salón de actos. Ya en el día de su inauguración, cuenta el diario SUR, las autoridades se detuvieron especialmente en “el salón de actos-capilla, pieza maestra de esta obra del ilustre arquitecto español don Miguel Fisac, con la que desarrolla su teoría de la pared dinámica como medio de elevación espiritual al Altísimo”. Efectivamente, la iglesia es un ejemplo de “espacio dinámico”, el primero realizado por Fisac. Rompió con el concepto tradicional del templo, generando una asimetría que se hace notar especialmente en la prolongación del muro derecho que envuelve por detrás el altar y que se resuelve con este amplísimo vano que parece esconderse en todo el alzado y que dota al recinto de una espectacular luminosidad.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *