¿El primer microscopio de Severo Ochoa?

Son pocos los instrumentos reseñables por su antigüedad que atesora el Instituto en su actual Laboratorio de Física y Química. Pero no podemos dejar de destacar entre ellos un microscopio monocular Carl Zeiss-Jena (1913) con el que podemos imaginar trabajando a un niño llamado Severo Ochoa que despertó al conocimiento científico en las aulas del noble edificio de la calle Gaona. No es ninguna apreciación exagerada si tenemos en cuenta que Severo Ochoa accedió al entonces llamado Instituto General y Técnico de Málaga en 1915 después de superar el correspondiente examen de ingreso. Durante el sexto y último curso de Bachillerato le impartieron clase dos profesores que siempre recordó con particular afecto, Muñoz-Cobo y García Rodeja, que le impartieron materias del área científica:  Fisiología e Higiene, Química e Historia Natural.  El valor del microscopio, pues, se acrecienta en la coincidencia de fechas cuando uno puede visualizarlo en el aprendizaje científico del que estaba destinado a ser Premio Nobel de Medicina en 1959.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *