Telegrama de un premio Nobel

(English Version)

El 23 de octubre de 1959 el director del Instituto recibía este telegrama desde el barrio neoyorquino de Forest Hills, documento que también es historia de nuestro centro. Era la respuesta de Severo Ochoa al enviado días antes por el propio claustro como felicitación por la concesión del Premio Nobel de Medicina. Como es sabido, el científico español cursó los estudios de Bachillerato en Málaga –salvo el quinto curso- y a lo largo de su vida dio sentidos testimonios de lo que supuso sus años de formación en nuestra ciudad. Siempre quiso recalcar la influencia de algunos profesores del Instituto en su posterior trayectoria como científico; en concreto, de Luis Muñoz-Cobo, profesor de Historia Natural y, muy especialmente, como puede observarse en el telegrama, de Eduardo García Rodeja, de quien decía “despertó con fuerza incontenible mi afición a las ciencias naturales”. Severo Ochoa escribiría en el libro de honor del Parque Tecnológico de Andalucía en 1993, pocos meses antes de su fallecimiento, “En agradecimiento a esta ciudad en la que he pasado los años más importantes de mi vida”.     Para conocer en profundidad el paso de Severo Ochoa por Málaga resulta imprescindible el artículo de Víctor Heredia Flores en el número 93 de la revista Jábega (2003), “Severo Ochoa en Málaga. La década mediterránea de un Premio Nobel”.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *