Sexo. Género.

Ignacio Escañuela Romana.

Uno de los temas más debatidos es la diferencia entre sexo y género. Voy a resumir las posturas existentes y después voy a intentar dar un análisis personal desde la idea de derechos y obligaciones, justicia o sociedad justa.

Veamos:

  • Conceptos. «Provisionally: ‘sex’ denotes human females and males depending on biological features (chromosomes, sex organs, hormones and other physical features); ‘gender’ denotes women and men depending on social factors (social role, position, behaviour or identity)» (https://plato.stanford.edu/entries/feminism-gender/).
  • Noción de determinismo biológico: las diferencias biológicas entre hombres y mujeres se mantendrán, de cualquier modo. «More recently, differences in male and female brains have been said to explain behavioural differences; in particular, the anatomy of corpus callosum, a bundle of nerves that connects the right and left cerebral hemispheres, is thought to be responsible for various psychological and behavioural differences» (https://plato.stanford.edu/entries/feminism-gender/)
  • Diferencias biológicas. «The differences between male and female sexes are anatomical and physiological. “Sex” tends to relate to biological differences. For instance, male and female genitalia, both internal and external are different. Similarly, the levels and types of hormones present in male and female bodies are different. Genetic factors define the sex of an individual. Women have 46 chromosomes including two Xs and men have 46 including an X and a Y. The Y chromosome is dominant and carries the signal for the embryo to begin growing testes. Both men and women have testosteroneestrogen, and progesterone. However, women have higher levels of estrogen and progesterone, and men have higher levels of testosterone» (https://www.medicalnewstoday.com/articles/232363#sex-differences).
  • El autismo. «about 15 percent of autistic adults in the Netherlands identify as trans or nonbinary; the percentage is higher among people assigned female at birth than among people assigned male, a trend seen in other studies2. By contrast, less than 5 percent of adults in the Netherlands’ general population have an identity other than cisgender3. And in a 2018 study in the United States, 6.5 percent of autistic adolescents and 11.4 percent of autistic adults said they wished to be the gender opposite of what they had been assigned at birth, compared with just 3 to 5 percent of the general population4. This study also found that, on two measures of autism traits, higher scores were associated with a higher likelihood of gender diversity. A 2019 study found a similar association in children who are not diagnosed with autism5.Similarly, autism appears to be more prevalent among gender-diverse people than it is in the general population. A 2018 Australian survey of transgender adolescents and young adults found that 22.5 percent had been diagnosed with autism, compared with 2.5 percent of all Australians. Some experts estimate that 6 to 25.5 percent of gender-diverse people are autistic» (https://www.spectrumnews.org/news/gender-and-sexuality-in-autism-explained/). Las explicaciones varían: «Compared with neurotypical people, autistic people may be less influenced by social norms and so may present their internal selves more authentically. … It’s possible that autistic people may come to conclusions about their sexual identity differently than neurotypical people do… Biological factors may also play a role. Exposure levels to hormones such as testosterone in the womb may be linked to autism, some research shows; increased prenatal testosterone may also lead to more typically ‘male’ behaviors and to less common sexualities and gender identities, although there is some evidence against that link» (https://www.spectrumnews.org/news/gender-and-sexuality-in-autism-explained/).
  • Concepto de género. «The World Health Organization (WHO) defines gender as:“Gender refers to the socially constructed characteristics of women and men, such as norms, roles, and relationships of and between groups of women and men. It varies from society to society and can be changed.” (https://www.medicalnewstoday.com/articles/232363#gender-differences)
  • Género en sentido de identidad individual. «Psychologists writing on transsexuality were the first to employ gender terminology in this sense. Until the 1960s, ‘gender’ was often used to refer to masculine and feminine words, like le and la in French. However, in order to explain why some people felt that they were ‘trapped in the wrong bodies’, the psychologist Robert Stoller (1968) began using the terms ‘sex’ to pick out biological traits and ‘gender’ to pick out the amount of femininity and masculinity a person exhibited» (https://plato.stanford.edu/entries/feminism-gender/).
  • El concepto de sistema de género. «The phrase “sex/gender system,” or “sex/gender/sexuality system” was coined by Gayle Rubin (1984) to describe, “the set of arrangements by which a society transforms biological sexuality into products of human activity.” That is, Rubin proposed that the links between biological sex, social gender, and sexual attraction are products of culture» (http://openbooks.library.umass.edu/introwgss/chapter/the-sexgendersexuality-system/#:~:text=The%20phrase%20“sex%2Fgender%20system,social%20gender%2C%20and%20sexual%20attraction).
  • La cuestión de la paternidad/ maternidad. «Chodorow thinks that these gender differences should and can be changed. Feminine and masculine personalities play a crucial role in women’s oppression since they make females overly attentive to the needs of others and males emotionally deficient. In order to correct the situation, both male and female parents should be equally involved in parenting (Chodorow 1995, 214)» (https://plato.stanford.edu/entries/feminism-gender/).
  • Y religión. «It lamented “calls for public recognition of the right to choose one’s gender, and of a plurality of new types of unions, in direct contradiction of the model of marriage as being between one man and one woman, which is portrayed as a vestige of patriarchal societies.”The idea of gender moving along a spectrum was “nothing more than a confused concept of freedom in the realm of feelings and wants.” (https://www.nytimes.com/2019/06/10/world/europe/vatican-francis-gender-identity-sexuality.html).
  • Y política: “Art.7 (1) In all education entities and institutions and all spaces that are assigned for education and professional training, including entities that provide extracurricular education, there are strictly forbidden:e) activities aimed at spreading gender identity theory or opinion, understood as the theory or opinion that gender is a concept that is different than the biological sex and the two are not always the same;… This prohibition profoundly goes against Romania’s Constitution and outlaws all teachers, professors, counselors, NGOs, trainers, doctors and social workers who discuss gender, gender identity, transgender issues.” (https://civicspacewatch.eu/romania-law-prohibiting-the-notion-of-gender-and-gender-identity-theory-in-romania/)
  • Y deporte: «That sense of injustice is at the heart of the complaint Soule and two other girls filed with the U.S. Department of Education’s Office of Civil Rights in June arguing that their Title IX rights have been violated by a policy that they say pits girls against athletes who are biologically male despite their female gender identity. They contend the situation has robbed them of top finishes and possibly college scholarships. With the CIAC policy in play, Andraya Yearwood of Cromwell and Terry Miller of Bloomfield — transgender girls who are track and field athletes — have grabbed national headlines and multiple championships, with Miller shattering state records in recent years and winning the Hartford Courant’s girls’ indoor track and field athlete of the year award in 2019. Both athletes also won the state’s sportswriters’ “courage award.” Experts in girls’ sports and Title IX, the federal law that requires that women have equal access to sports, believe Soule and other cisgender athletes could have a valid complaint. They point out that both the NCAA and the Olympic Committee require transgender women to receive hormone treatment for at least a year and be tested for testosterone levels. The CIAC does not require either» (https://ctmirror.org/2019/07/22/transgender-issues-polarizes-womens-advocates-a-conundrum/).

Bueno, sexo es biológico, género es cultural. Admitamos estas definiciones, Toda polémica posterior creo que viene de dos fuentes:

1º Confundir ser y deber ser, lo que somos y lo que debemos ser, lo que somos y los derechos que poseemos. Y parto aquí de una concepción kantiana de los derechos: los posee todo ser humano por el hecho de serlo. No aplico una noción social, no considero que sea una concesión que nos hacemos.

2º Confundir lo que reclamamos con lo que podemos reclamar en el ámbito público: como derecho propio en el ámbito social. Lo que Habermas llamaría una razón en el debate público.

No entro en la cuestión de los orígenes biológicos o culturales de la identidad sexual o de la identidad de género. Eso es indiferente desde un punto de vista ético y de justicia. ME explico, el origen de mi práctica sexual o de mi identidad como persona no puede implicar ni más, ni menos, derechos y obligaciones de todo otro sujeto. Puedo hacer y ser lo que me plazca. mientras que no dañe los derechos de otras personas. Por ejemplo, no puedo ir contra el rechazo o el consentimiento negativo. No puedo tener relación con una persona no capaz de dar un consentimiento (menor, etc.). Por eso, todo eso es delito.

¿Tengo derecho a que la sociedad acepte mi identidad?. Por supuesto. Mi identidad es mía, socialmente no puede decirse que no, mientras los derechos de los demás sean garantizados. Como la identidad es personal, mientras no prive a los demás de derechos que forman parte de su dignidad, el problema se disuelve en ese reconocimiento que los demás no podemos más que hacer de todo lo que me constituye como persona.

Pasemos a la cuestión religiosa. Esta cuestión sólo atañe a quienes practican esa religión. No es una razón pública compartida. No entra en el debate público de una sociedad justa, porque la noción de justicia religiosa está fuera de lo compartido y aducible. En el pacto originario rawlsiano, ninguna persona podría aducir su creencia como base para derechos y obligaciones universales. No les quita su validez, pero la ciñe al ámbito privado y de grupo social.

 ¿Y el deporte?. Mi identidad y mis derechos no pueden privar a los demás de los suyos. Desconozco si tener un sexo biológico y una identidad de género diferente, o simplemente otra, hace que tenga mayores posibilidades de vencer en las competiciones. Supongamos que es así, que la diferencia entre sexo y género, en mi caso, implica una cierta ventaja. No puedo aducir mi identidad para participar, porque la ley deportiva lo que hace es nivelar el terreno de juego de los deportistas que compiten. Fija cómo todos los deportistas parten de una situación similar y entonces, debe ganar el más hábil y el que más entrenamiento lleva. Mi identidad no podría llevarme a no cumplir esa nivelación, porque entonces se impondría como derecho absoluto frente al de los otros. Ahora bien, ya lo he dicho, desconozco si la no coincidencia de sexo y género supone un potencial mayor rendimiento. Entiendo que esto debe aclararlo la ciencia.

[En este sentido, leer: https://iusport.com/art/109177/deporte-genero-y-testosterona-el-laudo-del-tas-en-el-caso-semenya . “Reglamento sobre la Elegibilidad para la Clasificación Femenina de Atletas con Diferencias de Desarrollo Sexual (DSD)”(“Eligibility Regulations for the Female Classification -Athletes with Differences of Sex Development»): «En el documento la IAAF declara que ha alcanzado dos certezas. La primera, que a partir de un estudio mucho más amplio que el anterior, ha logrado precisar aún más el nivel de Testosterona en hombres y mujeres: el de los hombres oscila entre 7,7 y 29,4 nmol/lt., mientras que en las mujeres ese rango parte de 0,06 y llega hasta 1,68 nmol/lt.

Y la segunda, más importante aún, que un nivel de Testosterona que supere el doble del máximo entre Mujeres, ya genera una ventaja competitiva muy significativa, especialmente comprobada en las carreras de pista entre los 400 y 1600 metros»]

Bueno esto es una visión personal. Por supuesto, puedo equivocarme. Es la apertura de un debate.

¿Estás de acuerdo o no?. ¿Bases para no estarlo?. Te invito al debate comentando esta entrada.

20 thoughts on “Sexo. Género.”

  1. Estoy de acuerdo en todos los aspectos nombrados, puesto que si la persona respeta a la otra persona y tiene su consentimiento, no hay ningún impedimento para relacionarse personal e incluso sexualmente. Sin embargo, hay aspectos como el religioso o el deportivo, que vienen marcados por unos reglamentos estrictos. En el primero, en el caso religioso, existen religiones que no toleran los comportamientos distintos que puedan existir entre sexo y género. Igualmente, en el ámbito deportivo, las reglas son taxativas y no permiten la dicotomía, es decir, una persona aunque ciertamente no esté demostrado científicamente, no puede competir con un género distinto al de su sexo biológico. En conclusión, pienso que la sociedad todavía no está muy concienciada con estos aspectos, pero con el paso del tiempo, todas estas doctrinas religiosas y deportivas tendrán que acabar aceptando la existencia de dicotomía entre sexo y género e incorporarlo a sus normas de funcionamiento. Y por supuesto, pienso que tenemos que sentirnos libres y con el derecho de ser como queramos ser, sin perjudicar los derechos y libertades de nadie.

  2. Nacemos con sexo masculino o femenino, esto es indudable, después elegimos ser de una manera u otra, pero eso creo que debe ser una cuestión puramente personal e intransferible y que cada persona luche por ser y adaptarse al rol que haya elegido libremente y no a los socialmente asignados por nacer en uno u otro sexo. Ya sabemos que el genero es algo dinámico que puede cambiar dependiendo de la conducta y de las acciones propias de cada individuo, mientras que el sexo es algo inmutable, ya que no se trata de una construcción social.
    En cuanto a la religión la persona, sea del genero y sexo que sea, debe aceptar las normas religiosas que se le impongan ya que al ser un grupo social determinado debe de cumplir con las normas establecidas al respecto. Y en lo relativo al tema deportivo pienso que la solución mas fácil seria ceñirnos solo y exclusivamente al sexo en el momento del nacimiento de la persona, sin entrar en valoraciones éticas, políticas, religiosas, de género, ni morales de ningún tipo porque en el caso contrario, de otro modo siempre alguien tendría alguna ventaja sobre los demás a la hora de competir.

  3. Buenas, suscribo completamente lo dicho acerca de que la identidad sexual debe ser válida y respetable porque en ningún momento ataca o invalida los derechos de otras personas, por lo tanto, como mi identidad sexual no afecta negativamente a otros, estos deben respetarla y no atacarme. A sí mismo también estoy de acuerdo en el hecho de que la religión no debe aportar argumentos que traten de invalidar este pensamiento, es decir, la identidad sexual es un derecho inalienable y el que una religión la acepte o no no debe aportar argumentos para atacar a dicha persona, debe seguir reservándose esa condición e identidad sexual.
    En cambio, discierno de lo dicho sobre la ley deportiva, pues al igual que este cambio de identidad sexual supondría alteraciones en el número regular de hormonas de cada sexo, esto no debe ser motivo para que dciha persona no pueda competir en la competición de género con la que se identifica. En `primer lugar porque no se le debe negar un derecho (aunque menos importante) a alguien por el simple hecho de ser transexual, y en segundo porque aunque la ley deportiva quiera asegurar que todos los participantes compitan en las mismas condiciones, jamás podrá asegurarlo pues que en la condición física de alguien influyen aspectos genéticos (heredados) y estos pueden suponer una ventaja o desventaja para algunos, y la ley deportiva no priva nadie de competir, por lo que tampoco debería hacerlo con las personas transexuales, así con la edad pasa lo mismo (a menor edad más flexibilidad y mejor condición física por normal general), y como las competiciones no se regulan ni clasifican según la edad o los genes, tampoco se debe hacer con las personas transexuales.

  4. Estoy de acuerdo, ya que aunque nadie tiene derecho a juzgarnos individualmente (por ser lo que somos, como somos o como pensamos) nos encontramos que en el terreno deportivo la balanza no es equitativa, dependiendo del sexo o identidad.
    Y cuando hablamos de religión ese derecho sigue mermado, porque cada una de ellas tienen sus limitaciones.

  5. Estoy de acuerdo con todo lo que se ha dicho en el articulo, ya que si una mujer se siente hombre y a la inversa tiene todo el derecho de cambiarse de genero incluso de que sea respetado ya que en la sociedad de hoy en día hay muchas personas que no entienden eso. En el caso de la religión hay religiones que no aceptan el cambio, lo mismo hablamos de competir el ámbito deportivo no puedes jugar en un partido de mujeres, cuando tu genero biologico es un hombre. Con el paso del tiempo espero que cada uno sea libre de ser quien es, sin ser juzgado por nadie ni criticado. Cada uno es libre de hacer lo que quiera.

  6. Claro que estoy de acuerdo con estos diferentes ámbitos señalados. Desgraciadamente hay personas que no lo estarán, cosa que me parece muy lamentable puesto que aunque tengamos diferencia en el género o en el sexo, hay una similitud muy importante que siempre se pasa por alto, y es que todos somos personas, y tenemos los mismos derechos solo por ser personas, cosa que me parece maravillosa. Creo que hay muchas formas de reducar en que una persona transgénero es igual a una persona cisgénero, el problema está en la cultura y sociedad puesto que si recién nacido ya si eres niño se te vincula al azul y si eres niña al rosa, ahí ya estamos ilustrando que el sexo femenino tiene que ser género femenino, y estamos apropiando un color a las mujeres y otro a los hombres.
    También me parece muy contradictorio como en el ámbito de la religión, esta es muy clásica, y solo tienes la opción de ser de sexo y genero femenino o masculino y heterosexual, prohibiendo o mal viendo a personas que se salgan de esos roles, incluso impidiendo el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero sin embargo, junto a un santo siempre vamos a ver a homosexual aplaudiéndole, cuando su religión lo esta restringiendo.
    España por muy abierta que quiera parecer que esta en estos temas, realmente no lo está, y siempre será un cotilleo y una ofensa que tu vecina o cualquier persona se haya cambiado de género.

  7. En mi caso, estoy totalmente de acuerdo con todos los temas comentados, bajo mi punto de vista, todos tenemos derecho a ser libremente como queramos ser, siempre que respetemos los derechos de los demás y no perjudiquemos a nadie, en cuanto a la religión, creo que es un tema muy complicado de debatir ya que cada religión tiene sus costumbres asentadas y cada uno elegimos a qué religión pertenecer, aunque muchas de ellas clasifican según el género de las personas lo que pueden hacer o no, o incluso la libertad de una y de otra. Si comentamos el tema deportivo, creo que siempre ha habido un punto de vista desigual para hombres y mujeres ya que en la mayoría de los deportes los hombres son considerados mayor capacitados que las mujeres, sin tener en cuenta su posible dote para ello. Creo que es una cuestión que está asumida por la sociedad y que muchos lo consideran hasta normal. Sin embargo, la ciencia no demuestra lo mismo.
    En conclusión, podemos ser quien queramos ser, mientras que respetemos a los demás, y en cuanto a la religión y el deporte, hay costumbres integradas en la sociedad que deberíamos cambiar, «abrir los ojos» y darnos cuenta de la real desigualdad según el género de la persona.

  8. Yo personalmente estoy totalmente de acuerdo, ya que cada uno puede hacer lo que le apetezca y le haga sentir bien siempre y cuando no afecte a los derechos de los demás. En cuanto a las doctrinas religiosas y deportivas, tienen que ir aceptando la realidad de la existencia de diferentes ideologías entre el sexo y el género y modificar sus normas y pensamientos, ya que algunas religiones no toleran los comportamientos distintos entre sexo y género y en el aspecto del deporte existen unas estrictas normas por las cuales una persona no puede competir con otra de género distinto. En conclusión, todas las personas tenemos el derecho de ser como realmente queremos ser, libremente y sin prejuicios y para ello la sociedad aún tiene que seguir evolucionando mucho.

  9. En lo relacionado a los conceptos de sexo y género desde un punto de vista biológico, nada más que añadir (totalmente de acuerdo).
    En cuanto a mis derechos comparados con los derechos de los demás, tampoco nada que objetar… siempre que a mí me respeten y yo respete la identidad de los otros. Me parece muy correcto que mis derechos terminen donde empiezan los de la otra persona y viceversa, sobre todo si hablamos de dignidad.
    Por lo que respecta a la religión, tampoco veo mucho inconveniente, ya que considero que la persona es libre para elegir la religión que desee y si elegimos una que no diferencie entre sexo y género, o que atente contra la dignidad de algunas personas, es responsabilidad nuestra. Incluso si la religión me viniese impuesta por mis padres o por la cultura de la sociedad, yo podría cambiar de religión o simplemente no seguir ninguna.
    En el deporte, siempre y cuando sea competitivo, también entendería la distinción entre hombres y mujeres. Habrá disciplinas en las que no podría ganar una mujer y otras en las que no podría ganar un hombre. Y ahí, si entiendo esa distinción para que la competición sea lo más justa posible. En el concepto general de deporte, como ejercicio físico o afición, creo que hasta sería recomendable la mezcla entre ambos sexos.

  10. Primero que todos establecemos las diferencias entre ambos. Podemos decir que el sexo es lo que biológicamente soy, es decir, lo que mi ADN dictamina. Por ejemplo soy del sexo masculino o femenino debido a que tengo características las cuales vienen determinadas en mis cromosomas. Sin embargo, podemos establecer que el género hombre y mujer es más un rol social que puede ser educado y en algún momento modificado.
    En segundo lugar, estoy de acuerdo con lo dicho ya que cualquier persona pertenezca al género que pertenezca en cualquier sociedad debe de tener los mismos derechos y libertades que cualquier otra persona, es decir, en la sociedad en la que vivimos ya no existe un género normal, hombre y mujer y los demás son raros. No. Hoy en día cualquier género es aceptable, por lo que establecemos que cualquiera puede ser y hacer lo que quiera pero siempre sin salirse de unos límites que establece la sociedad, dichos límites son los derechos de otro. No puedo sentirme de un género “x” e ir por la calle y darle una patada a alguien por no aceptarlo. Lo que quiero decir es que siempre seamos lo que seamos no podemos pisar la línea que la establece los derechos de otra persona.
    En tercer lugar, en cuanto a la religión y el deporte. Únicamente estoy de acuerdo con lo que dice debido a que es lógico, la cuestión religiosa solo afecta a aquel que está involucrada en ella, es decir, aquel que es creyente. Pero en el caso de la religión cristiana, en cuanto a este aspecto del género están muy en contra de que las personas puedan sentirse otra cosa distinta a lo que la Biblia establece, El hombre y la mujer, cualquier cosa fuera de aquí es pecado mortal. Pero como la religión no es algo obligatorio pues aquel que no sea aceptado, simplemente no seguirá este tipo de religión, por lo que no tiene importancia en sí mismo.
    En cuanto al deporte, tenemos lo mismo que en la religión. Por ejemplo si una persona deportista se ha hecho un cambio de género, es decir, un hombre nadador se ha hecho mujer. Esa mujer que es ahora, si a la hora de la competición cumple con los requisitos establecidos para poder participar en la categoría de mujeres pues perfecto pero si su nivel de testosterona masculina sigue siendo alto incluso después de los tratamientos o tiene un físico ventajoso pues esa mujer no podrá participar en la competición en cuestión.
    Mi conclusión personal es que siempre está bien aclarar las diferencias en temas tan polémicos y controvertidos como puede ser la diferencia entre género y sexo ya que siempre se suele mal interpretar.

  11. Estoy totalmente de acuerdo con la mayoría de las cosas que se ha comentado aquí.
    Pues mi sexo o mi género no me impide ser persona con mis derechos y mis deberes, igual que al resto de personas del mundo no la define, ni su género ni su sexo, siempre que nos respetemos y tengamos nuestras libertades, sin molestar ni ofender a nadie.
    El tema de la religión, pienso que es algo muy personal y espiritual, que no está reñido con el género o el sexo, siempre respetando las creencias de cada uno.
    En lo deportivo es en lo que no estoy de acuerdo, pienso que cada disciplina debería de estar preparada, para que las personas transexuales compitieran con su mismo género, ya que esto le supondría algunas ventajas o desventajas al competir con los del otro género.
    En la cuestión, para lo padres y madres creo que debería ser el mismo para ambos, ya que los hijos son de dos y no sólo de las madres.

  12. Estoy de acuerdo completamente en todos los aspectos tratados. Pienso que la identidad sexual debe ser tratada con absoluto respeto por todos, con la libertad de ser y hacer lo que quiera. Por otro lado, sabemos que la sociedad hoy en día está evolucionando en este aspecto, pero aún hay ciertos roles que nos encierran por nuestro género, un ejemplo de ello, si eres mujer normalmente se te acreditan las tareas del hogar, sin ir más lejos hace poco la ley consideraba que la baja maternal era más duradera que la paterna. Como estos roles tenemos miles, la indumentaria, la forma de hablar, los gustos… Esto esta cambiando y pronto el mundo entenderá que las personas son libres y pueden mostrarse ante él tal y como quieren. Para concluir, hacer un pequeño recordatorio para todos ‘DI LO QUE PIENSAS, HAZ LO QUE SIENTAS’.

  13. Respecto al planteamiento del artículo, estoy de acuerdo con las cuestiones ya que pienso que hay veces que debemos plantearle nuestros derechos y libertades a la sociedad sin tener la necesidad de ser juzgados o de sentir que debemos de ocultar nuestro derecho de libertad en relación con la opinión de la sociedad. La cuestión religiosa y deportiva nos hace plantearnos si de verdad somos completamente libres por nuestros derechos o no, ya que por su rol estricto podemos dudar de nuestra vida para no quedar mal, o parecer la persona que determina estos roles. En el deporte en concreto tenemos muy asignado este problema, ya que no todos parten del mismo nivel ni son determinados ni juzgados de la misma forma. En mi opinión, las mujeres tenemos más problemas para adentrarnos en el mundo del deporte que los hombres. En conclusión, pienso que debemos no juzgar tanto a las personas por sus decisiones personales que van dentro de sus derechos, ya que no importa ni el sexo ni el género, solo la felicidad y ser quienes queramos ser.

  14. Para mi, la palabra género, fue creada por la inseguridad de las personas al no saber realmente quien es. Los seres humanos nos diferenciamos evidentemente de nuestra anatomía, y esta anatomía nos separa por los aparatos reproductores y una variedad de hormonas , siendo esta ultima la que crea la duda en las personas y en ellas su «género». En un ejemplo dicho en el blog, es que se diferencian en lo deportivo hombres y mujeres por nuestra biología, siendo una mujer con más testosterona mucho mas eficiente en este aspecto que una que no las tenga. Yo no digo que a alguien no le pueda gustar otra de su mismo sexo, es totalmente natural, pero por esta razón su sexo no cambiara, aunque su mentalidad no se iguale al resto de personas. En conclusión, el concepto género esta, mal formulado.

  15. Concuerdo con la visión personal. Entiendo que el sexo y género de una persona no suponen una reducción de derechos y lo contrario sería inaceptable. Cualquier persona tiene derecho a ser lo que es, independientemente de su sexo y nadie puede ofenderse por ello, siempre y cuando no suponga la privación de los derechos de la otra, «Mi libertad se termina dónde empieza la de los demás»- Jean-Paul Sartre. No obstante, parece ser que existe una discriminación en el ámbito deportivo y religioso. Los deportes establecen estrictas reglas, si el género de una persona no corresponde al de su sexo biológico no puede participar en la misma categoría. Siempre se ha dicho que los hombres y mujeres son distintos por la funcionalidad de sus sistemas u hormonas, pero ¿cómo de notable es esa diferencia? Según este artículo https://www.planetatriatlon.com/la-mujer-y-el-deporte/ número la mujer posee un número menor de hematíes, lo que hace que disminuya la capacidad para transportar el oxígeno en un 10% respecto a la del hombre. Ahora bien, sabemos que la fiabilidad últimamente de internet no es muy alta y no conozco datos científicos verídicos que lo avalen. Creo que para asegurar la dignidad de todas las personas y la justicia social deberíamos modificar esas normas, que actualmente son desfavorables e injustas. Por otra parte, aunque veo posible un cambio deportivo, no auguro uno religioso. El cristianismo tiene sus orígenes hace demasiado tiempo, antes era impensable que una persona con género y sexo biológico distintos o alguien homosexual asistiera a una celebración religiosa, y hoy día sí se permite. Parece que ha cedido algo, pero no se trata de esto, sino de reconocer por igual. Estas personas, no pueden casarse, pero, si solo las aceptan para una cosa, afirmaré que simplemente no las aceptan, porque jamás estarán admitiendo a esas persona si niegan o rechazan parte de ellas. Tristemente creo que los fundamentos de la religión están muy asentados y no permitirán una mutabilidad en ellos.
    Supuestamente la búsqueda del gobierno es la felicidad de la completa ciudadanía, no la de una sección privilegiada, si todas las personas somos iguales, ¿por qué no se respetan los derechos y libertades de todas? ¿acaso son menos persona? Y hablo en general, no de la religión, puesto que esta tiene unas reglas propias inflexibles.

  16. Estoy de acuerdo con los aspectos nombrados anteriormente, ya que la identidad de cada persona es elegida libremente por ella misma.
    No obstante, en el ámbito religioso, dependiendo de la religión a la pertenezcas no se admiten determinadas circunstancias y comportamientos sobre el sexo o el género de las personas, y no admiten ningún tipo de cambio más allá de su religión. En cuanto al ámbito deportivo solo vemos grupos enteros de un solo sexo o de otro, ya que se supone que no se pueden formar equipos de ambos juntos y tampoco pueden competir con un género biológico distinto al suyo.
    En conclusión, pienso que la sociedad en la que vivimos no termina de hacerse a la idea sobre estos conceptos, aunque espero que con el paso del tiempo y de las generaciones se acepte finalmente sin tener que ser juzgado o criticado por nadie, ya que somos personas libres y tenemos la libertad para decidir como debemos o queremos ser.

  17. Por supuesto no podemos discutir términos biológicos, por genética los hombres y mujeres tienen características diferentes, sino todos perteneceríamos a una misma especie y género. Pero eso no significa que uno de los dos géneros valga más que otro, cuestión en la que muchas personas al hablar de género caen en error. Aunque tu hayas nacido con un sexo determinado, no implica que te sientas identificado con él, y tú como dueño de tu propio persona puedes definirte como más cómodo te sientas. Concuerdo con su opinión respecto a este tema. Definirte de un género u otro no daña ningún derecho ajeno y nadie tendría que dañar el tuyo. En cuanto a la cuestión religiosa es adentrarse en arenas movedizas. En mi más sincera opinión, prácticamente todas las religiones violan los derechos humanos básicos. Sobre todo hacia la figura de la mujer y aquel hombre que se sienta identificado con algunos de los rasgos de esta. No respetan la igualdad ni el valor de cada persona. Es cierto que unas religiones no son tan estrictas como otras, pero todas tienen alguna «regla» que incapacita el valor de otra persona. Respecto al deporte, hay mucho prejuicio con el desempeño y el género. Cada persona es genéticamente diferente independiente de su sexo, y ser de un sexo u otro no te limita a una actividad específica. Por ejemplo, hay chicas que son más fuertes que algunos chicos, y chicos que son más ágiles o flexibles que ciertas chicas. No se debería juzgar el rendimiento según tu sexo, sino según cada persona individualmente. Mirar que esa persona cumpla los estándares, sin tener primero en cuenta el sexo al que pertenece.
    Pero para que esto suceda en todos los ámbitos, aún le queda a la sociedad mucho camino por recorrer.

  18. Actualmente y desde hace muchísimo tiempo, hay un debate, que aún sigue abierto, sobre el sexo y sobre el género. El sexo son los distintos rasgos que diferencia a los seres humanos convirtiendoles en masculino o femenino, es decir unas diferencias biológicas. Por otra parte el género, viene impuesto por la sociedad, por la cultura, una especie de clasificaciones que hacemos debido a unos rasgos. Pero esto puede ser modificado con la educación y actualmente es un tema que se está tratando y se está intentado combatir.
    Tras leer este comentario, estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto en el mismo, yo también veo como una confusión entre lo que quiero ser y lo que debo ser. Todas las personas por el derecho a serlo, tenemos la absoluta libertad de elegir lo que quiero ser sin tener en cuenta lo que debo ser. Lo que debemos ser no es una cosa que elijamos, son prototipos de la sociedad y lo que quiero ser, es una elección mía que nadie puede quitarme. Hay que tener en cuenta que nuestra libertad, acaba donde empieza la libertad del otro, pero yo por mi parte puedo hacer lo que quiera sin dañar la libertad del otro. Claro está, que mi libertad es mía, ni la sociedad ni nadie me puede impedir ser lo que quiero ser mientras que los derechos del otro no se vean amenazados, tengo libertad absoluta.
    Actualmente somos más conscientes de esto, ya que por parte de distintas sociedades como la de igualdad, la de género, e incluso el gobierno están haciendo lo posible para combatir y normalizar los cambios de género, llevando a la sociedad a una nueva forma de pensar donde además del hombre y la mujer, existen diferentes géneros los cuales son aceptables.

    En cuanto a este tema en función de la religión, entiendo que por cosas de creencias y demás estos temas sean un poco tabú y que estos cambios de género sean pecado. Pero de igual manera pienso que la religión debe avanzar al mismo tiempo que avanza la sociedad y que de ningún modo debe ver estos nuevos géneros como pecado. También es verdad que la religión, actualmente, es algo libre, es decir el que quiere cree y el que no, no.
    Por otro lado tenemos el deportivo, pienso que si es verdad que los reglamentos estrictos impuestos, hacen más justos el nivel de la competición y para ello deben diferenciar entre hombres y mujeres, ya que biológicamente los hombres tienen más facultades para un tipo de deportes y las mujeres para otros. Por este motivo y bajo mi punto de vista, aquí y es el único caso, sí hay que hacer una diferencia de género.

    Finalmente mi conclusión, es que somos libres para hacer lo que queramos hasta el punto de no invadir los derechos de los demás y que solo sería necesario hacer una distinción en el tema religioso, por las normas que este trae impuestas, y en el tema deportivo, por una causa de justicia en las competiciones.

  19. Estoy de acuerdo con lo que se habla, pienso que la identidad sexual se debe de tratar con respeto y que cada uno debemos ser libres y hacer lo que nos apetezca en todo momento. Poco a poco la sociedad va evolucionando en ese aspecto pero todavía queda algunos casos sueltos. En los trabajos, en el deporte y en varios casos más no hay la misma igualdad para el hombre como para la mujer y pienso que eso debe cambiarse ya porque todos somos iguales. En definitiva que tenemos que ser felices sin juzgar a las personas por como sean o como quieran mostrarse

  20. Estoy bastante de acuerdo con lo comentado en este blog, pienso que a las personas hay que respetarlas independientemente de su orientación sexual ya que todos somos personas y tenemos el mismo derecho a no ser humillados o menospreciado públicamente por nuestra orientación sexual ya que lo único que debería importar es lo que somos en esencia: personas. Con respecto a lo del deporte, creo que si perjudica esto en algún tipo de aspecto, debería cambiarse, pero sino, no hay ningún inconveniente para participar según tu orientación sexual, pero si es verdad que no sería justo para el deporte femenino por ejemplo, que un transgenero originariamente hombre, que se sienta mujer , compita con ellas, ya que aunque la sociedad pueda percibirla como mujer, su cuerpo tiene más fuerza y velocidad que la de una mujer , por lo que no sería justo.
    Pero en conclusión, cada uno debería ser feliz con lo que es y nadie debe juzgar a otros por su orientación sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *