Residuos sólidos en espacios rurales. Contaminación.

Ignacio Escañuela Romana.

23/02/2019.

Dar un paseo por espacios rurales o naturales nos hace tomar consciencia de los residuos sólidos que están en estos lugares. Residuos que podríamos evitar y que tienen un impacto visual pero, sobre todo, implican una contaminación que afecta a la vida vegetal o animal, e incluso a nosotros mismos.

«Los residuos sólidos modifican el paisaje urbano o rural, disminuyendo sus valores escénicos, a la vez de que constituyen un medio de contaminación del suelo, aire y en muchas ocasiones también del agua, creando focos de infección que afectan la salud pública aparte de que en algunos sitios alteran el hábitat de la fauna y flora silvestre, como sucede con los cambios de hábitos alimenticios que ocurren entre esta última cuando mora en las periferias urbanas.

A pesar de ser este un problema antiquísimo, prácticamente asociado a la formación de los primeros asentamientos humanos, en una gran parte del planeta no se realiza un manejo de los mismos o éste es insuficiente cuando no inadecuado, problema que inevitablemente está asociado al mismo crecimiento demográfico y la ocupación y/o ampliación de los espacios urbanizados de la ciudad y el campo» (https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/790722.gestion-de-residuos-solidos-en-espacios-rurales.html).

Es interesante localizar los residuos que observamos y valorar sus consecuencias y las posibles soluciones.

Por ejemplo, a menudo observamos la existencia de pilas:

  • Uso muy común.
  • Adquisición en cualquier establecimiento.
  • Las pilas convierten la energía química generada por la reacción de sus componentes en energía eléctrica. «Sus partes internas esenciales son: un electrodo positivo (ánodo), un electrodo negativo (cátodo) y una varilla delgada de carbón.
  • Por lo menos el 30% de cada pila contiene metales pesados, como el mercurio (Hg), níquel (Ni), litio (Li), plomo (Pb), considerados como tóxicos para el ambiente y perjudiciales para la salud» (https://www.sabermas.umich.mx/archivo/articulos/201-numero-2513/396-las-pilas-fuente-de-contaminacion-ambiental.html).
  •  «Estos metales pesados pueden filtrarse al suelo y contaminar los mantos freáticos, por lo que, al desecharlas, aunque su cantidad y tamaño molecular sean pequeñas, las pilas representan un peligro alarmante» (https://www.sabermas.umich.mx/archivo/articulos/201-numero-2513/396-las-pilas-fuente-de-contaminacion-ambiental.html).
  • «¿Sabias que una pila de mercurio puede contaminar 600 mil litros de agua, una alcalina contamina 167 mil litros de agua, mientras una de óxido de plata, 14 mil litros.?» (https://www.ecoportal.net/paises/internacionales/cuanto-contamina-una-pila-te-sorprenderas/)
  • El mercurio es un posible cancerígeno y es bioacumulable. Una alta exposición puede dañar el cerebro, los riñones y al feto, y muy probablemente provocar retraso mental, afectación en el andar o el habla, falta de coordinación, ceguera y convulsiones. El plomo puede dañar el sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo. El litio es un neurotóxico y es tóxico para el riñón. La intoxicación por litio produce fallas respiratorias, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo. Daña al sistema nervioso. El cadmio es una sustancia cancerígena que si se respira en altas concentraciones produce graves lesiones en los pulmones; ingerirlo provoca daños a los riñones. En dosis altas puede producir la muerte. El níquel tiene efectos sobre la piel. Respirar altas cantidades produce bronquitis crónica, y cáncer del pulmón y de los senos nasales. Se libera a la atmósfera por la incineración de basura (https://www.ecoportal.net/paises/internacionales/cuanto-contamina-una-pila-te-sorprenderas/).
  • ¿Qué podemos hacer?. En este caso, utiizar las menos posibles y depositarlas siempre en lugares expresamente previstos para su recogida. No tirarlas con la basura común. No arrojarlas a cualquier sitio. Además,  utilizar pilas recargables, que sustituyen a las desechables; y optar por aparatos que puedan enchufarse a la red, mucho más barato y eficiente.  

La importancia de los pequeños gestos.

¿Qué otros residuos puedes observar en el ecosistema y qué podemos hacer?.

Publicado por

Ignacio Escañuela Romana

Interesado por la filosofía y la economía, que tiendo a mezclar a menudo. Es decir, seguir el lema kantiano: "Sapere Aude".

6 thoughts on “Residuos sólidos en espacios rurales. Contaminación.”

  1. DEFINICIONES: La OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económico) define los residuos como aquellas materias generadas en las actividades de producción y consumo que no alcanzan, ningún valor económico; puede ser por la falta de tecnología adecuada para su aprovechamiento, o la inexistencia de un mercado para los productos recuperados.
    La CCE dice que la definición de residuo es cualquier sustancia u objeto del cual se desprenda su poseedor o tenga la obligación de desprenderse. Los residuos urbanos son todos los residuos que provienen de actividades animales y humanas, en estado sólido y que son desechados como inútiles. Se entiende por residuos urbanos los realizados por una actividad en los núcleos de población.

    PELIGROSIDAD:
    Los humanos han explotado los diversos recursos que la naturaleza. El abandono de la vida nómada dio origen a la agricultura y a la domesticación, su relación con el medio natural cambió. El hombre descubrió que podía modificar su entorno en provecho propio y alcanzar el bienestar.
    Con la explosión económica y demográfica se pusieron las bases para la urbanización y la creación de las primeras sociedades organizadas.
    En este periodo el problema de los residuos era prácticamente desconocido porque las actividades humanas estaban integradas en los ciclos naturales, y los productos de la actividad humana eran absorbidos sin problemas por los ecosistemas naturales.
    Con la Revolución Industrial, surgen nuevas actividades industriales y se desarrolla el comercio. Se produce una explosión demográfica y económica que se manifiesta en el imparable desarrollo de la urbanización.
    A partir del siglo XX la cultura del usar y tirar, y los avances técnicos es cuando el problema empieza a ser crítico y a generar un impacto en el medio ambiente.

    ¿CÓMO SOLUCIONARLO?:
    Últimamente se ha popularizado las cuatro «Rs» mediante cuatro conceptos clave: Reducción, Reutilización, Reciclaje y Recuperación energética.
    La prevención en la producción de residuos urbanos es la primera estrategia.

    Para ello es necesario actuar en las siguientes etapas del proceso:
    Fabricación. Aquí se puede reducir su peligrosidad, volumen y peso.
    Transporte. Disminuyendo en lo posible envases y embalajes innecesarios.
    Consumo. Favoreciendo la reutilización, la menor generación de residuos a través de cambios en los hábitos de consumo y la facilidad de separación.

    Se entiende por reciclaje como la transformación de los residuos, dentro de un proceso de producción, para su fin inicial incluido el compostaje y la biometanización.
    El reciclaje implica una serie de procesos industriales que partiendo de unos residuos originarios. Ya separados los diversos materiales, tienen que pasar a los procesos de transformación, según la clase de materiales se pueden utilizar como combustible para producir energía.
    Finalmente existen unos rechazos que no se pueden utilizar y terminan en el vertedero.

    Isabel María Cabrera Toro 2º A.

  2. Uno de los residuos que más nos podemos encontrar en las calles o en el campo de nuestro pueblo es el plástico, en concreto bolsas de plástico, las cuales son las más usadas y se adquieren en cualquier comercio (actualmente una nueva ley regula la obtención de estas en los comercios a través del cobro de las mismas).
    Se fabrican a partir del petróleo, un recurso no renovable e ilimitado, costoso y responsable de la emisión de gases de efecto invernadero, es decir, del cambio climático que cada día es más notable. Incluso muchas de ellas están impresas con tintas tóxicas.
    Tanto su fabricación y distribución como su tratamiento posterior provocan importantes problemas ambientales, ya que en los centros de tratamiento estas bolsas se entierran o apilan puesto que reciclarlas cuesta 100 veces más que fabricarlas de nuevo y esto supone la muerte de animales en el medio terrestre y acuático por dos factores claves:
    1. Tardan de 150 a 1000 años en descomponerse, pero ahí no acaba el problema porque en realidad no desaparecen, sino que se convierten en microplásticos que son microscópicos y que no se sabe todavía los efectos que pueden tener sobre la salud de los seres vivos.
    2. La mayoría acaba en el mar, provocando que animales marinos las confundan con medusas o calamares y las ingieran. De hecho se han encontrado bolsas flotando al norte del Circulo Ártico y en lugares remotos del Atlántico Sur. Incluso hay toda una isla formada única y exclusivamente por plástico. Tanto es así, que para 2050, los médicos medirán la cantidad de plástico que se encuentra en nuestros organismos, ya que los científicos han hallado microplásticos en 114 especies acuáticas, y más de la mitad de ellas son habituales en nuestra dieta.
    Los experimentos muestran que los microplásticos causan daños a la fauna acuática causando obstrucciones intestinales y reduciendo las ganas de comer. A efectos químicos estos contiene diversos contaminantes como policlorobifenilos (PCB), hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) o metales pesados que tienden a adherirse a la superficie de los animales. Aún así no se sabe si como consumidores de pescado y marisco nos afectan los microplásticos, porque este material nos rodea (en el aire, agua, comida y ropa). Sí que se conocen algunos de los problemas hormonales que producen varias de estas sustancias (interferencias en el desarrollo cerebral de fetos y niños, cáncer o malformaciones congénitas) y pueden penetrar en las células y traspasar a tejidos y órganos. Sin embargo, parece que la mayoría de los microplásticos se quedan en el intestino de los peces y no llegan al tejido muscular, que es lo que nosotros nos comemos y según un informe de la FAO los humanos solo ingerimos cantidades ínfimas de microplásticos
    Para evitar todo esto, tenemos varias opciones a nivel personal y a nivel político:
    • Reemplazar las bolsas de plástico por recipientes o sistemas duraderos y ecológicos (bolsas de tela, de plástico resistente, de papel, carros de compra…)
    • Si compras pocas cosas evita usar bolsas, a menos que ya llevas tu propia bolsa de la compra.
    • Recicla las bolsas correctamente en el contenedor de plástico, el amarillo.
    • Si ves bolsas de plástico en el suelo o en el agua, recógelas y tíralas al contenedor correcto.
    • El sector industrial y los Gobiernos pueden invertir en infraestructuras que capten y reciclen estos materiales antes de que lleguen al agua. Y prohibir ciertos tipos de plástico.

    Fuentes:
    https://www.ecologistasenaccion.org/?p=28277
    https://noticias.eltiempo.es/bolsa-plastico-contaminacion-energia-produccion-ciclo-vida/
    https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/grandes-reportajes/es-plastico-amenaza-para-nuestra-salud_12739/2
    https://www.ecologiaverde.com/el-impacto-medioambiental-de-las-bolsas-de-plastico-es-enorme-4.html#anchor_2

    Marta Díaz Almenta 1ºBach H1

  3. Algo MUY común en nuestra sociedad y además muy contaminantes son las bolsas de plástico, un material muy encontrado por los suelos del mundo:
    -Pueden conseguirse en cualquier establecimiento cuando compras algún objeto (supermercados,ferreterias, panaderias, etc..)
    -En promedio una persona utiliza 250 bolsas plásticas al año, lo cual se transforma en 97,000 toneladas de residuos a nivel mundial. (http://www.ecoalgrano.com/blog/sabes-lo-que-contamina-una-bolsa-de-plastico/)
    -Se fabrican a partir del petróleo, un material cada vez más escaso y responsable de la emisión de gases de efecto invernadero, es decir, del cambio climático.
    -La producción de las bolsas de plástico requiere un consumo de energía, contaminación y un impacto en el medio ambiente brutal. Producir una sola bolsa de plástico consume 0,48 megajulios, (https://noticias.eltiempo.es/bolsa-plastico-contaminacion-energia-produccion-ciclo-vida/)
    -Las bolsas de plástico cuestan ser recicladas, debido a que se suelen romper con facilidad, e incluso suelen ser tiradas nada más llegar a casa después de la compra.
    -Toneladas de estas bolsas son encontradas en los oceanos, porque la mayoría acaban en el mar o quemadas en las incineradoras y en los hornos de cemento. Se han encontrado bolsas flotando al norte del Circulo Ártico y en lugares remotos del Atlántico Sur. Esto, además, hacen que muchas especies piensen que las bolsas son comidas y acaben muriendo. (https://www.ecologistasenaccion.org/?p=28277)
    -Tardan entre 200 a 1,000 años para desintegrarse.

    ¿QUÉ PODEMOS HACER?
    Hay muchos métodos que podemos emplear para evitar esto
    *Sustituir la utilización de bolsas de plástico por bolsas de telas, que si son reutilizables o usar un carrito de compra
    *Empezar a cobras las bolsas de plástico en los establecimientos para frenar el consumo descontrolado de estas (esto está empezando a hacerse)
    *Si tenemos bolsas de plástico en casa intentar reutilizarlas el máximo posible.
    *Hacer objetos creativos con bolsas de plástico en vez de tirarlas, como crear baberos para los bebes o incluso convertirla en bolsas de almacenamiento.

    Hay que ser conscientes de que el cambio climático esta encima de nosotros y estas pequeñas cosas hacen que podamos llegar cambiar el planeta.

    Leandro Iglesias Lagares 1 BACH H1

  4. Residuos de aceite para cocinar y su impacto ambiental
    La generación de aceites de cocina usados implica, como en otros muchos casos, una problemática ambiental no debidamente ponderada. Es necesario tomar conciencia del grave impacto que supone el vertido al medio de los aceites de cocina usados y aplicar las medidas necesarias para evitarlo.
    • Se usan de forma habitual tanto en los domicilios como en los bares, restaurantes, hoteles.
    • Se trata de residuos líquidos, y por tanto con necesidades específicas para su recogida.
    • Los aceites utilizados al cocinar, fundamentalmente basados en el procesado de las aceitunas o girasol, sufren alteraciones químicas durante el proceso, perdiendo parte de sus propiedades y haciendo necesario su desecho.
    • Es una fuente de contaminación en especial para nuestras aguas, porque el aceite que vertemos en el lavadero o inodoro se desplaza a través de nuestras redes de saneamiento hasta llegar a nuestras plantas depuradoras.
    • En el caso de las redes, los aceites y grasas, en combinación con otros restos, como los jabones y detergentes usados en nuestros domicilios, provocan graves atascos y problemas de funcionamiento.

    • Los aceites vertidos tienen un elevado contenido de carga contaminante. Un litro de aceite contamina igual que mil litros de agua residual. Asimismo, el tratamiento en planta depuradora de un litro de aceite usado supone un coste 700 veces superior al coste de tratamiento de un litro de agua residual. https://iresiduo.com/blogs/juan-mateo-horrach/residuos-aceite-cocinar-y-impacto-ambiental
    El ministerio de medio ambiente estima en unos 150 millones de litros anuales, la cantidad de residuos de aceite de cocina generados en España, aunque otras estimaciones llegan a 200 millones. De ellos, dos terceras partes no se han registrado como recogidos, por lo que se deduce que el vertido supone, como mínimo, 100 millones de litros, o 90.000 toneladas al año. Fundamentalmente, el vertido se genera en los domicilios particulares.
    https://iresiduo.com/blogs/juan-mateo-horrach/residuos-aceite-cocinar-y-impacto-ambiental

    ¿Qué podemos hacer?
    • Una primera medida es la reducción de la cantidad generada. Ello requiere un uso más eficiente por parte de particulares y empresas, aprovechando mejor el aceite antes de proceder a su entrega como residuo.
    • Una vez convertido en residuo, es necesario su correcta recogida, especialmente en el segmento doméstico

    – Antes de lavar recipientes que hayan contenido aceites o cualquier tipo de grasas, hay que limpiarlos para que los residuos no vayan al desagüe.
    – No utilizar sartenes o utensilios oxidados que degraden el aceite.
    Los nutricionistas recomiendan utilizar el aceite de fritura máximo entre 3 a 5 veces.
    – Una vez listo para desechar, hay que dejarlo enfriar, filtrarlo y guardarlo en una botella plástica (puede ser una botella de aceite). Es importante que la botella en la que se almacene el aceite usado, no contenga agua o ninguna sustancia distinta al aceite vegetal.
    – Depositar siempre estos residuos correctamente envasados en contenedores para su reciclaje.

    – En el segmento comercial debe continuar el esfuerzo para recoger la totalidad del aceite usado, mediante actuaciones informativas y sancionadoras.

    • Una vez recogido los residuos se procede a su reciclaje. En el caso del aceite suele ser:

    – Biodiesel que se usa como sustituto del gasóleo
    – Biocarburantes derivados del procesado del aceite que se usan en aviación.
    – Jabones, ceras o barnices.

    Laura Díaz Clavijo 1C1

  5. Hoy en día muchas personas no reciclan nada y esta afectando mucho al medioambiente. Este problema ha ido aumentando cada vez mas y a provocado problemas de salud a parte de contaminar el medioambiente. Esta contaminación de basura la podemos ver en mi pueblo sobre todo en las placitas que la gente por pereza de ir a tener las cosas en la basura lo tiran en el suelo y también se ve mucho en las calles.
    Un ejemplo de productos contaminantes también podrían ser las latas; hay numerosos productos alimenticios y bebidas que se comercializan en este envase como por ejemplo todo tipo de refrescos, conservas de pescado y verduras, etc.
    PELIGROSIDAD:
    Cuando usemos estos productos debemos de tirarlo a la basura y no dejarlos por cualquier sitio ya que ellos pueden afectar al medioambiente y a la salud de las personas y de los animales. Las personas o los animales pueden cortarse o hacer daño con la lata por eso deberíamos de pensar en las personas que se podrían hacer daño y lo que debemos hacer es tirar todas las cosas a la basura.
    SOLUCIONES:
    Podemos utilizar la regla de las cuatro R: Reciclar, Reutilizar, Reducción y Reemplazar.
    -Reciclar: someter materiales de diferentes tipos cada uno en su envase para más tarde puedan ser nuevamente utilizados.
    -Reutilizar: volver a utilizar cualquier producto de distinta manera a como la hemos usado antes.
    -Reducción: reducir el producto tanto los procesos de producción como nuestros hábitos de consumo.
    -Reemplazar: cambiar una cosa por otra.
    También podemos buscar algún envase que puede sustituir a las latas que pudieran reciclarse o al menos no fueran tan perjudiciales para todos.

    Ana García Muñoz 2H1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *